2015: ¿el año que todo cambió? #AED2015 #Action2015

Si en un barco se estropea un motor mientras cruza el océano, seguramente la mayoría de los viajeros confíe en que la tripulación lo resuelva, y espere noticias. Sin embargo, si en un momento del viaje se hace evidente que el destino del viaje no es el previsto y que los oficiales al mando encaminan el barco hacia una travesía incierta y peligrosa, es probable que los ánimos se agiten, se pidan explicaciones y, por qué no, que un motín recupere el control del timón.

Cuando se habla de cambio climático, la conversación suele pasar del comentario alarmado sobre sus efectos a la confianza en que alguien en alguna parte debe estar encargándose de solucionarlo. Por un lado, el problema es demasiado grave para ignorarlo; por otro, demasiado enorme para plantearnos un papel en la obra. El sistema tiene fallos, pero cuando la cosa se pone seria se activan los mecanismos necesarios, se aprietan los botones adecuados. Sin embargo, no parece que esta lógica esté funcionando con el cambio climático. Como dijo Anjali Appadurai, una joven estudiante india, a los líderes mundiales reunidos en Durban en 2011: llevan negociando desde que nací. 

Lo malo del cambio climático es que está resultando ser el tipo de problema que exige un cambio demasiado radical en el funcionamiento del sistema. El capitalismo tal y como lo entendemos se lleva mal con cualquier apellido verde, y no sólo por el secreto a voces de su dependencia histórica de los hidrocarburos: el cambio climático señala directamente la cuestión de los límites físicos del planeta y su relación con dinámicas basadas en el crecimiento sin fin, y exige respuestas que – todo parece indicar – superan la capacidad de unas instituciones globales mal apuntaladas a base de intereses nacionales y mercados.

Si el cambio climático es el síntoma más grave de un modelo económico insostenible, difícilmente podemos esperar que su solución sea compatible con que todo siga más o menos como hasta ahora. Esto lo cambia todo: ajustar a los límites del sistema nuestra forma de producir, consumir, viajar o vestir no es poca cosa, y sea lo que sea la ciudadanía global su sentido se juega en ese terreno. La buena noticia es que la transición hacia la sostenibilidad también puede abrir espacios de autonomía y control sobre aspectos tan importantes en nuestras vidas como el abastecimiento energético o la alimentación. Si el problema es el rumbo del barco y el riesgo es el naufragio, puede que no todo deba dejarse en manos de los oficiales…

Y el tiempo pasa, como recordaba Anjali Appadurai, y las emisiones continúan: desde que comenzaron las negociaciones sobre el asunto, las emisiones globales de dióxido de carbono han aumentado en torno a un 60%, y la mayoría los expertos – de instituciones tan poco sospechosas de ecologismo como el Banco Mundial, La Agencia Internacional de la Energía o PriceWaterhouse – están de acuerdo en que la inercia nos lleva a un aumento de temperatura de consecuencias gravísimas e impredecibles. Según estas previsiones, mantener el aumento de temperatura global por debajo de los 2º exigiría dejar bajo tierra un alto porcentaje de las reservas actuales de hidrocarburos, y eso exige una transformación enorme del modelo económico actual. El mismo Papa acaba de activar algunas alarmas al alinearse – en una encíclica que parece susurrada al oído por Leonardo Boff – con postulados clásicos de la Ecología Social como la raíz ética y política de la crisis ecológica, la pobreza y el hambre.

El escenario climático hacia el que avanzamos tiene mala pinta, pero no igual de mala para todos. Las imágenes de cada huracán o inundación nos recuerdan la brutal diferencia de su impacto en función de si tienen lugar en un punto u otro del globo. Para medir la vulnerabilidad de los pobres no sólo sirven las inundaciones en el Sudeste Asiático: el reciente huracán de New York hizo dramática la desigualdad entre las zonas residenciales y los barrios negros.

No está claro que el cambio climático vaya a ser una catástrofe apocalíptica, lo que sí es seguro es que va camino de ser una enorme injusticia. La lista de impactos sobre la salud, la alimentación o los ingresos de las personas más vulnerables del planeta es larga y profunda: el cambio climático es la principal amenaza para acabar con la pobreza y el hambre y lograr un desarrollo sostenible y justo. La posición de cada persona en el mundo puede medirse ya en función de su mayor o menor vulnerabilidad a los impactos del cambio climático: mientras madura un nuevo mercado de coberturas de riesgos agrícolas, cientos de millones de familias africanas se enfrentan de nuevo a la sequía y al hambre.

Se ha  repetido tantas veces que estábamos ante un momento clave para girar hacia una senda de sostenibilidad, que cuesta reconocer la oportunidad cuando se presenta de nuevo. En septiembre la Asamblea de Naciones Unidas aprobará los nuevos Objetivos de Desarrollo  Sostenible, que sustituirán a los Objetivos del Milenio y deberán marcar la Agenda Internacional durante los próximos años. La sostenibilidad está en el corazón de esta nueva agenda, y la propuesta incluye objetivos como garantizar pautas sostenibles de producción y consumo, además de uno específico de lucha contra el cambio climático.

En diciembre están citados en París gobiernos y líderes mundiales en la 21 Conferencia de las partes (COP 21): su reto es establecer un nuevo acuerdo global para luchar contra el cambio climático, que incluya a los países emergentes y establezca compromisos compartidos de reducción de emisiones, así como mecanismos para compensar los daños y afrontar los riesgos en las zonas más vulnerables del planeta. Como casi siempre, la profundidad de los discursos se medirá en miles de millones de dólares, y para valorar los compromisos habrá que esperar a que se cumplan.

La importancia de lo que está en juego exige a la ciudadanía algo más que esperar noticias frente  a la pantalla. La sociedad civil se ha puesto en movimiento para presionar y vigilar a quienes deciden: Accion2015 es una coalición de más de 1.500 organizaciones de todo el mundo que han sumado sus fuerzas para que la de 2015 no sea la enésima oportunidad perdida para acabar con la insostenibilidad, la pobreza y la desigualdad. En España, la Alianza por el Clima reúne a más de 400 organizaciones españolas para exigir una acción política clara urgente, y transformadora.  No nos despistemos. Sumemos fuerzas. Cambiemos el barco.


Movilización ciudadana para poner la lucha contra la pobreza mundial en la agenda política

El pasado viernes tuvo lugar en Valencia el encuentro estatal de Pobreza Cero en la que participaron representantes de iniciativas autonómicas y la campaña estatal.

 

Valencia, 4 de julio de 2015. Representantes de las iniciativas territoriales de Pobreza Cero en Andalucía, Castilla La Mancha, Castilla León, Catalunya, Canarias Madrid, Murcia, Islas Baleares, y personas del equipo de coordinación de Pobresa Zero de la Comunidad Valenciana, se reunieron el viernes en Ca Revolta en  la ciudad de Valencia, para celebrar elEncuentro estatal anual de Pobreza Cero. El objetivo fue definir las estrategias comunicativas y acciones de cara a movilizar a la ciudadanía con motivo de la próxima celebración del Día Mundial para la Erradicación de la Pobreza que se conmemora el 17 de octubre, auspiciado por Naciones Unidas.

Uno de los acuerdos más importantes ha sido el aunar los esfuerzos en la  movilización ciudadana para aumentar los compromisos de los gobiernos autonómicos y estatales en la defensa de la lucha contra la Pobreza y las desigualdades. Concretamente este año las líneas prioritarias de la campaña se centraran en los derechos humanos, en la coherencia de políticas, la sostenibilidad y la justicia fiscal, haciendo especial hincapié en exigir un modelo económico alternativo que no genere desigualdades y empobrecimiento, que en la actualidad afecta en el mundo a más de 1.400 millones de personas de forma extrema.

Tres serán los momentos claves de mayor incidencia para Pobreza Cero en los próximo meses, la movilización mundial entorno a la Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible que tendrá lugar en Nueva York del 25 al 27 de septiembre, la celebración del Día Mundial contra la Pobreza el 17 de octubre con acciones ciudadanas en muchas localidades españolas y los procesos de incidencia política de cara a las elecciones generales donde se demandarán a las formaciones políticas más medidas para combatir la pobreza

La plataforma -compuesta por cientos de organizaciones, entre ellas ONGD, asociaciones de vecinos, culturales, universidades y sindicatos, además de personas a título particular- ha planificado, asimismo, los contenidos y lemas de la campaña de 2015 para exigir el cumplimiento de los compromisos internacionales, estatales y locales de lucha contra la pobreza, así como que se tomen medidas para frenar el fraude fiscal y los recortes en derechos laborales y sociales.

Pobreza Cero pertenece al mayor movimiento mundial contra la pobreza, la GCAP (Global Call to Action Against Poverty), y, durante sus diez años de existencia, se ha convertido en un referente, tanto a nivel autonómico como estatal.

 

ALBUM DE FOTOS DE FACEBOOK AQUÍ


Encuentro Estatal de Pobreza Cero

Un año más desde Pobreza Cero estamos dispuestos a poner todo de nuestra parte para luchar contra la pobreza y la desigualdad. Para ello, organizamos el encuentro anual de POBREZA CERO a nivel estatal para definir las estrategias comunicativas y de movilización para las movilizaciones entorno al Día Mundial para la erradicación de la Pobreza del 17 de octubre de este año 2015. Lo celebraremos el próximo Viernes 3 de julio en Ca Revolta de 10 a 20 h.

 

Fecha: 3 de julio: 10- 19h

Lugar: Ca Revolta (C/ Sta. Teresa  10, València)

Objetivo: Definición de la Estrategia comunicativa y de Movilización en de la campaña 2015

INSCRIPCIÓN EN ESTE FORMULARIO

Programa

Pronto iremos informando de los actos y movilizaciones que haremos para que os suméis y, juntos, hagamos más fuerza.


Financiación al desarrollo y agenda post 2015 #FfD3

El próximo mes de julio, los gobiernos del mundo se reunirán en Abdis Abeba para acordar una nueva agenda de financiación para el desarrollo. Será la III Conferencia Internacional que se tenga sobre esta materia, después de las celebradas en Monterrey (2001) y Doha (2008).  Se trata de una Conferencia en la que se intentará llegar a acuerdos que garanticen que habrá los suficientes recursos financieros y medios de apoyo para cumplir con los compromisos de la Agenda de Desarrollo post-2015, que será aprobada en septiembre de 2015.

Este dossier estudia algunos de los aspectos relevantes de la agenda de desarrollo ya que son de interés para un amplio espectro de sectores sociales interesados en la acción de desarrollo y en la promoción de la equidad internacional.

Todo sugiere que se trata de una agenda universal -con compromisos para todos los países cualquiera que sea su nivel de desarrollo- y ambiciosa –tanto por el espectro de temas que aborda como por los objetivos que se propone-. Por ello, para hacer efectiva esa agenda se requerirá de un importante esfuerzo internacional para movilizar los recursos y las capacidades disponibles y promover los cambios de política necesarios para que los nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenibles (ODS) se logren alcanzar.

De entre todos los temas que se abordan en el estudio de referencia, se han elegido seis de especial relevancia. El artículo 1 elaborado por José Antonio Alonso, donde se plantean alguna de las bases deseables sobre las que hacer descansar la agenda de financiación; el artículo 2, elaborado por Carlos Garcimartín, explora las posibilidades que brinda la fiscalidad en los países en desarrollo; el artículo 3, discute los avances que deben realizarse en el ámbito de la cooperación fiscal internacional para acabar con la evasión, los flujos ilícitos y la opacidad 5 en materia fiscal; el artículo 4, de Verónica López Sabater, estudia las posibilidades asociadas a la cooperación reembolsable de carácter financiero; el artículo 5, de Jorge García Arias, discute la relevancia de los mecanismos innovadores de financiación, con especial atención a los impuestos de carácter global; y, finalmente, el artículo 6, de Iliana Olivé y Aitor Pérez, se dedica a analizar el papel de la inversión directa en la financiación del desarrollo.

Descarga el documento aquí.

 


Feliz Día de #África 2015 #action2015

El 25 de Mayo se celebra el Día de África, que conmemora el aniversario de la creación de la Organización para la Unión Africana (OUA) fundada el 25 de mayo de 1963 con el objetivo de promover la unidad y la solidaridad de los Estados Africanos y acabar con el colonialismo en el continente.  Para la Campaña “África cuestión de vida, cuestión debida”  es urgente que la sociedad africana tenga más capacidad de denuncia y de generación de iniciativas sociales, legislativas; y sobre todo de participar y decidir sobre los proyectos de explotación de sus recursos naturales desde el inicio. El Consentimiento Previo, Libre e Informado (CPLI) es imprescindible.

Es absolutamente necesario que estos países encuentren las oportunidades y los horizontes que ahora no encuentran, y quedando buena parte de su población condenada a una vida infrahumana sin dignidad material ni personal. Para ello, es condición necesaria que puedan disfrutar de sus propias riquezas tal y como tienen derecho y que no se expolien sus recursos no sólo los minerales e hidrocarburos, sino sus tierras, riqueza forestal o  riqueza pesquera.

Recordamos que sus materias primas son clave para nuestras políticas de seguridad energética y económica. África tiene un 20% de las reservas de uranio, un 90% de cobalto, un 40% de platino, un 65% de manganeso, entre un 6 y un 8% de las reservas de petróleo y un 50% del oro y diamantes. Es necesario cambiar nuestro modelo de consumo y producción porque sus mecanismos generan expolio.

El día de África se ha convertido en un símbolo de la lucha de todo el continente africano para generar su propio desarrollo y progreso económico y de celebración de la diversidad de las culturas africanas. Las organizaciones de REDES a través de la Campaña queremos celebrar este día por todo lo alto, por eso hemos hecho este vídeo que recoge nuestro  mensaje y lo más importante que es escuchar a los africanos y africanas.

En toda España la Campaña  y las organizaciones de REDES están celebrando el Día de África,  estamos informando de todo a través del Facebook del Campaña.

https://www.youtube.com/watch?v=dTT7zfL2ik0


Paz y seguridad: la regulación de los minerales de conflicto #AED2015

Son muchos los asuntos presentes en la agenda internacional relativos a la paz y a la seguridad. En este momento presenta la mayor actualidad el tema de los minerales de conflicto.

¿Alguna vez te has preguntado sobre el origen de las piezas de tu móvil? ¿O sobre las personas que trabajan en la extracción de minerales que componen las piezas de tu ordenador?

Muchos de los minerales con que se fabrican nuestros productos electrónicos se extraen en zonas de conflicto, a menudo bajo condiciones de explotación y violencia. Su comercio ha contribuido durante décadas y contribuye a financiar y alimentar algunos de los conflictos más brutales del mundo y graves violaciones de derechos humanos. Estos minerales pueden terminar en tu teléfono móvil, tu ordenador o tu coche, sin que tú lo sepas.

Cada año, entran en la Unión Europea minerales por valor de millones de euros. Sin controles. Sin preguntas de cómo se han extraído o si su comercio ha alimentado conflictos en Colombia o en República Democrática del Congo o en República Centro Africana, dejando cientos de miles de personas desplazadas.

En muchas zonas del mundo marcadas por la guerra, la explotación y el comercio de los recursos naturales permite obtener financiación a grupos armados, culpables de graves abusos contra la población. Muchas empresas europeas se abastecen de recursos naturales extraídos de estas zonas de conflicto o de alto riesgo.

Empresas europeas y de todo el mundo están alimentando la violencia con sus compras en perjuicio de los derechos humanos, de la paz y del desarrollo. Con nuestro consumo y nuestro ahorro podemos estar contribuyendo a la guerra en estas partes del mundo. Los minerales de conflicto o minerales de sangre se pueden encontrar en nuestros ordenadores, nuestros teléfonos, nuestros automóviles.

No es este un asunto en el que solo estén implicadas empresas europeas. Podemos hablar de veinte fundiciones europeas afectadas. Sin embargo, la gran mayoría de los minerales en cuestión pasa a través de Asia Sur-Oriental donde son procesados antes de ser importados a la Unión Europea. En el mundo hay 320 fundiciones a las que atañe el tema. Esta dimensión mundial del comercio de los minerales de conflicto debe ser contemplada para el éxito de cualquier normativa.

En Europa, alertada por ciudadanos europeos, la Comisión Europea ha propuesto un texto de ley para garantizar el abastecimiento responsable de los minerales que las empresas utilizan cuando se abastecen de zonas de conflicto. Este texto de ley, aprobado el 14 de abril por el INTA (Comisión de Comercio Internacional) se debe discutir ahora en mayo ante el Parlamento Europeo.

El objetivo anunciado del proyecto de reglamento es el de romper el vínculo entre los recursos naturales y los conflictos, como es el caso de la parte oriental de la República Democrática del Congo donde desde hace quince años, mutilaciones, asesinatos, violaciones, esclavitud y desplazamientos masivos son perpetrados contra la población por parte de grupos armados que se financian en gran parte gracias a las riquezas del subsuelo.

Hay que valorar positivamente la existencia de una propuesta de normativa obligatoria europea en este asunto. Sin embargo, desgraciadamente el texto propuesto es ampliamente insuficiente y no atiende los deseos de muchos ciudadanos que han firmado la campaña e-acción. Son tres los principales motivos para esta insatisfacción.

En primer lugar, el reglamento es voluntario para las empresas afectadas, pues no requiere de las empresas involucradas transparencia en sus cadenas de suministro sino que simplemente las “alienta” a ser transparentes. Para que el comercio de estos minerales no sirva para financiar la guerra es necesario un sistema obligatorio.

En segundo lugar, además, la Comisión Europea limita la regulación a cuatro minerales (oro, estaño, tantalio y tungsteno). Esta limitante menosprecia el hecho de que hay muchos otros recursos naturales que contribuyen a financiar abusos contra los derechos humanos en el mundo, como lo son: el cobre, el jade y los rubíes de Birmania; el carbón en Colombia o los diamantes en Zimbabue y en la República Centroafricana.

Por último, en tercer lugar, el reglamento limita su alcance a sólo 480 empresas europeas. Las exigencias deberían ser compartidas por las empresas a lo largo de toda la cadena de suministro para garantizar el respeto de los derechos humanos.

En definitiva, las repercusiones de este reglamento en el terreno y sobre las poblaciones afectadas corren el riesgo de ser mínimas. La regulación que ahora se propone por el INTA no impedirá que los recursos naturales extraídos, a través de prácticas abusivas, entren en los ordenadores portátiles, teléfonos móviles y otros dispositivos electrónicos vendidos por las empresas europeas y utilizados por los ciudadanos europeos.

El reglamento propuesto se presenta ante la sesión plenaria del Parlamento Europeo en mayo (del 18 al 21 de mayo). Es una oportunidad clave para mejorar el proyecto de ley que fue votado, el 14 de abril, por los diputados de la Comisión de Comercio Internacional (INTA) y que no es suficiente para detener el sufrimiento y la violencia vinculada a la extracción de recursos naturales en muchos países.

¡Exijamos de los eurodiputados un voto a favor de un reglamento eficaz que contribuya a la restauración de la paz!

Francisco Javier Alonso Rodríguez, Justicia y Paz


Salida de la plaza, próxima parada #24M. El tren de la participación continuará…

Artículo original aquí (http://congdextremadura.org/salida-de-la-plaza-proxima-parada-24m-el-tren-de-la-participacion-continuara/)

Hace una semana que empezó la campaña electoral de las elecciones municipales y autonómicas. Esta campaña da comienzo en un contexto donde la ciudadanía siente que ha perdido el control sobre sus representantes políticos/as, estamos inmersas en una profunda crisis de la democracia tradicional representativa, y una creciente demanda ciudadana de transformación hacia una democracia más directa.

¿Y por qué está ocurriendo esto? Podríamos relacionarlo con la gran desafección política motivada por el papel que juegan los partidos políticos y la administración, que no están dando respuesta a las necesidades reales de la sociedad. Descrédito incrementado además por los continuos casos de corrupción y de tráfico de influencias trasmitidos por algunos medios.

Cada cuatro años la ciudadanía puede ejercer su derecho al voto, participar y cambiar lo que no quiere, lo que no gusta, lo que no cree justo. Este año necesitamos participar más que nunca, demandamos a los partidos políticos programas que integren la vida de las personas, trabajos dignos, salud y educación para todas las personas y que se luche contra la pobreza y las desigualdades con una perspectiva integral y global. Necesitamos integrar todo esto desde el ámbito estatal, regional y municipal y con una mirada al mundo, a esos países y comunidades donde trabajan nuestras organizaciones sociales, cuya labor se ha visto muy mermada en los últimos años. La búsqueda de alternativas para la transformación social pasa por:

– El compromiso personal y social en nuestros pueblos y ciudades, así como el desarrollo de una cultura de la participación.

– Una mirada global que incluya la cooperación y solidaridad con los pueblos del mundo, como compromiso indiscutible e indispensable al vivir en una realidad interdependiente.

– Una educación transformadora que fomente una ciudadanía global crítica y activa.

– La inclusión permanente de una perspectiva de género como cambio de modelo, que ponga en valor las diferencias y la diversidad en todos los ámbitos de la vida.
Nuestro gran objetivo es que la Cooperación y la Educación para el Desarrollo sean una política social más y que el mensaje de enfrentamiento de “pobres de aquí contra pobres de allá” sea totalmente eliminado, vivimos en mundo global y todas las personas deben tener las mismas oportunidades, demandamos un compromiso por los derechos humanos. Necesitamos más que nunca un Pacto contra la Pobreza y la Desigualdad.

El 15M fue un momento culmen donde saltaron a las calles todas estas propuestas, donde muchas de nosotras, personas individuales integrantes de ONGD y Asociaciones Sociales, nos sumamos e integramos en aquella marea de indignación en la que se alzó la voz en serio, sobre las demandas que ya veníamos trabajando desde hacía años. Vemos en este día una buena ocasión para refrescar nuestras propuestas y retomar la participación como herramienta imprescindible, porque lo personal es político.images - copiaY tras el 15M, el 24M nos recuerda que vivimos en una democracia representativa, donde algunas personas son la cabeza visible de las demandas y necesidades de una parte de la sociedad, o así debería ser. Sin embargo, no queremos que aquí acabe todo, no pensamos que sea suficiente con ir a votar cada cuatro años, no podemos mirar hacia otro lado y dejar la gestión de nuestras vidas, de nuestros pueblos y ciudades en manos sólo de esos representantes políticos.
Cada vez somos más las voces que proponemos que es necesaria la participación ciudadana en la vida pública, es necesario que la voz de la ciudadanía sea escuchada e integrada en la toma de decisiones, asumiendo múltiples fórmulas para una participación real. Por su parte los gobiernos locales y regionales deben comprometerse y tener voluntad política para generar cauces de participación ciudadana, entre todas debemos perseguir un desarrollo territorial y social equilibrado y la mejora permanente de la calidad de vida de todos/as sus ciudadanos/as.
Para que esto se lleve a cabo necesitamos conformar un nuevo escenario donde la participación de la ciudadanía sea efectiva, y para que esto se de verdaderamente es necesario poner en marcha procesos educativos que generen cultura de la participación, y que las necesidades de la ciudadanía sean contempladas en políticas públicas diseñadas por todos y por todas. No sólo queremos hacer aportaciones a políticas de partidos políticos ya diseñadas sin tenernos en cuenta, queremos estar y construir de abajo a arriba, queremos una democracia más directa.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 20.021 seguidores