Archivo mensual: enero 2012

Las Niñas a Clase. Una cuestión de justicia #igualdad. por Valeria Méndez de Vigo

“Mi nombre es Kaltume. No sé mi edad. Nunca he ido a la escuela. Mi madre hace y vende wara (un aperitivo local hecho con semillas de soja) Yo ayudo a la familia vendiendo ‘wara’ durante el día en el mercado. Mi hermano pequeño, Abah, va a la escuela. Siempre que mi madre despierta a Abah por la mañana para prepararle para la escuela, desearía estar en su lugar” . Kaltume (Nigeria)(1)

A pesar del reconocimiento universal del derecho a la educación de calidad de todas las personas, recogido en numerosísimas convenciones internacionales y en las legislaciones internas, se da en la práctica una vulneración sistemática del mismo. Las niñas y las mujeres siguen sufriendo fuertes discriminaciones que influyen tanto en su acceso a la educación como en su permanencia en los diferentes niveles de la enseñanza.

Un total de 67 millones de menores están sin escolarizar en la actualidad. De ellos, el 53% son niñas. En la mayoría de los países africanos, menos de un tercio de los estudiantes universitarios son mujeres. Y es que a pesar de los Objetivos de Desarrollo del Milenio y todos los acuerdos internacionales firmados, 69 países del mundo no han logrado la paridad de género en educación. Para lograr que todos y todas las niñas en edad de educación primaria puedan ir al colegio, se necesitarían casi dos millones de docentes más, la mitad de ellos en África Subsahariana.

Roxana Quispe y Rosa María Mujica. Foto de Ana Gómez (Entreculturas)

Los beneficios en la educación de las niñas y mujeres están ampliamente demostrados, mejoran su calidad de vida, la de sus hijos e hijas y su familia. Frente a la feminización de la pobreza, los beneficios de la educación son indudables, pero también lo es el que los esfuerzos deban ampliarse más allá de garantizar el acceso a la educación. Una educación de calidad, inclusiva y transformadora es esencial para vencer los comportamientos discriminatorios, los roles estereotipados y la imagen que aún se tiene de las mujeres.

Entreculturas  ha publicado en recientemente el informe Las niñas a clase. Una cuestión de justicia, que  parte de conceptos básicos sobre género y hace un breve análisis de la situación de la educación de las niñas y las mujeres. Aborda las causas y consecuencias de la desigualdad en la educación, así como los beneficios que la educación comporta para las niñas y las mujeres, y presenta políticas y estrategias encaminadas a lograr políticas educativas orientadas a la equidad. El Informe incluye un estudio de caso sobre los seis años de andadura del proyecto “Construyendo relaciones de equidad en la escuela: las escuelas rurales de Quispicanchi en el Perú”, coordinado desde Fe y Alegría Perú, la contraparte de Entreculturas en el país, y el IPEDEHP. Finaliza con algunas conclusiones y recomendaciones.

El pasado mes de noviembre de 2011 Entreculturas contó para la presentación del informe con la presencia de su autora, Rosa María Mujica, miembro del Consejo Ejecutivo del Instituto Peruano de Educación en Derechos Humanos y la Paz (IPEDEHP) y con Roxana Quispe, una líder campesina peruana que ha conseguido alfabetizarse. El Informe fue presentado en Madrid, Murcia, Elche, Valencia y Badajoz, gracias al apoyo de las respectivas Delegaciones de Entreculturas.

Para leer el informe complero http://www.entreculturas.org/files/documentos/estudios_e_informes/Las nin%C2%A6%C3%A2as a clase.pdf?download

Valeria Méndez de Vigo, Responsable del Departamento de Estudios e Incidencia de Entreculturas

(1) Campaña Mundial por la Educación (CME) Testimonio CME 2011. http://www.cme-espana.org/sites/default/files/kakume.pdf Este testimonio pertenece al proyecto transformador para la educación de las niñas en Tanzania que está dirigido por CAPP y respaldado por Action Aid, Comic Relief y el Tubney Charitable Trust.


¿Es posible un #modeloalternativo?

Después de un tiempo sin escribir, hemos encontrado dos cosas que con seguridad os resultarán interesantes. Os animamos a leer el fragmento de la tribuna de Gustavo Duch (aunque si tenéis tiempo, también leed el artículo completo) y, además, a ver el vídeo-documental que aparece en el enlace. No tiene desperdicio.

“Puede ser difícil de aceptar, pero desde el punto de vista ecológico no hay posibilidad alguna de mantener un planeta con recursos finitos basándonos en modelos de crecimiento ilimitado. No existe tierra cultivable suficiente para mantener una agricultura produccionista que alimente a las personas, alimente a la ganadería intensiva, y que -como nos explican ahora- genere la energía del futuro, los biocombustibles. No podemos aceptar más políticas de crecimiento económico sabiendo que esconde la generación de pobreza y compromete la vida de las generaciones futuras. Entonces, aparece la propuesta y la necesidad de pensar en el decrecimiento: supeditar el mercado a la sociedad, sustituir la competencia por la cooperación, acomodar la economía a la economía de la naturaleza y del sustento, para poder estar en condiciones de retomar el control de nuestras vidas. La ciudadanía del mundo no pierde nada, pierden las corporaciones. El decrecimiento nos llevará a vivir mejor con menos: menos comida basura, menos estrés, menos pleitesía al consumo. Y también aquí el modelo agrícola puede ilustrar bien estas propuestas. Devolver el control de la agricultura a los campesinos, que con la complicidad del resto de la sociedad, aseguren mediante modelos productivos ecológicos (donde los ecosistemas no están al servicio de la economía, sino al revés), consumo de temporada y distribución en mercados locales de alimentos sanos. Apostar por el decrecimiento es encarrilarse en un nuevo rumbo, donde más gente encontrará lugares de vida y trabajo que sin dañar el medio ambiente y sin competir y empobrecer otras regiones, puedan asegurar alimentos de buena calidad y buenos sabores para nosotros, las poblaciones del Sur y las futuras generaciones.”

Tomado del artículo de Gustavo Duch Guillot para “El País” del 21 de septiembre de 2007, “El decrecimiento”. http://www.elpais.com/articulo/cataluna/decrecimiento/elpepuespcat/20070921elpcat_5/Tes