Ante el reto del cambio climático #22ActuoXClima

Hoy 22 de abril, se inicia el proceso de ratificación del acuerdo climático de la COP21 en París. Los líderes mundiales se reúnen otra vez en Nueva York para firmar el documento que tanto costó consensuar en diciembre en la Cumbre de París. Las organizaciones que estamos trabajando contra el calentamiento global, luchando porque todos los países puedan adaptarse a las ya innegables consecuencias del cambio climático y por mitigar causas y efectos de este fenómeno, sabemos que el acuerdo es insuficiente y poco ambicioso. Pero también sabemos que es un paso importante, un paso más en el camino para asumir responsabilidades y buscar soluciones.

En algunos de los países más vulnerables, como Centroamérica declarada zona de especial atención y vulnerabilidad ante el cambio climático, muchas organizaciones como InspirAction, estamos acompañando a las comunidades a mantenerse en su territorio adaptándose a condiciones cambiantes que les obligan a modificar sus cultivos y su forma de vida. Que estos pueblos sean resilientes al cambio climático es una tarea en la que todos los países deberían estar involucrados, con su apoyo económico y con la transferencia de conocimientos tecnológicos y profesionales.

Por este motivo, y porque necesitamos unas políticas internas que caminen hacia la eliminación de emisiones de gases efecto invernadero y busquen una energía limpia, tenemos también que trabajar en incidencia política y demandar responsabilidades a nuestro gobierno, aunque esté en funciones. Desde la Alianza por el Clima se ha establecido un pliego de peticiones que representa una hoja de ruta para que el acuerdo climático se adapte a España. 18 propuestas que caminan desde una ley de cambio climático y transición energética hasta la promoción internacional de un reconocimiento jurídico para las personas migrantes y refugiadas por causas relacionadas con el cambio climático. Una batería de propuestas que transitan por las energías limpias y renovables y por la financiación del Fondo Verde para los países más vulnerables.

Es una agenda decidida para enfrentar el cambio climático y asumirlo como una necesidad desde cualquier nivel institucional y como eje transversal de cualquier política. Por eso se ha presentado en una jornada en el Congreso de los Diputados, contando con presencia de los partidos políticos con la intención de escuchar sus propuestas y compromisos a futuro.

Pero también tenemos una tarea importante en nuestra casa, cada persona con su actividad cotidiana puede contribuir a generar un planeta mejor o no. Reflexionemos sobre el modo de vida que llevamos, el uso de la energía, el transporte en que nos movemos, los productos que consumimos, la basura que desechamos, nuestra capacidad de reciclaje, etc…. todas estas cosas no son pequeños gestos, sino realidades que generan más o menos emisiones y contribuyen a que nuestro mundo sea o no más habitable.

Más que nunca sigue activo el principio ecologista “piensa global y actúa local”. Nuestro modo de vida tiene que ser reflejo de nuestras demandas políticas para conseguir un planeta más habitable.

Corina Mora Torrero. InspirAction


Carta abierta al Secretario de Estado de Cooperación Internacional y para Iberoamérica

SR.DON JESÚS GRACIA ALDAZ

Secretario de Estado de

Cooperación Internacional y

para Iberoamérica

 

Estimado Sr. Gracia:

Este año, el día 22 de marzo, Día Mundial del Agua, traemos para su consideración los compromisos adquiridos por el Gobierno de España con respecto a la Agenda 2030, que entró en vigor el día uno de enero del presente año. A pesar de sus debilidades, se trata de una agenda ambiciosa, universal, a favor de las personas, el planeta y la prosperidad, para fortalecer la paz mundial y promover alianzas con el objetivo de alcanzar el desarrollo sostenible en todo el planeta, con la vista puesta en el año 2030. Una agenda que nos incumbe a todas las personas y a todos los países, con diferentes grados de responsabilidad con respecto a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Los servicios de agua y saneamiento, elementos básicos para el desarrollo sostenible, cuya gestión adecuada es un requisito fundamental para lograrlo y un elemento que cohesiona a las sociedades, se encuentran contemplados principalmente en el ODS 6 que establece el compromiso de “asegurar la disponibilidad y la gestión sostenible del agua y el saneamiento, para todos”. Las metas del ODS 6 son muy ambiciosas, como lograr el acceso universal al agua potable, a precio asequible para todas las personas; mejorar la calidad del agua y la utilización eficiente e integrada de los recursos hídricos; sin olvidar la reducción sustancial del número de personas que sufren escasez de agua. Conviene recordar que, actualmente, 663 millones de personas carecen del acceso básico al agua, lo que les impide disfrutar no solo de una vida digna, sino también de otros derechos humanos.

En el Día Mundial del Agua, desde la Coordinadora de ONG de Desarrollo-España, le solicitamos que España se comprometa de forma efectiva en el cumplimiento del ODS 6, desde las orientaciones del derecho humano al agua, apoyando intervenciones que fomenten la buena gobernanza del agua, asegurando su disponibilidad y accesibilidad para todas las personas, sin discriminación alguna, de forma sostenible y segura, favoreciendo la participación en la toma de decisiones de todas las personas afectadas, especialmente, las más vulnerables.

España ha tenido siempre un papel destacado internacionalmente en los temas relacionados con el agua, desde el reconocimiento como derecho humano, pasando por la constitución del Fondo de Cooperación para Agua y Saneamiento, el apoyo a la labor de la Relatoría de Naciones Unidas para el derecho humano al agua y el saneamiento o el apoyo decisivo del Gobierno para la creación del Fondo ODS. Sin embargo, en los últimos años, España ha dejado de ocupar un lugar relevante en la cooperación al desarrollo debido al acusado descenso de los fondos asignados, descenso que se sitúa en el 68% entre 2010 y 2014, con la consiguiente pérdida de voz y posicionamiento internacional.

Si España quiere cumplir los compromisos derivados de los ODS, en general, y del ODS 6 en particular, deberá considerar la coherencia de políticas como eje vertebrador de sus estrategias y elaborar un plan nacional para la contribución a los ODS. Con respecto al cumplimiento del ODS 6, deberá incrementar notablemente los recursos humanos y económicos para sacar el máximo partido a su conocimiento y experiencia en el sector, mejorar la gestión y capacidad de incidencia en las agendas internacionales y en las estrategias  nacionales de los países en los que trabaja, abordando los proyectos desde la perspectiva del derecho humano al agua. Además, debe ser prioritario el fortalecimiento institucional y de las organizaciones locales frente a la construcción de grandes infraestructuras, así como la toma en consideración de las necesidades de los sectores de la población más vulnerable, especialmente las mujeres y las niñas.

Solo de este modo, el Gobierno de España cumplirá el compromiso establecido en la Agenda 2030 de “no dejar a nadie atrás”.

Estamos a su disposición para cuantas consultas o comentarios quiera transmitirnos.

Atentamente.

Grupo de Agua

Coordinadora de ONG para el Desarrollo

 

 


Derecho al Agua y Derechos Humanos, incluido el trabajo

El tema central del Día Mundial del Agua de este año es “Agua y trabajo”. Cuentan en Naciones Unidas que casi la mitad de los trabajadores del mundo (1.500 millones de personas) trabajan en sectores relacionados con el agua y que casi todos los puestos de trabajo dependen del agua.

¿Casi todos? Teniendo en cuenta que sin agua no hay vida y que el trabajo es una actividad humana yo diría que todos. El que quiera que haga la prueba y vea si puede ir a trabajar después de estar una semana sin beber agua.

^D42D3313DB6D9E9C8D3A5C3A302D68FDAE07FE06697F7CED1D^pimgpsh_fullsize_distrPero no hace falta que nos vayamos al extremo. Se puede tener agua, pero que no sea limpia y cristalina como la que sale de nuestros grifos. 663 millones de personas beben un agua diferente, porque no tienen acceso a una fuente mejorada. 1.800 millones consumen agua contaminada con materia fecal. Acceso poco seguro al agua es signo de diarreas y otras enfermedades que no suelen ser compatibles con la realización de una actividad laboral.

El agua, sea de buena o mala calidad, también puede estar lejos. 6 km. de media caminan mujeres y niñas de Asia y África para abastecer a sus hogares. No debe ser fácil ir a trabajar después de realizar semejante esfuerzo físico. En África Subsahariana pierden tantas horas en esta tarea como lo que dedican todos los franceses a sus empleos. Y si esto lo haces todos los días, ¿cuándo descansas para poder ser medianamente productivo al día siguiente?

Y en el caso de las niñas, tampoco será fácil ir a la escuela después de la caminata con un cubo o una garrafa llena de agua. La falta de agua compromete su formación y, por tanto, la calidad de su empleo futuro. A esto hay que sumar, y vuelvo al tema de la seguridad del agua, los 443 millones de días escolares que se pierden al año por enfermedades relacionadas con el agua.

Agua y trabajo es el tema en 2016, aunque Derecho Humano al Agua y Derechos Humanos podría ser el de todos los años. Porque el agua lo es (desde 2010) y porque sin agua no hay vida (art. 3 de la Declaración Universal de Derechos Humanos), descanso y tiempo libre (art. 24), nivel de vida adecuado (art. 25), educación (art. 26) y, por supuesto, trabajo (art. 23).

Y porque este Derecho y todos los que están relacionados con él todavía no están garantizados para todos en todo el mundo nos movemos en ONGAWA el próximo domingo 13 de marzo.

Te invito a que te sumes a caminar por el Derecho al Agua y luego, para reponerte del esfuerzo, te des una ducha de derechos.

 

Jorge Castañeda Pastor, ONGAWA

 

 

 

 

 

 

 

 


La salud en la sala de espera

400 millones de personas en todo el mundo no tienen acceso a los servicios esenciales de salud. 100 millones caen cada año en la pobreza al tener que hacer frente al pago de los servicios sanitarios. 150 millones de personas se enfrentan a gastos sanitarios catastróficos. La gente con pocos recursos no solamente está excluida en gran medida de los servicios sanitarios, sino que cuando reciben la asistencia, es probable que ésta sea de una calidad inferior a la proporcionada a las personas más ricas.

La comunidad internacional hace ya tiempo que se dio cuenta del grave problema mundial que supone la falta de acceso a sistemas de salud de calidad y a finales de los setenta definió una estrategia para facilitar el acceso a la salud de toda la población que, hasta entonces, se encontraba excluida.  Por ello, en la 31ª Asamblea de la OMS, en 1978, fue concebida y aprobada la estrategia de la Atención Primaria de Salud (APS). Este modelo ha demostrado su utilidad y puede llegar a solucionar el 80% de los problemas de salud de las comunidades en las que se implante.

Paola es enfermera en el municipio de Cuilco, en Guatemala, uno de los países pioneros en América Latina en el trabajo bajo la premisa de un modelo de salud pensado por y para las personas, centrado en universalizar el derecho a la salud. Paola visita hoy la casa de Silvia, una mujer embarazada que la invita a sentarse en su patio, donde tras dar el desayuno a Pablo y Javier, sus dos pequeños, charla con ella. Silvia rellena su ficha del noveno mes, en el que se le hace un control semanal, que en unas ocasiones se desarrolla en el puesto de salud y en otras en su propia casa. Las dos mujeres hablan además de las prácticas que Silvia debe hacer día a día en la casa para mantener una buena higiene y garantizar la salud de toda la familia, especialmente de los más pequeños.

Una escena cotidiana que recoge en esencia algunos de los pilares básicos de la Atención Primaria en Salud:

Lograr el acceso universal a los servicios de salud, es decir, que todas las personas puedan tener acceso a la atención de salud de acuerdo con sus necesidades y sin importar su capacidad de pago.

Centrar los servicios en las personas, orientando los sistemas de salud para responder mejor a las necesidades de las personas, acercando la salud a las comunidades.

Orientación familiar y comunitaria, pues las condiciones de vida de nuestra familia y nuestra comunidad influyen de manera decisiva sobre nuestra salud.

Visión más allá de lo médico, pues para cuidar y promover la salud es necesario tener en cuenta todos aquellos factores que la determinan: Cómo es la vivienda en que habita la familia, si tiene acceso al agua, si su alimentación es adecuada, con qué recursos económicos cuenta…

A pesar de que éste no es un modelo dirigido sólo a los países empobrecidos, uno de los motivos por los que cuenta con tanto apoyo internacional es porque es más sostenible para los países y las comunidades más empobrecidas. Además, la atención primaria de salud es más accesible culturalmente, pues exige la participación de la población.

La APS representa el primer nivel de contacto de las personas, la familia y la comunidad con el sistema nacional de salud: Es la puerta de entrada al sistema y debe estar preparada para resolver la mayoría de los problemas de salud de la población.

En medicusmundi sabemos que una de las vías más eficaces para establecer un sistema de salud eficiente y equitativo es orientarlo hacia la Atención Primaria de Salud, por lo que optamos por la defensa y fortalecimiento de los sistemas de salud públicos y la promoción de este modelo sanitario.

El objetivo es que la salud no se quede en la sala de espera, es decir, terminar con estas desigualdades injustas y evitables haciendo que los sistemas de salud se centren realmente en las necesidades de las personas y no en su capacidad de pagar, pues sólo así se conseguirá lograr el acceso de los colectivos más vulnerables.

 

Francisco José Vega, Medicus Mundi (@medicusmundinam)


De Madrid a los Derechos Humanos (por la Calle del Derecho al Saneamiento)

8:30 de la mañana. Autobús hasta arriba (aunque podría ser prácticamente cualquier parte del mundo). Una niña y su padre sentados en uno de los asientos. La niña, de unos tres años, en bucle: “Caca, pedo, culo, pis. Caca, pedo, culo, pis”. Su padre, también en bucle, “Olivia, eso no se dice. Olivia, eso no se dice”.

¿Y qué tiene que ver esto con este blog? Intento explicarme.

Actualmente, 2.400 millones de personas, un tercio de la humanidad, no tienen garantizado el acceso al saneamiento lo que tiene graves consecuencias sobre sus opciones de salir del círculo de la pobreza y sobre otros Derechos Humanos como el derecho a la educación, al trabajo o al disfrute del tiempo libre.

Además, el saneamiento es uno de los temas en los que no se ha avanzado como estaba previsto a nivel internacional. De hecho, es una de las metas de los Objetivos del Milenio no alcanzadas.

Aunque las causas de esta falta de avance son variadas y complejas, una de ellas es algo tan simple como que no se habla del tema, que es tabú. Como el problema no se pone sobre la mesa, no se trabaja para poner en marcha posibles soluciones. No lo digo yo, lo dicen personas tan relevantes como Catarina de Alburquerque o Jan Eliasson. La primera es la Ex – Relatora Especial de las Naciones Unidas sobre el Derecho Humano al Agua y el Saneamiento que una de sus publicaciones escribía: “El saneamiento desempeña una función vital en nuestra vida diaria, aunque a menudo se minimiza su importancia o sencillamente no se debate sobre él debido a tabúes culturales”. El segundo es el Vicesecretario General de la ONU y hace no mucho dijo: “Estoy conmovido por el hecho de que cada dos minutos y medio muere un niño a consecuencia de enfermedades ligadas con la práctica de la defecación al aire libre. Son muertes que pasan desapercibidas —no se cubren por los medios de comunicación, ni existe un debate público sobre este tema—. Rompamos el silencio”.

Por tanto, cada vez que le decimos a un niño que de “eso” no se habla, probablemente estemos poniendo un pequeño granito de arena a perpetuar el silencio sobre el saneamiento y la defecación al aire libre y, por tanto, la pobreza y la injusticia.

Todo está conectado, y por eso también hay numerosas vías para compensar nuestro granito de arena negativo. Por ejemplo, en diciembre se aprobó una proposición por la que se cambiará el nombre de 30 calles de Madrid que hacen referencia a la dictadura franquista. En ONGAWA hemos propuesto a Manuela Carmena, la Alcaldesa, que una de esas calles pase a denominarse Calle del Derecho Humano al Saneamiento, como contribución de la ciudad y sus habitantes a romper el silencio sobre este tema.

De esta manera, mientras hacemos mejor ciudad, contribuimos a la solución de un problema global. Un ejemplo de enfoque “glocal”, ese concepto que utilizan mucho las ONGD pero que sólo ellas entienden.

Os animo, por tanto, a que actuéis glocalmente, apoyando la iniciativa a través de Change.org o la plataforma Decide Madrid.

Para los muy madrileños (de nacimiento o adopción), y con esto acabo, transformemos la famosa frase “De Madrid al cielo (y un agujerito para verlo)” en “De Madrid a los Derechos Humanos (por la Calle del Saneamiento)”.


Después de las elecciones del #20D, la vida continúa

La participación ciudadana es un acto consciente del día a día que también tiene una expresión cada cuatro años en las urnas electorales.
Tras las elecciones generales de ayer tenemos un doble desafío: introducir o evitar que desaparezcan de la agenda pública los temas importantes y vigilar el cumplimiento de las promesas electorales. Las urnas no son un voto en blanco, tenemos la responsabilidad de hacer seguimiento a los cargos electos. Debemos presionar para que no se olviden de los compromisos adquiridos, para cambiar políticas o para incluir las que no fueran previamente contempladas.
Campañas, compromisos, partidos, programas, pero, ¿y después qué? 
Lo que salga de las urnas y las política posteriores no sólo te afecta a ti, tu familia, tu entorno, a España, tiene impactos sobre millones de personas, probablemente sobre toda la humanidad como decía en las elecciones europeas María Sande. http://ow.ly/VU2Pb.
Seguirá habiendo desigualdades y pobreza después de las elecciones. Seguro que el debate mediático de los próximos días se centrará en la investidura, en cómo se conforma el Gobierno, en losganadores de las elecciones, y otras cosas similares. Pero lo cierto es que hoy (y mañana) seguirá habiendo personas que no tienen garantizados todos o algunos de los Derechos Humanos. 
(…) las causas que mantienen a más de la mitad de la población mundial en la pobreza no son imposibles de identificar ni tampoco son inmutables. Entre las soluciones identificadas aparece la “voluntad política” decíamos hace ya un tiempo en el Manual de Campañas para la Movilización Social de ONGAWA. Y añadíamosLa política es la participación activa en la toma de decisiones que afectan al conjunto de la sociedad. Por tanto, la política afecta a la asignación de la capacidad de decidir, la definición de objetivos comunes y el reparto de recursos entre los miembros de una sociedad y las relaciones con otras sociedades. Lamentablemente, este concepto tan positivo se percibe socialmente con profunda desconfianza, generada por corrupciones, luchas de poder y dogmatismos de partido”.
Las Organizaciones de la Sociedad Civil y, en particular, las ONG de Desarrollo seguiremos con nuestra labor de vigilancia y exigencia porque queremos ver cambios reales. Queremos una política verdaderamente transformadora que no se base únicamente en programas cosméticos, para contentarnos, sino en cuestiones tangibles y medibles. 
Las organizaciones de Desarrollo no queremos sólo un programa político. Queremos un compromiso más a largo plazo, hechos y no palabras, que demuestren la voluntad y la responsabilidad política de transformar y erradicar las causas de la pobreza y de la desigualdad.
No es tarea fácil: pero alguien tiene que hacerla
El momento en el que nos encontramos, seguramente por el debilitamiento del tejido social, reclamar espacios de participación no será tarea fácil. Aún así tenemos que intentarlo.
Es necesario reclamar espacios no sólo para interactuar con nuestros representantes, sino también para presentarles nuestras propuestas y pedirles cuentas sobre lo que están haciendo. No suele haber muchos de estos espacios en lo presencial, o la interacción es bastante complicada. De hecho, las herramientas en las que nos estamos apoyando y que parecían la solución (las redes sociales) parecen ser más una herramienta de propaganda que de interacción real con la ciudadanía. 
No nos queda más remedio que seguir intenándolo a través de esas vías y a través de otras que puedan surgir o que podamos encontrar en el futuro.
¿Cuántas  de nosotras hemos interactuado con algún político y no hemos obtenido respuesta?
A nivel colectivo hemos de seguir participando en campañas y acciones de movilización social e incidencia y reclamando que se nos escuche.
Nuestro trabajo, además de incidir en los programas electorales, consiste también en ejercer una ciudadanía crítica. Seamos críticos. No seamos seguidores de los partidos como si fueran equipos de fútbol, que los defendemos ganen o pierdan, jueguen bien o mal. 
Este momento representa una oportunidad real de cambio: no sólo ha habido elecciones, sino que también se han adoptado importantes acuerdos en materia de sostenibilidad del planeta, erradicación de la pobreza y de las desigualdades. 
Necesitamos seguir trabajando para evitar que pasen otros 4, 8, 15 o 30 años con inacción política. No podemos quedarnos de brazos cruzados.
Ahora que ya ha pasado la tormenta mediática en torno a las elecciones, empezará una distinta. Pero los problemas de la ciudadanía seguirán siendo los mismos. En esto es en lo que nosotras seguiremos trabajando e insistiendo.
Podríamos confiar en que lo harán bien. Pero la experiencia, como mínimo, nos obliga a estar vigilantes. Nuestros representantes políticos no se han caracterizado por cumplir sus compromisos y por poner por delante a los Derechos Humanos y al Planeta. Así que te invitamos a seguir haciendo ese ejercicio activo de ciudadanía para que no se olviden que las personas y el planeta son lo primero.
Jorge Castañeda Pastor, Responsable de Campañas y de Comunicación Externa, ONGAWA
Verónica Castañeda Blandón, Responsable de Sensbilización y Campañas, Coordinadora de ONGD

Llamamiento a las personas negociadoras de la #COP21

Este llamamiento  ha sido redactado por Cardenales, Patriarcas y Obispos de todo el mundo en representación de las agrupaciones continentales de las conferencias episcopales nacionales . Está dirigido a aquellos que negociarán la COP 21 en París y en él se les insta a que trabajen para la aprobación de un acuerdo sobre el clima que sea justo, legalmente vinculante y motor de un verdadero cambio transformacional.

 

Descarga el documento aquí. 


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 22.519 seguidores