Archivo de la categoría: Cáritas

Derecho humano a la salud #derechoacurar

Vía PROSALUS

En ningún otro derecho como el de la salud se observa la interdependencia entre los derechos tan claramente, puesto que de la salud dependen otros muchos. Por tanto, además de ser un derecho en sí mismo, la salud tiene la característica de ser condición habilitante para el ejercicio de otros derechos.

La Declaración Universal de Derechos Humanos recoge el derecho a la salud en el artículo 25, párrafo I, cuando afirma que “toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud y en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios”. Este derecho, está consagrado de manera extensa en el artículo 12 del Pacto Internacional de los Derechos Económicos, Sociales y Culturales (PIDESC): “Los Estados partes reconocen el derecho de toda persona al disfrute del más alto nivel posible de salud física y mental”.

Sin embargo, la salud no siempre fue considerada un derecho. En el momento de plasmar en tratados obligatorios los derechos de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, fueron divididos en dos pactos: por un lado, los derechos civiles y políticos, ligados a las libertades, cuya obligatoriedad era inmediata; y por otro lado los derechos económicos, sociales y culturales, ligados a las necesidades, como educación, salud y vivienda, a los que el Estado debe proveer de manera progresiva, en la medida que cuente con los recursos necesarios.

Se podría decir que éstos últimos son considerados derechos caros, porque requieren inversiones estatales para su cumplimiento. Estados Unidos ratificó únicamente el Pacto de los Derechos Civiles y Políticos, pero no el Pacto de los Derechos Económicos Sociales y Culturales, por tanto, la salud no es considerada un derecho sino un servicio, al que se accede si se tiene medios para ello.

Los Estados que sí han ratificado el PIDESC deben “adoptar medidas” para que “de forma progresiva” y “en la medida de los recursos disponibles”, puedan implementar los derechos económicos, sociales y culturales. El problema es que la obligación de adoptar medidas es poco laxa y los Estados a veces confunden progresividad con aplazamiento. Por tanto, se hace imprescindible que estos derechos se adopten dentro de un plazo razonablemente breve, tras la entrada en vigor del pacto.

Si atendemos a estas peculiaridades ¿cómo medimos la violación o no de este tipo de derechos? Evidentemente no viene dada por un acto contrario a derecho, sino por omisión, muchas veces condicionada por la existencia de recursos que permitan la satisfacción de esos derechos.

El derecho a la salud entraña libertades y derechos. Entre las libertades figura la de toda persona a controlar su salud y su cuerpo. Entre los derechos figura el relativo a un sistema de protección de la salud que brinde a las personas oportunidades iguales para disfrutar del más alto nivel posible de salud, dentro de un Estado pluralista, que impida las discriminaciones de todo tipo.

¿Cuáles son las obligaciones del Estado?

En primer lugar la obligación de respetar, que implica que los gobiernos deben abstenerse de toda medida que impida a la población satisfacer estos derechos, por ejemplo abstenerse de ciertas prácticas como la emisión de gases tóxicos por parte de empresas estatales, o negarse a la firma de tratados comerciales que encarezcan medicamentos, etc.

La segunda es la obligación de proteger, por la cual los gobiernos deben crear mecanismos judiciales, administrativos o políticos, para garantizar que una persona cuyos derechos han sido violados puede tener defensa. Pero además se deben prevenir posibles violaciones a los derechos no sólo de sus agentes sino de terceras partes, como consorcios, empresas, grupos multinacionales, etc. Por ejemplo, ¿qué medidas adopta el Estado para proteger el derecho humano a la salud cuando firma el Tratado de Protección a la propiedad intelectual que le impuso la OMC? La firma de ese tratado está pensada para proteger a los grandes laboratorios farmacéuticos de los países del Norte y es un requisito indispensable para poder ingresar a la misma.

Y la tercera es la obligación de realizar que plantea cuestiones de gasto público, reglamentación gubernamental de la economía, regulación del mercado (construcción de hospitales y centros de salud, fabricación, provisión y/o compra de medicamentos, provisión de alimentos básicos para evitar muertes por malnutrición, subsidios para viviendas sanas, etc.) provisión de servicios públicos e infraestructuras afines, políticas de subsidios y otras obligaciones positivas.

El nexo entre la salud humana y el ambiente

Como decíamos al inicio “el derecho a la salud debe entenderse como un derecho al disfrute de toda una gama de facilidades, bienes, servicios y condiciones necesarios para alcanzar el más alto nivel posible de salud.” Sin lugar a dudas, la salud humana depende de la voluntad y la capacidad de una sociedad para mejorar la interacción entre la actividad humana y el ambiente químico, físico y biológico. Esto debe hacerse de manera que promocione la salud humana y prevenga la enfermedad, manteniendo el equilibrio y la integridad de los ecosistemas, y evitando comprometer el bienestar de las futuras generaciones.

En este sentido, el ambiente juega un papel importante en el incremento o reducción de la morbimortalidad para enfermedades transmisibles como la hepatitis, el dengue, la fiebre tifoidea, la tuberculosis y la malaria, y no transmisibles como el cáncer, las cardiopatías y las enfermedades cerebrovasculares.

Los factores ambientales ejercen una contribución significativa sobre los niveles de salud de la población. Una adecuada organización social y de los servicios de salud, bajo una real voluntad política impacta decisiva y positivamente en los niveles de salud.

 

Tomado de la revista Trimestral número 91 de julio de 2011 de PROSALUS.

Anuncios

Nos seguimos movilizando… 12 años más tarde #EsPosible

El 8 de septiembre de 2000, en los albores del nuevo milenio, 189 países firmaron La Declaración del Milenio. Esto supuso el compromiso de trabajar por la consecución de 8 objetivos (amenazados gravemente) que servirían para reducir considerablemente la pobreza en el mundo, promover y consolidar la paz y, por tanto, mejorar la vida de millones de personas. En realidad los 8 objetivos del milenio se refieren a derechos fundamentales, derechos que son inherentes al ser humanos por el simple hecho de serlo. Y, por lo mismo, son irrenunciables. Se pueden, se deben exigir en cualquier momento. Y, si tenemos en cuenta la realidad de la pobreza mundial, las tendencias de la Economía, los conflictos y desigualdades existentes, el reconocimiento de los derechos y la exigencia de su cumplimiento cobran, hoy, una importancia aún mayor. En este contexto urge que las personas sean lo primero.

 Hay realidades que sí han cambiado. En educación, por ejemplo, nunca ha habido un número tan alto de niños y niñas matriculados en la escuela primaria. La cifra es de un 40%. Pero los éxitos no nos deben hacer olvidar lo mucho que queda por hacer. Son el ejemplo de que, con voluntad política y participación social, construir un mundo más justo, inclusivo, donde la pobreza y las desigualdades desaparezcan, es posible.

Por eso, tenemos una oportunidad especial durante la Semana contra la Pobreza, que este año será del 15 al 21 de octubre. En este tiempo podemos ampliar la mirada hacia el resto del mundo. La Tierra es el hogar de todas las personas. La realidad nos afecta a todos. Reclamar nuestros derechos pasa por reclamar también los derechos de todas las personas, sin tener en cuenta su origen. Es intolerable que casi mil millones de personas pasen hambre cada día. Depende de los gobiernos, de la clase política, depende de las transnacionales, pero también depende de la sociedad civil, del compromiso que cada uno de nosotros quiera adoptar, en su vida, para con el resto del mundo.

Mientras haya una sola persona cuyos derechos sean vulnerados, será necesaria la movilización y la reivindicación de la ciudadanía. El próximo 17 de octubre es el día internacional para la erradicación de la pobreza. Es una oportunidad para salir a la calle, para dar a conocer otras realidades, para evitar que millones de personas caigan en el olvido y para exigir el cumplimiento de los derechos de TODAS las personas: es una cuestión de justicia.

Mª José Pérez de La Romana, Equipo de Sensibilización e Incidencia, Cáritas Española


#DerechoaSoñar: El mundo que queremos

En estas fechas en las que tendemos a soñar con más ganas, la Coordinadora de ONG para el Desarrollo-España ha animado a empezar con la “ilusión” de ser agentes de cambio en un año que “va a ser complicado” por la coyuntura económica y muestra su convicción de que “el cambio es necesario y es posible” porque “todas y todos contribuimos a construir una mejor sociedad”.

Durante la producción del “Derecho a Soñar”, la Coordinadora ha afirmado que “no todo se consigue con dinero”, y que “hay muchos sueños que están ahí y que se pueden cumplir”.

“El Derecho a Soñar” es un conjunto de vídeos de la sociedad civil que recoge una parte de esos sueños y propuestas de cambio y cuyo resultado muestra el optimismo, la ilusión, el compromiso y la exigencia del mundo que queremos y por el que apostamos.

La campaña Pobreza Cero nos invita a soñar con un mundo posible: el mundo que queremos. Esta iniciativa parte del proverbio africano “mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, puede cambiar el mundo”, y se enmarca en una iniciativa global que coincide con el lanzamiento del informe del Llamado Mundial de Acción contra la Pobreza (GCAP[1] por sus siglas en inglés) sobre “El Mundo que Queremos”.

“Los sueños son más necesarios”

En un momento en el que parece que la sociedad civil no tiene nada que decir, y en el que el individualismo parece haberse apoderado de todo, el “derecho a soñar” intenta demostrar que estamos interconectados como ciudadanía y que, a través de nuestras acciones cotidianas y nuestras reivindicaciones políticas podemos contribuir a cambiar el rumbo de las cosas.

Tal y como Francisco Segarra, psicólogo clínico y coordinador general de la Clínica del Sueño Estivil, ha afirmado “todos soñamos, pero la mayoría de las veces lo hacemos dormidos, sin embargo, en estas fechas soñamos despiertos”, ha señalado, a la vez que insiste en que “es el momento de soñar con lo que cada uno quiere y desearlo con todas las fuerzas”.


[1] The Global Call to Action Against Poverty began as a movement to bring civil society together, across specific areas of thematic, geographic, or constituency focus, to unite diverse actions against poverty and inequality.


Pequeños gestos para grandes cambios #rebélate

PEQUEÑOS GESTOS PARA GRANDES CAMBIOS.

Con motivo de la celebración de la Semana de Pobreza Cero , te hacemos una propuesta de pequeños gestos para cada uno de los siete días, que puedan contribuir a caminar hacia los
grandes cambios necesarios.

Sabemos que no son suficientes, que son símbolos, que no tendrán gran repercusión, pero son acciones necesarias para formar parte del cambio, para colaborar en la transformación y
para hacernos más conscientes de que todos somos necesarios para trabajar por la justicia y la erradicación de la pobreza.

Hoy te proponemos consumir lo estrictamente necesario. Sólo lo imprescindible. Es posible vivir con menos, y no por ello somos menos felices.

Y, qué te parece si esto lo intentas algún día más. Y de gesto pasa a ser un TIC , y después a ser una POSTURA, y… finalmente se convierte en un ESTILO.

¡ÚNETE A LA REBELIÓN!
www.antes2015actua.com
www.rebelatecontralapobreza.org

www.pobrezacero.org

Lunes 10 de octubre Un día sin consumir


RESUMEN: Propuestas políticas de Cáritas Española ante los retos actuales de la situación social

Cáritas Española ha remitido a todos los grupos parlamentarios y a las altas instituciones del Estado un documento en el que, bajo el título “Propuestas políticas ante los retos actuales de la situación social” se aportan, de manera estructurada y a la luz su experiencia diaria de trabajo con las víctimas de la exclusión, una serie de criterios de actuación pública en materia de política social que contribuyan a superar las estructuras de desigualdad todavía presentes en nuestra sociedad.

Propuestas sobre PROTECCIÓN SOCIAL Y SERVICIOS SOCIALES

1 Incrementar el esfuerzo en protección social para acercarlo al porcentaje medio de la UE sobre el P.I.B.

2 Unificar los criterios de acceso y concesión en el Sistema de Garantía de Rentas Básicas o Mínimas, y articular un sistema global de garantía de ingresos mínimos con participación del Estado y de las Comunidades Autónomas.

3 Garantizar el acceso, como derecho subjetivo, de todas las personas que vivan en el territorio del Estado al conjunto del sistema de Servicios Sociales en situación de igualdad.

4 Garantizar un nivel de cobertura mínimo, no solo en la oferta sino también en su intensidad, en las carteras de prestaciones de las Comunidades Autónomas.

5 Incorporar de forma real y decidida, a través de procesos de participación, a destinatarios y a organizaciones sociales, en cuanto sujetos de la intervención social unos y miembros de la sociedad civil organizada otros, como actores de pleno derecho del sistema de Servicios Sociales.

Propuestas sobre EL ACCESO A UNA VIVIENDA DIGNA

Exclusión residencial: Personas en situación sin hogar

1 Potenciar decididamente por parte de las Administraciones públicas (Estatal, Autonómica y Local) lo que nuestra Constitución subraya como derecho social básico.

2 Lograr, por parte de la Administración del estado, la promoción y puesta en marcha de un pacto social sobre la vivienda.

3 Desarrollar un marco común regulador que incluya unos criterios mínimos y que se instrumente mediante una Ley de Vivienda y suelo, que determine las condiciones básicas de acceso efectivo a la vivienda protegida y sus modalidades de gestión pública.

4 Reorientar la política actual de vivienda, centrada en subsidiar la compra de vivienda, con objeto de eliminar progresivamente la deducción del régimen de fiscalidad como apoyo e incentivo casi único y prioritario para la compra ante el alquiler.

5 Fijar y reforzar un marco sancionador y común a las diferentes Administraciones, que tipifique un régimen de infracciones y sanciones en materia de especulación y corrupción.

6 En relación con la vivienda protegida, alcanzar un porcentaje equilibrado dentro del total de licencias de construcción de vivienda nueva.

7 Desarrollar mecanismos e instrumentos de coordinación entre las Administraciones municipales y autonómicas con objeto de analizar, proponer y gestionar acciones de forma multidisciplinar y transversal, que permita abordar, desde una mirada conjunta, la situación de exclusión residencial de muchas personas en nuestro país.

8 Crear y dinamizar foros de encuentro sobre urbanismo, vivienda, asuntos sociales y redes de mediación de alquiler social.

9 Proceder, por parte del Gobierno de España, a la ratificación de la Carta Social Europea Revisada de 1996.

10 Firma y ratificación por el Gobierno de España del Protocolo Adicional por el que se establece un sistema de reclamaciones colectivas del Consejo de Europa de 1995.

11 Modificación de la normativa civil e hipotecaria en relación a la posibilidad de facilitar herramientas que eviten la responsabilidad personal en la adquisición de vivienda (dación en pago).

Exclusión residencial severa: Personas en situación de calle

12 Potenciar y mejorar la habitabilidad, gestión y adecuación de los recursos residenciales que han creado las Administraciones para situaciones de sin hogar (centros de día, residencias, pensiones sociales, etc.).

13 Garantizar la existencia de plazas suficientes de acogida para situaciones de urgencia durante todo el año, y con mayor incidencia en los meses de invierno.

14 Implementar una red local de intervención con personas en situación de sin hogar, con la implicación de las áreas de asuntos sociales, salud, vivienda y empleo.

15 Activar, mejorar y coordinar los planes de acogida en las campañas agrícolas.

Propuestas sobre EMPLEO

1 Articular y desarrollar iniciativas de acompañamiento socio-laboral de empleo de tránsito para los colectivos con menor grado de empleabilidad.

2 Articular y desarrollar iniciativas ocupacionales que complementen las medidas de protección social destinadas a los colectivos más desfavorecidos.

3 Desarrollar medidas que eviten la discriminación por razón de género y potenciar aquellas que favorezcan una igualdad real entre mujeres y hombres.

4 Impulsar la incorporación de los jóvenes al mercado laboral a través de una formación y unas oportunidades adaptadas a su momento vital, especialmente a los jóvenes con mayores dificultades.

5 Facilitar la incorporación y la reincorporación de las personas inmigrantes en el mercado laboral.

6 Desarrollar una formación profesional adaptada y accesible a las personas más vulnerables, en colaboración con las empresas, el sector público, los agentes sociales y las organizaciones del Tercer Sector.

7 Favorecer la integración laboral de los colectivos más desfavorecidos en el mercado laboral ante las oportunidades laborales generadas en el nuevo modelo productivo.

8 Favorecer un mercado laboral inclusivo donde el trabajo sea un derecho real a ejercer por toda la ciudadanía, también por los colectivos más desfavorecidos.

Propuestas sobre MIGRACIÓN

1 Erradicar y prevenir las situaciones de vulnerabilidad vinculadas a la irregularidad administrativa.

2 Lograr el desarrollo de propuestas que contemplen el cierre de los Centros de Internamiento de Extranjeros.

3 Dar respuestas eficaces que logren combatir la trata de personas.

4 Mejorar la situación de los menores no acompañados para una adecuada integración en nuestra sociedad.

5 Construir un marco normativo para las migraciones fruto de un consenso que posibilite construir una sociedad de acogida más plural y cohesionada, que permita luchar contra la discriminación, el racismo y la xenofobia.

6 Reforzar los vínculos entre migración y desarrollo, potenciando, por un lado, acciones de intercambio entre comunidades en países de acogida y origen, y, por otro, un seguimiento de los acuerdos comerciales para alcanzar un progreso mutuo.

Propuestas sobre COOPERACIÓN PARA EL DESARROLLO

1 Coherencia de las políticas para el desarrollo.

2 Compromiso de alcanzar el 0,7% en nuestra aportación al desarrollo de los países más empobrecidos.

3 Consenso Europeo de Ayuda Humanitaria: Mejorar el acceso de las víctimas de conflictos armados y desastres naturales a la ayuda humanitaria.

4 Cumplimiento de los ODM.

5 Trabajar en el cumplimiento del derecho a la alimentación.

6 La lucha contra el cambio climático y la crisis global.

7 Trabajo a favor de la paz.

8 Fomentar la educación para el desarrollo.

Propuestas sobre FINANCIACIÓN Y FORTALECIMIENTO DEL TERCER SECTOR

1 Impulsar un nuevo Modelo de Financiación del Tercer Sector compuesto por una pluralidad de fuentes.

2 Creación de una ley de acción social que proporcione carta de naturaleza y sujeto de derechos al Tercer Sector de acción social.

3 Desarrollo de una ley de subvenciones adaptada a las entidades del Tercer Sector de Acción Social.

4 Un régimen fiscal especial que resuelva la carga fiscal del IVA.

5 Aprobación de un Plan General de Contabilidad adaptado para entidades sin fines lucrativos. La contratación pública debe tener en cuenta la especificidad del Tercer Sector de acción social.

6 La contratación pública debe tener en cuenta la especificidad del Tercer Sector de acción social.

7 Mejorar el acceso a la subvención del 0,7% con destino a otros fines sociales con cargo al IRPF.

8 Apoyo al desarrollo de la Banca Ética.

Para acceder al documento íntegro pinchar aquí