Archivo de la etiqueta: 0.7%

#ElegimosSolidaridad

“Elegimos solidaridad” es la campaña audiovisual puesta en marcha por la Coordinadora Madrileña de ONG de Desarrollo (FONGDCAM) para sumarse a las actividades de la semana de lucha contra la pobreza, retomando la idea de la Coordinadora de Euskadi. Una campaña para defender las políticas públicas de cooperación en todos los ámbitos de gobierno de la Comunidad de Madrid.

“Elegimos solidaridad” se convierte en una declaración de intenciones por parte de la población de Madrid. Porque la solidaridad, el compromiso y el fin de las desigualdades son nuestra decisión y nuestra voluntad como ciudadanía activa. Esta breve frase, que busca la suma de voluntades para acabar con la pobreza, pretende ser un mensaje claro y contundente dirigido a la clase política.

La colaboración de las organizaciones asociadas a la FONGDCAM ha sido fundamental. Gracias a ellas nos pusimos en contacto con personas de reconocido prestigio, tanto en el ámbito cultural, como académico, que han prestado sus voces y su imagen para defender el valor de la cooperación descentralizada. Personas como el humorista Javier Coronas, como la actriz Aitana Sánchez-Gijón y el académico Federico Mayor Zaragoza. Además de las muchas personas anónimas a las que abordamos por la calle y se sumaron a colaborar en este proyecto.

La cooperación descentralizada aporta concienciación ciudadana y movilización social. Creemos que la sociedad debe jugar un papel destacado en la construcción y seguimiento de políticas públicas y en la defensa de los derechos humanos y las ONG de desarrollo somos uno de los instrumentos de los que se dota la sociedad para ejercer este papel.

España es el único Estado europeo donde existe cooperación descentralizada, como voluntad de la ciudadanía de involucrarse en la mejora de las condiciones de vida de los ciudadanos de aquí y de allá. Porque vivimos en un mundo global que, aunque lleno de fronteras, las borra y las desconoce; porque la pobreza no sabe de lindes y avanza a paso firme.

La cooperación descentralizada es un valor añadido y uno de los elementos diferenciadores de la cooperación española, por eso no podemos permitir que desaparezca. Como dice Federico Mayor Zaragoza “el plural de yo es nosotros, LOS OTROS”, de los que no deberíamos olvidarnos ni un segundo, porque hacerlo supondría olvidarnos de nosotros mismos, de nuestros intereses, de nuestro propio bienestar.

Algunos datos

El argumento de que no hay fondos y que los recortes se deben a la delicada situación económica no deja de ser una excusa, ya que el fuerte recorte no está siendo proporcional al recorte experimentado por el conjunto de las cuentas de la Administración. Mientras que entre 2007-2011 el total de los presupuestos de las administraciones públicas madrileñas tan solo se redujo en un 0,03%, los fondos destinados a cooperación sufrieron en el mismo intervalo de tiempo una reducción del 74,26%. En el caso concreto de la Comunidad de Madrid la disminución de la AOD en el periodo 2007-2011 ha sido del 65,61%, mientras que su presupuesto general aumentaba el 3,30%.

La tendencia decreciente no se sigue por igual en todas las administraciones madrileñas. El Ayuntamiento de Rivas aumentó el presupuesto de cooperación un 66,35% pese a que su presupuesto municipal descendió un 29,87%. Algo similar ocurre con los ayuntamientos de Fuenlabrada que aumentó la AOD el 100,75% con incremento de su presupuesto del 26,10%; San Ferrando de Henares, que la aumentó el 16%, mientras su presupuesto bajaba el 2,87%; o Alcobendas, que descendió la AOD el 1,87%, aunque su presupuesto bajó el 10,03%.

La pobreza se traduce en una grave violación de los derechos humanos que impide a millones de personas ejercer derechos tan básicos como el acceso a la alimentación, a la educación o la sanidad. Cuando hablamos de pobreza está en juego la dignidad humana, tanto de quienes viven indignamente por falta de recursos, como de quienes indignamente lo consienten.

Ver vídeos

Entrada escrita por Cristina García Cachón, de PROSALUS, vocal de la FONGDCAM

Anuncios

Sí hay camino: contra la #Riquezaqueempobrece, actúa

Cuando empezamos a trabajar las acciones de la Semana de Lucha contra la Pobreza me vino a la mente una conversación que tuve con mi amigo Matías mientras caminábamos por un lugar que no recuerdo entre Logroño y Burgos. Quizá, aunque nuestro objetivo nada tenía que ver con lo espiritual, el misticismo del Camino de Santiago nos hizo dejar por un momento los comentarios sobre las ampollas, el calor o los dolores de rodilla. Así, mientras Juanmi, el tercero de la “expedición”, nos dejaba atrás, nos pusimos a charlar sobre la riqueza y la pobreza.

¿Es diferente la vida de alguien que tiene 100 millones de euros que la de alguien que tiene 10.000? ¿Cómo es posible que te puedas gastar 100 millones de euros? ¿Te cambia la vida tener una casa más, un coche más, un yate más, un helicóptero más, un jet más? ¿Te hace feliz ir a desayunar a Roma y volver? ¿Ir un fin de semana a Alaska a esquiar? ¿Cuándo pierdes la cuenta del dinero que tienes? Cuando eres multimillonario y tu vida, la de tus hijos, nietos y bisnietos están más que solucionadas, ¿por qué sigues explotando a los trabajadores de tus fábricas? ¿Por qué especulas con alimentos si eso afecta a quienes menos tienen? ¿Por qué te gastas dinero para evadir o eludir impuestos?

De este sinsentido queremos hablar hoy, Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza. De cierta riqueza, la riqueza que empobrece.

En un mundo cerrado, en un planeta del que, al menos de momento, no podemos salir, y en el que casi nada puede entrar, el reparto de lo que hay es un juego de suma cero, es decir, si tú tienes más, alguien tendrá menos. Puede ser un poco menos, mucho menos o tanto menos que lo que acumules provoque que haya personas que mueran de hambre, sed, enfermedades curables, que no puedan ir a la escuela o que sufran cualquier otra violación de los Derechos Humanos.

En otras palabras, si lo que hay no puede aumentar, la acumulación de riqueza, su acaparamiento y concentración en pocas manos, se convierte en una fuente de pobreza y exclusión de otros. Pero no sólo, además genera graves impactos medioambientales, e incluso, a través de la corrupción, puede ser peligrosa para la democracia. Resumiendo, la acumulación extrema de riqueza no es compatible con el bien común.

Aunque esta idea es más que evidente y prácticamente todo el mundo estará de acuerdo con ella -incluso ese 0,14% de la población acumula el 81% de la riqueza mundial– no siempre la hemos identificado como una de las causas de los males que afectan a toda la humanidad.

 O quizá sí. En España hemos avanzado bastante en este discurso a causa de los recortes que sufrimos. Lo que puede que no tengamos tan claro es que algo similar a lo que pasa aquí ocurre y viene ocurriendo desde hace años también en Mozambique, en Nicaragua o en Bangladesh y que, aunque las consecuencias son variables y de distinta intensidad, hay causas comunes y una de ellas es esa riqueza que empobrece.

Tenemos, por tanto, la tarea pendiente de movilizarnos por unos derechos que, como decíamos hace algún tiempo, o serán globales o no serán.

Hoy, 17 de octubre, es un buen momento para empezar.

Te invitamos, por tanto, a que nos acompañes en este día y en los siguientes, porque somos conscientes de que para lograr el cambio que buscamos el camino será largo. Por si a alguien le cabía alguna duda, nuestro mensaje no es “cacemos al rico”, no os estamos pidiendo que esperéis a Botín o Amancio Ortega en la puerta de su casa. Lo que queremos es que se apliquen medidas que garanticen, como mínimo, una vida digna a toda la ciudadanía. En todo el mundo.

De algunas de estas propuestas hemos hablado estos días: justicia fiscal, tasa a las transacciones financieras internacionales, decrecimiento, fomento de otras formas de riqueza, cambio en las prioridades del gasto público,…

Seguro que hay otras muchas que desconocemos y puede que, si se aplicaran, varias de las que hoy nos parecen buenas no tengan los impactos que deseamos. No lo sabemos. De lo que sí estamos seguros es de que necesitamos un cambio y que sólo podremos lograrlo si nos unimos y movilizamos. Por eso, el 17 de octubre y siguientes:

Contra la riqueza que empobrece, actúa.

  Jorge Castañeda, ONGAWA, Grupo de Movilización y Participación de la Coordinadora de ONGD


Un sistema fiscal sin #RiquezaqueEmpobrece

En el mundo que queremos todas las personas viven con derechos sociales, económicos y políticos. No hay tanta desigualdad ni entre países, ni entre personas. Los estados son más transparentes y responsables y es a sus ciudadanos a quienes tienen que rendir cuentas.

En el mundo que queremos, la #RiquezaqueEmpobrece, esa riqueza que se adquiere sin respetar las reglas del juego del desarrollo humano y sostenible, y se acumula en  pocas empresas y grandes fortunas detrayendo recursos que podrían dedicarse a erradicar el hambre y la pobreza, ha desaparecido.

Este bonito mundo no es un sueño, ni una utopía. Si lo queremos, si luchamos por él y lo exigimos, este mundo está al alcance de nuestra mano. Cambiemos las reglas que lo impiden.

En las últimas décadas el mundo se ha transformado radicalmente. Hay más de 82.000 empresas multinacionales con alrededor de 810.000 filiales y unos 68 millones de trabajadores desplazados para trabajar en ellas. Grandes cantidades de capital viajan de un país a otro casi de manera automática. El trabajo y el consumo se han globalizado.
Pero las leyes que deberían vigilar estos flujos y proteger a las personas están desactualizadas. El sistema fiscal internacional se ha quedado anticuado. A nivel nacional se hacen pocas  políticas fiscales redistributivas de la renta y la riqueza, con lo que crece la desigualdad. Recae sobre el trabajo y el consumo un porcentaje mayor de impuestos mientras las elites presionan para evitar cambios en las reglas que les mantienen en ventaja. Las normas fiscales internacionales existentes no solo son ineficaces si no que finalmente resultan injustas.

De  esta laguna legal se benefician esas personas y compañías que no son responsables social y fiscalmente, esas que generan la #RiquezaqueEmpobrece. Sus prácticas no son siempre ilegales pero sin duda son cuestionables desde el punto de vista moral. Se necesita una fuente de presión social internacional que exija a los políticos a nivel estatal e internacional que cambien estas reglas de un juego que solo está beneficiando a unos pocos y a costa de muchos.

Podemos crear un sistema en el que las empresas multinacionales paguen sus impuestos allí donde realmente obtienen los beneficios de su producción, un sistema en el que los beneficiarios últimos de estos negocios no puedan esconderse en entramados empresariales que también esconden actividades ilícitas, donde los países colaboren a nivel internacional para intercambiar información sobre las actividades de esas megaempresas que son a veces incluso más ricas que los propios estados.

Durante las últimas cumbres del G20 y el G8, hemos conseguido más avances de los que nunca habríamos pensado. No es fácil. No lo conseguiremos de la noche a la mañana, pero lo estamos haciendo y el mundo está caminando hacia un sistema fiscal internacional más justo.

Y cuando llegue el día en el que lo consigamos, los países pobres recaudarán de las multinacionales y de sus ciudadanos el dinero que necesitan para acabar con el hambre de su población, para proporcionar una educación y sanidad públicas y dignas y para ver al fin cumplidos los derechos fundamentales de la ciudadanía. Una ciudadanía que participará también y pedirá cuentas al estado alimentando una sociedad más democrática, responsable y transparente.

Este jueves 17, muévete contra esa #RiquezaqueEmpobrece y pasa del sueño a la construcción del mundo en el que queremos vivir.

Cristina Porras de InspirAction y María Villanueva de Intermón Oxfam


L’únic banc que no pot fer fallida / El único banco que no puede quebrar

Artículo publicado originalmente en El Punt Avui  (http://www.elpuntavui.cat/ma/article/2-societat/-/670186-lunic-banc-que-no-pot-fer-fallida.html) el 13 de agosto de 2013.

Versión en castellano.

El sueño de Míriam Acebillo Baqué, presidenta de la Federación Catalana de ONG por la Paz, el Desarrollo y los Derechos Humanos (FCONG)
El único banco que no puede quebrar

Hace cincuenta años del discurso de Luther King y hace cinco de la quiebra de Lehman Brothers, signo y símbolo del hundimiento del castillo de naipes de la opulencia occidental. La máscara del capitalismo depredador ha caído y las desigualdades aumentan rápidamente también en nuestra casa. Pero las ONG sabemos que las amenazas a la paz, los derechos humanos y el bienestar global vienen de muy lejos, así como las semillas de las estafas y retrocesos que vivimos hoy.
Releer el discurso de Luther King nos hace rememorar, como un zarandeo, que siempre hubo gente que creyó que todo ser humano, a pesar de los puntos de partida diferentes, tiene derecho a una vida digna, con igualdad de oportunidades. Reclamaba en 1963 los derechos a la ciudadanía, a la participación política ya la movilización para la búsqueda de la felicidad. Nosotros creemos firmemente. El trabajo por la paz, los derechos humanos y el desarrollo es hoy más necesario que nunca en Cataluña. A pesar de ello, sufrimos por el desmantelamiento de las políticas públicas que hemos estado construyendo durante mucho tiempo, por el apoyo a las personas más vulnerables, por la educación, la sanidad, la cultura y la cooperación internacional. El ataque a la dignidad humana viene por tierra, mar y aire.
A pesar de todo, no nos sumimos en la desesperanza, nos decía Luther King. Tenemos la responsabilidad de combatir las injusticias porque no son fatalidades. Ahora y aquí hay que soñamos, que imaginamos alternativas al presente que nos ofrecen para construir futuros que nos ilusionen. Y desde aquí, pues, las entidades que forman parte de la federación soñamos un mundo más justo y feliz. Soñamos un mundo donde hayamos redefinido colectivamente, en nuevas o renovadas instancias e instituciones globales y democráticas, el concepto de desarrollo, para que pueda ser realmente sostenible e inclusivo. Un mundo habitado por una ciudadanía que ha globalizado luchas y esperanzas, y donde el liderazgo es compartido con las regiones africanas, latinoamericanas y asiáticas. Y soñamos un país donde las indignaciones nacionales no olvidan que nuestra casa es el mundo, y que el camino a hacer debe poder hacer todo el mundo.
Soñamos un país donde la solidaridad con las personas más desfavorecidas sea principio rector para la sociedad y para las administraciones. Donde la política de cooperación y solidaridad internacional sea el eje de la acción exterior, y las iniciativas de algunos departamentos o de algunas empresas no invaliden todos los esfuerzos hechos en otro sentido. Un país respetado por el conocimiento que produce sobre paz y resolución de conflictos o por sus iniciativas en la defensa de los derechos humanos, sociales y ambientales, y donde sus representantes políticos sean especialmente combativos contra las actitudes xenófobas, las desigualdades de género, y las prácticas y discursos discriminatorios.
Soñamos un país que persigue y denuncia los paraísos fiscales, que censura la economía especulativa, y que genera bienestar con una economía productiva vinculada al conocimiento. Con una ciudadanía que lucha contra el fraude fiscal y la corrupción, pide auditar su deuda, y renuncia a pagar lo que considera ilegítimo. Un país sin ejércitos ni inversiones en armamento. Que tiene claras sus prioridades sociales e invierte esfuerzos en una sanidad, una educación y una investigación públicas de calidad. Donde las escuelas sean espacios de aprendizaje en los valores de la paz, la responsabilidad política y la radicalidad democrática. Donde se aprenda que desobedecer leyes injustas es legítimo y necesario.
¿Qué sentido tienen los estados y las instituciones públicas si no están comprometidas en la profundización y la consecución de derechos? Hoy que muchas actuaciones gubernamentales conculcan derechos individuales y colectivos, nosotros soñamos una ciudadanía dispuesta a denunciarlo, ya defender sus derechos. Y no soñamos para soñar. Queremos contribuir a hacerlo posible. Con nuevas formas de organización más transparentes, horizontales, ágiles y eficaces, y facilitando procesos de aprendizaje que nos permitan mantener nuestra sociedad civil catalana bien fuerte, y muy diversa.
Martin Luther King se negaba a creer, en agosto de 1963, que el banco de la justicia quebrara. En agosto de 2013, y después de poner en juego nuestro bienestar colectivo por culpa de tantas quiebras bancarias, quizás es más claro que nunca que justamente este banco no puede hacer, de quiebra. Este es el único que seguro que no debemos dejar caer. Y el grifo del crédito debe ser infinito.

Versión en catalán.

El somni de Míriam Acebillo Baqué, presidenta de la Federació Catalana d’ONG per la Pau, el Desenvolupament i els Drets Humans (FCONG)

L’únic banc que no pot fer fallida

Fa cinquanta anys del discurs de Luther King i en fa cinc de la fallida de Lehman Brothers, signe i símbol de l’esfondrament del castell de cartes de l’opulència occidental. La màscara del capitalisme depredador ha caigut i les desigualtats augmenten ràpidament també a casa nostra. Però a les ONG sabem que les amenaces a la pau, als drets humans i al benestar global vénen de molt lluny, així com les llavors de les estafes i retrocessos que vivim avui.

Rellegir el discurs de Luther King ens fa rememorar, com un sacseig, que sempre hi va haver gent que va creure que tot ésser humà, malgrat els punts de partida diferents, té dret a una vida digna, amb igualtat d’oportunitats. Reclamava el 1963 els drets a la ciutadania, a la participació política i a la mobilització per a la recerca de la felicitat. Nosaltres hi creiem fermament. El treball per la pau, els drets humans i el desenvolupament és avui més necessari que mai a Catalunya. Malgrat això, patim pel desmantellament de les polítiques públiques que hem estat construint durant molt de temps, pel suport a les persones més vulnerables, per l’educació, la sanitat, la cultura i la cooperació internacional. L’atac a la dignitat humana ve per terra, mar i aire.

Malgrat tot, no ens sumim en la desesperança, ens deia Luther King. Tenim la responsabilitat de combatre les injustícies perquè no són fatalitats. Ara i aquí cal que somiem, que imaginem alternatives al present que ens ofereixen per construir futurs que ens il·lusionin. I des d’aquí, doncs, les entitats que formem part de la federació somiem un món més just i feliç. Somiem un món on haguem redefinit col·lectivament, en noves o renovades instàncies i institucions globals i democràtiques, el concepte de desenvolupament, per tal que pugui ser realment sostenible i inclusiu. Un món habitat per una ciutadania que ha globalitzat lluites i esperances, i on el lideratge és compartit amb les regions africanes, llatinoamericanes i asiàtiques. I somiem un país on les indignacions nacionals no obliden que casa nostra és el món, i que el camí a fer l’ha de poder fer tothom.

Somiem un país on la solidaritat amb les persones més desfavorides sigui principi rector per a la societat i per a les administracions. On la política de cooperació i solidaritat internacional sigui l’eix de l’acció exterior, i les iniciatives d’alguns departaments o d’algunes empreses no invalidin tots els esforços fets en un altre sentit. Un país respectat pel coneixement que produeix sobre pau i resolució de conflictes o per les seves iniciatives en la defensa dels drets humans, socials i ambientals, i on els seus representants polítics siguin especialment combatius contra les actituds xenòfobes, les desigualtats de gènere, i les pràctiques i discursos discriminatoris.

Somiem un país que persegueix i denuncia els paradisos fiscals, que censura l’economia especulativa, i que genera benestar amb una economia productiva vinculada al coneixement. Amb una ciutadania que lluita contra el frau fiscal i la corrupció, demana auditar el seu deute, i renuncia a pagar allò que considera il·legítim. Un país sense exèrcits ni inversions en armament. Que té clares les seves prioritats socials i inverteix esforços en una sanitat, una educació i una recerca públiques de qualitat. On les escoles siguin espais d’aprenentatge en els valors de la pau, la responsabilitat política i la radicalitat democràtica. On s’aprengui que desobeir lleis injustes és legítim i necessari.

Quin sentit tenen els estats i les institucions públiques si no estan compromeses en l’aprofundiment i la consecució de drets? Avui que moltes actuacions governamentals conculquen drets individuals i col·lectius, nosaltres somiem una ciutadania disposada a denunciar-ho, i a defensar els seus drets. I no somiem per somiar. Volem contribuir a fer-ho possible. Amb noves formes d’organització més transparents, horitzontals, àgils i eficaces, i facilitant processos d’aprenentatge que ens permetin mantenir la nostra societat civil catalana ben forta, i ben diversa.

Martin Luther King es negava a creure, l’agost del 1963, que el banc de la justícia fes fallida. L’agost del 2013, i després de posar en joc el nostre benestar col·lectiu per culpa de tantes fallides bancàries, potser és més clar que mai que justament aquest banc no en pot fer, de fallida. Aquest és l’únic que segur que no hem de deixar caure. I l’aixeta del crèdit ha de ser infinita.

 


Juntxs por la Igualdad: ¡Que no se quede nadie atrás! #17O

Movilización por la Justicia Global – Llamado a la Acción contra la Pobreza (15 septiembre-20 octubre 2013)
Únete a nosotrxs, durante un mes durante el cual la ciudadanía de todos los rincones del mundo se unirá para exigir el cambio.
Cambio real, cambio transformador que el mundo urgentemente necesita.
INTRODUCCIÓN
Los recursos y el conocimiento existente, deben de estar en función de la sustentabilidad del planeta y la humanidad, para erradicar las desigualdades y laexclusión.
Sin embargo, todos los días en todas partes del mundo mujeres, hombres, niños y niñas no logren realizar sus derechos fundamentales como la educación, la salud, el agua, el saneamiento y la soberanía alimentaria.
Hay soluciones concretas para erradicar la pobreza, sin embargo, existe un sector privado poco regulado crea sus propias reglas y políticas, centrándose en sus intereses corporativos en vez de las personas y el medio ambiente. Acaparamientos de tierra y mega
proyectos mineros que violan el derecho de los pueblos a la tierra y el agua siguen con poca transparencia o rendición de cuentas.
Hay soluciones concretas pero, sin embargo el cambio climático está afectando a millones de personas en todo el mundo, sobre todo mujeres que están perdiendo sus medios de vida y pequeños agricultores que están luchando para adaptarse a las elevadas temperaturas, las sequías, las inundaciones y otros desastres “naturales”.
Frente a estés múltiples crisis, los gobiernos se reúnen a puertas cerradas y toman decisiones que afectan a nuestras vidas, sin tomarnos en cuenta.
A pesar de esto, las mujeres, los hombres y los niños y las niñas, jóvenes y pueblos originarios de todo el mundo se levantan en defensa de sus derechos fundamentales, del futuro de sus hijos e hijas y el bienestar de sus comunidades.
Desde Brasil, a las plazas de Tahrir y Taksim para nombrar sólo algunos ejemplos, la ciudadanía está de pie, exigiendo el cambio.
La ciudadanía es agente de cambio. Cualquier esfuerzo para erradicar la pobreza y la desigualdad debe empezar por poner a las personas en el centro del proceso. Durante un mes ciudadanas y ciudadanos se reunirán con propuestas, ideas, soluciones, energía para decir “Que nadie se quede Atrás.”
Creemos que con verdadera voluntad política, podemos cumplir y superar los Objetivos de Desarrollo del Milenio y crear una aún más ambiciosa agenda post-2015 para acabar con la pobreza. Creemos que los ODM y ODS deberían ser el mínimo y no el máximo y afirmamos que los saberes y prácticas ancestrales de las poblaciones en el cuido del planeta y el paradigma de vida deben ser el enfoque en la sustentabilidad.
Lo que el mundo necesita ahora – tanto para la tierra como para sus habitantes – es respeto por las personas y el planeta. Si reconocemos los límites planetarios, si honramos a aquellos que vinieron antes y los que vendrán, si nos aseguramos de que categoría como raza, casta, sexo, orientación sexual, clase no pueden ser utilizado para excluir y marginalizar, si promovemos la igualdad de género y defendemos un gobierno transparente y responsable, si defendemos nuestros derechos. . . . podemos lograr el cambio real, el cambio transformador que el mundo necesite tan urgentemente.
Únete a nosotros, durante el mes global de movilización contra la desigualdad.
MES DE MOVILIZACIÓN
La Movilización por la Justicia Global está organizada por un amplio grupo de organizaciones de la sociedad civil en todo el mundo. .
Durante el Mes de Movilización se reunirán personas que creen que la desigualdad es el principal obstáculo a la prosperidad sostenible para todo el mundo.
El mes de la movilización comienza el 15 de septiembre – Día Internacional de la Democracia y termina el 20 de octubre. En España, se organiza la semana de acción en torno al 17 de octubre.
Momentos clave incluyen 25 de septiembre el Cumbre de la ONU sobre los ODM y Post-2015 y el 17 de octubre Día Internacional de lucha contra la Pobreza y sus causas. Las acciones pueden centrarse en un tema en particular (porejemplo, la Justicia Fiscal, Desigualdad de ingresos o de acceso al

agua y saneamiento) o una serie de temas con un enfoque en acabar con la desigualdad y que nadie se quede atrás. También está prevista una
acción global que une personas y continentes.
ACCIONES

Las acciones pueden ser llevadas a cabo por grupos, colectivos, organizaciones, movimientos e incluso por individuos.
Se está planificando una acción global y en España una serie de acciones en torno al 17 de octubre.
Más información estará disponible en breve.
LOS PROBLEMAS
La desigualdad de ingresos
La desigualdad en ingreso está cada vez más en aumento, junto con el desempleo que se encuentra ya en niveles sorprendentes. Mientras tres mil millones de personas viven con menos de 2,50 de dólar al día, 0,5% de la población mundial posee más del 35% de la riqueza y los 10 personas más ricas del mundo aumentaron en $240 millones su riqueza en 2012.
Para erradicar la pobreza, es esencial abordar las causas de la creciente desigualdad de ingresos. Personas en todo el mundo trabajan en condiciones inhumanas e inseguras, y al mismo tiempo ganan salarios por debajo del nivel mínimo de vida. Exigimos un compromiso internacional y nacional para la implementación del Programa de Trabajo Decente – la creación de empleo, la garantía de los derechos en el trabajo, que se extiende a planes sociales de protección y la promoción del diálogo social.
La protección social es un derecho humano internacionalmente reconocido que los gobiernos nacionales tienen una obligación de cumplir. Se ha demostrado que los sistemas nacionales de protección social son económicamente viables y eficaces en la lucha contra la desigualdad.
Regulación del Sector Privado, Comercio y Justicia Fiscal
Los numerosos hilos ‘venenosos’ – prácticas corporativas destructivas como el acaparamiento de tierras, mega-minería y la privatización de los servicios sociales como la educación, la salud, el saneamiento y el agua – contribuyen a la desigualdad. Exigimos mayor regulación del sector privado, incluyendo normativas que protegen a las comunidades junto con mecanismos de reparación por daños causados.
Hace falta una reforma de las relaciones comerciales para promover la igualdad entre los socios comerciales, y mantener el trato especial y diferenciado para países en vías de desarrollo. Las grandes multinacionales evaden al año unos 160.000 millones de dólares americanos en impuestos que dejan de pagar en los países donde operan, dinero que se podría invertir en la erradicación de la pobreza. Sólo en España, se calcula que el fraude fiscal asciende a los 60.000 millones de euros, correspondientes a grandes empresas y fortunas personales. Los gobiernos deben implementar sistemas progresivos de impuestos (en la práctica y no sólo en el papel) y promover una mayor transparencia financiera para acabar con la impunidad de quienes evaden impuestos.
Reforma de la Arquitectura Financiera Internacional
Los países económicamente poderosos dominan foros y plataformas internacionales y mantienen sistemas y estructuras que aseguran que una gran porción de la riqueza fluya hacia ellos. Hace falta una reforma democrática y en pro de los países en vías de desarrollo incluyendo: una mejor regulación de los bancos, los flujos financieros y las actividades financieras, como el comercio de derivados, una mayor participación los países en desarrollo en las instituciones de Bretton Woods y el establecimiento de un mecanismo para la renegociación de la deuda soberana.
Cambio Climático y Desarrollo Sostenible
El calentamiento global aumenta las desigualdades: ahora afecta a las vidas de millones de personas en todo el mundo en particular a los pequeños productores que luchan por adaptarse a las crecientes temperaturas, la sequía y las inundaciones impredecibles.
Basado en las últimas investigaciones científicas, vamos hacia un mundo donde las temperaturas tendrán un promedio de 4-6 grados superiores a lo actual. Hay que transformar los patrones de consumo y producción para asegurar equidad y acceso sostenible a los recursos que permitirán a todo el mundo a vivir dentro de los límites del planeta. Necesitamos mecanismos para el desarrollo sostenible equitativo, participativo, responsable y transparente.
La violencia y la discriminación contra las mujeres
Las mujeres constituyen la mayoría de las personas que viven en la pobreza, y la violencia contra las mujeres crea y perpetúa la desigualdad. Además, la gran mayoría de los avances en la igualdad de género han beneficiado a las mujeres en las altas esferas de la sociedad. Debemos dirigir nuestra atención a aquellas mujeres que anteriores programas de igualdad de género no ha llegado y establecer políticas que garanticen la igualdad de acceso y oportunidades para todas las mujeres en el empleo, tenencia de la tierra, la educación, la salud, la gobernanza y sexual y servicios de salud reproductiva.
La Paz y Seguridad Humana
En lugar de invertir en las personas, los gobiernos invierten miles de millones en la defensa y la guerra. Las personas que viven en la extrema pobreza es casi siempre quien sufre la mayoría de los conflictos armados.
Para eliminar la desigualdad, el gasto militar debería ser re- canalizado al gasto social y quienes viven en la pobreza deberían tener una voz en las decisiones relacionadas con la guerra y la defensa.
Los derechos humanos son para todxs
Cada vez más gobiernos están tomando decisiones sin la participación de la ciudadanía. La falta de participación, la desigualdad y la pobreza es un círculo vicioso.
Exigimos la participación popular en la toma de decisiones, el acceso a la información, acceso a la justicia para violaciones de derechos humanos
económicos, sociales y culturales así como los civiles y políticos.

Información adicional

Para más detalles sobre los problemas, consulte
Otros datos de referencia en este documento se pueden encontrar en
•”El costo de la desigualdad: cómo la riqueza y los ingresos extremos nos duele a todos” (Oxfam, 18 de enero de 2013)
•Trace la campaña de la Tasa(ChristianAid)

‘Robbing Poor’ ataca de nuevo #QueVivaRobbingPoor

Noticia publicada por: Blog El País 3500 millones

 

Hoy vamos a hablar del nuevo ídolo de los gobiernos europeos: Robbing Poor. Su objetivo: “quitárselo a los pobres para dárselo a los ricos”. Unos pocos no pagan impuestos y los demás ven cómo se esfuman sus derechos sociales básicos.

España es uno de los países europeos con los tipos impositivos máximos más elevados -52% en IRPF, 21% en IVA y 30% en sociedades-, pero también uno de los que menos recauda de toda Europa: casi 7,5 puntos menos del PIB que la media de la Europa de los 27.

¿Por qué? Porque en España existe y se tolera un enorme fraude fiscal. Concretamente, una cifra en torno a los 90.000 millones de euros, que corresponden en su mayoría a las grandes empresas y fortunas personales (entre las dos, unos 60.000 millones de euros, o algo más que todos los recortes del gasto público realizados 2012 y 2013)

La sombra de Robbing Poor acecha. Las cargas impositivas injustas a las rentas medias y bajas conviven con los recortes y con una ineficiente redistribución de la riqueza:  “quitárselo a los pobres para dárselo a los ricos”.

En vez de adaptar las autoridades tributarias a las nuevas necesidades y a las sofisticadas formas de defraudar, el Gobierno mantiene en Hacienda la misma plantilla de hace 20 años. Las agencias tributarias de Francia, Alemania, los Países Bajos y el Reino Unido tienen un personal por habitante que dobla al de España. Hacienda se limita a perseguir el delito fiscal pequeño y no va al núcleo duro de la defraudación: “que paguen los pobres y no los ricos”

Robbing Poor ayuda a las grandes fortunas y empresas a defraudar a Hacienda. Se tolera la evasión fiscal y se reduce la carga impositiva a través de los resquicios legales de una legislación permisiva. Prácticamente el 100% de las empresas del Ibex 35 tienen fondos en paraísos fiscales y no se arbitran medidas para evitar el daño que producen.

Robbing Poor tiene amistades en lugares importantes: la nueva redacción del art. 305 del Código Penal de 2012 establece que quien ha cometido un delito fiscal por encima de los 600.000 euros (desde una organización criminal o desde paraísos fiscales, por ejemplo) puede regularizar su deuda. Así reducirá su pena y tendrá una multa que puede no superar el 25% de lo defraudado. Si no es reincidente ni siquiera irá a la cárcel. Ahora bien, si el fraude es menor de 120.000 euros, no es delito y lo mínimo que va a pagar es una multa del 40%.

La evasión y la elusión fiscal provocan hambre, pobreza, desigualdad y exclusión.

A Robbing Poor no le perturban las políticas de desahucios, los recortes en sanidad, educación, becas, dependencia, ayudas sociales y ayuda al desarrollo. Tampoco la vulneración de los derechos económicos, sociales, culturales y laborales, garantes de la redistribución de la riqueza y del Estado de bienestar.

“Que paguen los pobres y no los ricos” ¡hay que evitar la justicia fiscal!


¿Un pacto Andaluz por la #Solidaridad y la #Cooperación?

La Coordinadora Andaluza de ONG para el Desarrollo (CAONGD) propone a ciudadanía y a los partidos políticos la firma del Pacto Andaluz por la Solidaridad y la Cooperación, como una forma de consolidar una política pública de cooperación internacional para el desarrollo integrada de forma coherente con el resto de políticas sociales, con el objeto de mantenerla vigente en las agendas y presente en los presupuestos de las administraciones públicas andaluzas.

El lanzamiento del pacto incluye la invitación a colectivos sociales andaluces y a la ciudadanía (en este caso, a través de una petición en Change.org) para adherirse a la propuesta. El objetivo es firmar el documento en el mes de junio en el marco del ‘Pacto por Andalucía’.

La iniciativa incluye medidas como:

  1. Apuesta por una cooperación internacional andaluza que se base en un modelo de desarrollo centrado en las personas y comprometido en la lucha contra la pobreza, la injusticia social y la desigualdad. Esta labor debe hacerse desde un enfoque de gestión desde lo público y con la prioridad de dar cobertura a los Derechos Sociales Básicos.
  2. Impulso significativo de la educación para el desarrollo, como concreción de la apuesta por la construcción de una ciudadanía global crítica, trabajando conjuntamente con las ONGD y el conjunto de los movimientos sociales.
  3. La política andaluza de cooperación internacional para el desarrollo debe consolidarse, de forma integrada, permanente y normalizada, como una más de las políticas públicas sociales que expresa la solidaridad entre el pueblo andaluz y otros pueblos.
  4. Refuerzo del consenso entre los partidos políticos y el diálogo e interlocución permanente con todos los agentes sociales y, de forma especial, con las ONGD.
  5. Apuesta por una gestión de la cooperación en la que exista un papel destacado para las ONGD, tanto en la participación en el diseño de políticas, como en la ejecución de las mismas.
  6. Esta política pública debe ser transparente para la ciudadanía y dotarse de instrumentos eficaces y verdaderamente activos en la rendición de cuentas ante los órganos de consulta y control de la acción política —como el Consejo Andaluz de Cooperación o el Parlamento Autonómico— y ante la propia sociedad andaluza.
  7. Las administraciones públicas andaluzas deben renovar su compromiso con alcanzar el horizonte de al menos el 0’7% de sus respectivos presupuestos, corrigiendo los graves retrocesos acumulados en los años recientes.

Como sustento del pacto, la CAONGD propone una serie de argumentos:

  1. En primer lugar, y desde una perspectiva ética, el hecho de que la cooperación al desarrollo defiende la justicia social y los derechos humanosdesde una perspectiva global.
  2. También destaca que la cooperación al desarrollo es un compromiso político en Andalucía, recogido como uno de los objetivos básicos de la comunidad autónoma en el Estatuto de Autonomía, desarrollado en la Ley Andaluza de Cooperación y las herramientas que la complementan y refrendado por los partidos en pactos previos (1998 y 2004).
  3. Por otra parte, resalta los resultados positivos de la cooperación al desarrollo desde Andalucía, con millones de personas que mejoran sus condiciones de vida (respecto a derechos fundamentales como el acceso al agua, a la alimentación, la atención sanitaria o la educación) en 70 países del mundo con una inversión reducida (dato de 2011); y la pérdida que supondría que se diluyera la experiencia de más de tres décadas de las ONGD andaluzas.
  4. Finalmente, recuerda el respaldo de la ciudadanía a la cooperación al desarrollo, con cifras como el número de personas socias (+350.000) y voluntarias (+7.000) de las ONGD andaluzas (dato de 2011).