Ayuda inversa: cómo los países pobres desarrollan los países ricos

Por Jason Hickel – @jasonhickel

Publicado originalmente en The Guardian el 14 de enero 2017 en este enlace: https://goo.gl/6MdraX

Traducción: Andrés Rodríguez Amayuelas.

Una nueva investigación muestra que los países en desarrollo envían billones de dólares más al norte que al revés. ¿Por qué?

Durante mucho tiempo se nos ha contado una historia convincente sobre la relación entre los países ricos y los países pobres. La historia sostiene que las naciones ricas de la OCDE donan generosamente su riqueza a las naciones más pobres del sur global, para ayudarles a erradicar la pobreza y empujarlos hacia arriba en la escala de desarrollo. Sí, durante el colonialismo las potencias occidentales pueden haberse enriquecido extrayendo recursos y mano de obra esclava de sus colonias, pero eso es todo en el pasado. En estos días, dan más de 125.000 millones de dólares en ayuda cada año, evidencia sólida de su buena voluntad.

Esta historia es tan ampliamente propagada por la industria de la ayuda y los gobiernos del mundo rico que hemos llegado a darla por sentado. Pero puede que no sea tan simple como parece.

La Global Financial Integrity (GFI) y el Center for Applied Research de la Norwegian School of Economics han publicado recientemente algunos datos fascinantes. Se contabilizan todos los recursos financieros que se transfieren cada año entre los países ricos y los países pobres: no sólo la ayuda, la inversión extranjera y los flujos comerciales, sino también transferencias no financieras como la cancelación de la deuda, las remesas de los trabajadores y la fuga de capitales no registrada. La evaluación más completa de las transferencias de recursos de la que tenemos noticia.

Lo que descubrieron es que el flujo de dinero de los países ricos a los países pobres palidece en comparación con el flujo que corre en la otra dirección.

En 2012, último año de datos registrados, los países en desarrollo recibieron un total de 1,3 billones de dólares, incluyendo toda la ayuda, inversión e ingresos del exterior. Pero ese mismo año fluyeron unos 3,3 billones de dólares. En otras palabras, los países en desarrollo enviaron 2 b. $ más al resto del mundo de lo que recibieron. Si miramos todos los años desde 1980, estas salidas netas se suman a un total sorprendente de 16.3 b. $ – que es cuánto dinero se ha drenado del sur global en las últimas décadas. Para tener una idea de la magnitud de esto, 16.3 b. $ es aproximadamente el PIB de los Estados Unidos.

Lo que esto significa es que la pone del revés la narrativa de desarrollo habitual. La ayuda fluye efectivamente a la inversa. Los países ricos no están desarrollando países pobres. Los países pobres están desarrollando países ricos.

¿En qué consisten estos grandes flujos de salida? Bueno, algunos de ellos son los pagos de la deuda. Los países en vías de desarrollo han generado más de 4.2 billones de dólares en pagos de intereses solamente desde 1980 – una transferencia directa en efectivo a grandes bancos en Nueva York y Londres, en una escala que empequeñece la ayuda que recibieron durante el mismo período. Otro gran contribuyente es el ingreso que los extranjeros realizan en sus inversiones en los países en desarrollo y luego repatrian a sus países de origen. Piense en todas las ganancias que BP extrae de las reservas de petróleo de Nigeria, por ejemplo, o que Anglo-American obtiene de las minas de oro de Sudáfrica.

Pero, de lejos, el mayor número de salidas tiene que ver con la fuga de capitales no registrada -y usualmente ilícita-. GFI calcula que los países en desarrollo han perdido un total de 13.4 b. $ a través de la fuga de capital no registrada desde 1980.

La mayoría de estas salidas no registradas tienen lugar a través del sistema de comercio internacional. Básicamente, las corporaciones -tanto extranjeras como domésticas- reportan precios falsos en sus facturas comerciales para sacar dinero de los países en desarrollo directamente a los paraísos fiscales y las jurisdicciones secretas, una práctica conocida como “falsificación comercial”. Por lo general, el objetivo es evadir impuestos, pero a veces esta práctica se utiliza para lavar dinero o eludir los controles de capital. En 2012, los países en desarrollo perdieron 700.000 millones de dólares gracias a la mala información comercial, que superó en cinco veces los ingresos de la ayuda ese año.

Las empresas multinacionales también roban dinero de los países en desarrollo a través de “falsificaciones de la misma factura”, cambiando ilegalmente los beneficios entre sus propias filiales al falsificar mutuamente los precios de las facturas comerciales de ambas partes. Por ejemplo, una filial en Nigeria podría esquivar los impuestos locales cambiando el dinero a una filial relacionada en las Islas Vírgenes Británicas, donde la tasa impositiva es efectivamente cero y donde los fondos robados no pueden ser rastreados.

GFI no incluye falsificación de la misma factura en sus cifras de título porque es muy difícil de detectar, pero estiman que asciende a otros 700.000 millones de dólares al año. Y estas cifras sólo cubren el robo a través del comercio de mercancías. Si agregamos el robo a través del comercio de servicios a la mezcla, situaría el total de salidas netas de recursos alrededor de 3 b. $ por año.

Eso es 24 veces más que el presupuesto de ayuda. En otras palabras, por cada dólar de ayuda que reciben los países en desarrollo, pierden 24 dólares en salidas netas. Estas salidas despojan a los países en desarrollo de una importante fuente de ingresos y de financiación para el desarrollo. El informe GFI señala que las crecientes salidas netas han provocado que las tasas de crecimiento económico de los países en desarrollo disminuyan y son directamente responsables de la caída del nivel de vida.

¿Quién tiene la culpa de este desastre? Dado que la fuga de capitales ilegales es una gran parte del problema, es un buen punto de partida. Las compañías que se encuentran en sus facturas comerciales son claramente culpables. Pero ¿por qué es tan fácil para estas salirse con la suya? En el pasado, los funcionarios de aduanas podían evitar transacciones que parecían feas, haciendo casi imposible que alguien hiciera trampa. Pero la Organización Mundial del Comercio afirmó que esto hacía que el comercio fuera ineficaz y, desde 1994, los funcionarios de aduanas han sido obligados a aceptar los precios facturados a su valor nominal, salvo en circunstancias muy sospechosas, dificultando la captura de salidas ilícitas.

Sin embargo, la fuga de capitales ilegales no sería posible sin los paraísos fiscales. Y cuando se trata de paraísos fiscales, los culpables no son difíciles de identificar: hay más de 60 en el mundo , y la gran mayoría de ellos están controlados por un puñado de países occidentales. Existen paraísos fiscales europeos como Luxemburgo y Bélgica, y paraísos fiscales estadounidenses como Delaware y Manhattan. Pero, con mucho, la mayor red de paraísos fiscales se centra alrededor de la ‘City’ de Londres, que controla jurisdicciones con secreto bancario en diversos países de la Corona Británica y Territorios de Ultramar.

En otras palabras, algunos de los países que tanto quieren promocionar sus contribuciones a la ayuda externa son los que permiten el robo masivo de países en desarrollo.

La actual narrativa de la ayuda comienza a parecer un poco ingenua cuando tomamos en cuenta estos flujos inversos. Queda claro que la ayuda no hace más que enmascarar la mala distribución de los recursos en todo el mundo. Hace que los receptores parezcan donantes, concediéndoles una especie de status moral alto mientras que impiden que aquellos de nosotros que nos preocupamos por la pobreza global podamos entender cómo funciona realmente el sistema.

Los países pobres no necesitan caridad. Necesitan justicia. Y la justicia no es difícil de cumplir. Podríamos amortizar las deudas excesivas de los países pobres, liberándolas para gastar su dinero en desarrollo en lugar de pagar intereses en préstamos antiguos. Podríamos cerrar las jurisdicciones con secreto bancario y aplicar sanciones a los banqueros y contables que facilitan las salidas ilícitas. Y podríamos imponer un impuesto global mínimo sobre los ingresos corporativos para eliminar el incentivo de que las corporaciones muevan su dinero en todo el mundo bajo secreto.

Sabemos cómo solucionar el problema. Pero hacerlo iría contra los intereses de los poderosos bancos y corporaciones que extraen importantes beneficios materiales del sistema existente. La pregunta es, ¿tenemos el coraje?

 

 

 

Anuncios

Acerca de pobrezacero

Pobreza Cero es un movimiento estatal, organizada por la Coordinadora de ONG para el Desarrollo. Pretende implicar a todos los sectores de la sociedad civil en la lucha contra la pobreza de una forma urgente, definitiva y eficaz. Ver todas las entradas de pobrezacero

One response to “Ayuda inversa: cómo los países pobres desarrollan los países ricos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: