Archivo de la categoría: Dedicatorias

#8demarzo: Y Dios me hizo Mujer

Este 8 de marzo os dedicamos este poema de Gioconda Belli.

Y Dios me Hizo Mujer

Y Dios me hizo mujer,
de pelo largo,
ojos,
nariz y boca de mujer.
Con curvas
y pliegues
y suaves hondonadas
y me cavó por dentro,
me hizo un taller de seres humanos.
Tejió delicadamente mis nervios
y balanceó con cuidado
el número de mis hormonas.
Compuso mi sangre
y me inyectó con ella
para que irrigara
todo mi cuerpo;
nacieron así las ideas,
los sueños,
el instinto.
Todo lo que creó suavemente
a martillazos de soplidos
y taladrazos de amor,
las mil y una cosas que me hacen mujer todos los días
por las que me levanto orgullosa
todas las mañanas
y bendigo mi sexo.


#DerechoaSoñar: El mundo que queremos

En estas fechas en las que tendemos a soñar con más ganas, la Coordinadora de ONG para el Desarrollo-España ha animado a empezar con la “ilusión” de ser agentes de cambio en un año que “va a ser complicado” por la coyuntura económica y muestra su convicción de que “el cambio es necesario y es posible” porque “todas y todos contribuimos a construir una mejor sociedad”.

Durante la producción del “Derecho a Soñar”, la Coordinadora ha afirmado que “no todo se consigue con dinero”, y que “hay muchos sueños que están ahí y que se pueden cumplir”.

“El Derecho a Soñar” es un conjunto de vídeos de la sociedad civil que recoge una parte de esos sueños y propuestas de cambio y cuyo resultado muestra el optimismo, la ilusión, el compromiso y la exigencia del mundo que queremos y por el que apostamos.

La campaña Pobreza Cero nos invita a soñar con un mundo posible: el mundo que queremos. Esta iniciativa parte del proverbio africano “mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, puede cambiar el mundo”, y se enmarca en una iniciativa global que coincide con el lanzamiento del informe del Llamado Mundial de Acción contra la Pobreza (GCAP[1] por sus siglas en inglés) sobre “El Mundo que Queremos”.

“Los sueños son más necesarios”

En un momento en el que parece que la sociedad civil no tiene nada que decir, y en el que el individualismo parece haberse apoderado de todo, el “derecho a soñar” intenta demostrar que estamos interconectados como ciudadanía y que, a través de nuestras acciones cotidianas y nuestras reivindicaciones políticas podemos contribuir a cambiar el rumbo de las cosas.

Tal y como Francisco Segarra, psicólogo clínico y coordinador general de la Clínica del Sueño Estivil, ha afirmado “todos soñamos, pero la mayoría de las veces lo hacemos dormidos, sin embargo, en estas fechas soñamos despiertos”, ha señalado, a la vez que insiste en que “es el momento de soñar con lo que cada uno quiere y desearlo con todas las fuerzas”.


[1] The Global Call to Action Against Poverty began as a movement to bring civil society together, across specific areas of thematic, geographic, or constituency focus, to unite diverse actions against poverty and inequality.


Sobre la Campaña – Por Federico Mayor Zaragoza (2005)

Pobreza Cero

La pobreza que sufren tantos seres humanos en el mundo, las condiciones en las que sobreviven no son sólo una afrenta a su dignidad humana, si no una injusticia intolerable, un llamamiento permanente a la conciencia de los más prósperos. Por ello tenemos que proclamar, con absoluta determinación, que la eliminación de la pobreza constituye nuestra prioridad en el comportamiento cotidiano y en las acciones que reclamamos de los gobiernos para que, sin ulteriores aplazamientos enfrenten –de forma proporcional a su riqueza y progreso – una situación que nos sonroja y que no nos deja conciliar el sueño.

Cincuenta mil personas mueren al día de hambre, centenares de millones sufren restricciones nutritivas severas y carecen del acceso a medicamentos que podrían aliviar en gran manera sus carencias y enfermedades.

El llamamiento de la Coordinadora de Organizaciones no Gubernamentales no es un aldabonazo más a los oídos de quienes –gobernantes, autoridades, parlamentarios, etc. – ejercen el poder si no a la sociedad entera para que se movilice generosamente y, utilizando también las modernas tecnologías, podamos en breve tiempo obtener resultados tangibles. Procuraremos que sea así y que la voz de la gente no sólo se oiga si no que se escuche. El siglo XXI tiene que ser, finalmente, el de la democracia genuina en que los ciudadanos no sólo son contados sino que cuentan, y son tenidos en cuenta y deciden en último término las acciones de quienes en su nombre dirigen las
riendas del poder.

Para terminar, la Coordinadora de ONG’s eleva hoy un grito con el concurso de los medios de comunicación. Pacífico, porque nunca ejercerá la violencia, pero firme y sostenido que no puede ser desoído. Esperamos que no sea necesario un gran clamor popular y la adopción de medidas de resistencia ciudadanas para que, de una vez por todas, sean las prioridades de la paz y de la convivencia y no las de la fuerza y la confrontación las que determinen la política a escala mundial. Que sean los valores universales de justicia, libertad, igualdad y solidaridad y no los intereses miopes del
mercado los que guíen nuestro destino común.

Pobreza cero, para que eliminemos caldos de cultivo para la animadversión, el rencor y la violencia. Pobreza cero para que iniciemos una nueva etapa que disipe horizontes tan sombríos.

Federico Mayor Zaragoza
Presidente
Fundación Cultura de Paz