Archivo de la etiqueta: África

Julio, mes de la infancia y la juventud #EYD2015 #AED2015 #FFD3

Marta Burgo Arregui

Campaña África cuestión de vida, cuestión debida. REDES.

Cuando los líderes mundiales firmaron la Convención sobre los Derechos del Niño, hace 25 años, prometieron garantizar a todos los niños y niñas el derecho a la vida, la educación y la salud, a recibir un trato equitativo y a ser escuchados. ¿Han cumplido sus promesas? Nelson Mandela dijo: “Nada muestra mejor el alma de una sociedad que la manera en que trata a sus hijos”. ¿Pueden esperar un futuro mejor los niños y las niñas de hoy? ¿Y los de mañana?

Según UNICEF la mortalidad entre los niños menores de 5 años se ha reducido más de un 50% y el peso inferior al normal y la desnutrición crónica ha disminuido un 42% y un 41%, respectivamente. Su informe ‘Progreso para la Infancia: Más allá de las estadísticas’ evidencia que aún hay cerca de 6 millones de niños menores de cinco años que mueren cada año y 58 millones de pequeños que no asisten a la escuela primaria.

Las estadísticas de los ODMs demuestran un profundo grado de inequidad a nivel mundial, con África Subsahariana llevándose la peor parte en la mayoría de los indicadores, especialmente en relación con la infancia y la juventud. Millones de niños y niñas no tienen acceso a servicios básicos como agua potable, atención médica o educación. No tienen posibilidad de crecer, aprender jugar y sentirse seguros. Unos viven en grandes ciudades y otros en zonas rurales pero todos tienen una característica común. Son niños y niñas invisibles. Desde REDES, la Red de Entidades para el Desarrollo Solidario[1], mantenemos nuestro compromiso firme en 38 países del África Subsahariana con una especial atención a la infancia con necesidades especiales, con discapacidades, en riesgo de exclusión social, huérfanos, niños y niñas de la calle que vienen de conflictos armados y entornos violentos, con programas de acogida y reinserción.

Esa es nuestra tragedia: saber de la existencia de menores vulnerables, pero invisibles, saber que esa especie de ángeles sucios nos acompañan continuamente pero que los hemos decido ignorar. El resto es comprender el riesgo como oportunidad. Hay millones de niños y niñas que ha podido enfrentar las situaciones de riesgo en las que viven y han salido victoriosos gracias a la presencia oportuna de personas e instituciones que han sabido hacerse cercanas. El maltrato, el abuso, la negligencia son problemas, todos ellos versiones distintas y complejas del problema: la injusticia. [2]

En 2013 el Africa  Child policy Forum publicó “Africa’s Children and the Post-2015 Development Agenda[3]” con el objetivo de llamar la atención sobre la importancia de poner  a los  niños y su seguridad en el centro de los programas para el desarrollo actual y futuro de África. Por eso propone un marco para la acción que identifica prioridades para garantizar que el bienestar y los derechos de los niños de África están protegidos, promovidos y cumplidos en la agenda de desarrollo post- 2015. Si bien es evidente y prometedor el crecimiento económico que vive actualmente el continente africano, éste debe ir acompañado de mejoras sociales, de mejores políticas de desarrollo, y de un reparto equitativo y justo de su riqueza.

En 2014 y coincidiendo con el 25 Aniversario de la adopción de la Carta Africana sobre los Derechos y el Bienestar del Niños, publicaba otro informe[4] sobre la violencia contra los niños y niñas en África que concluye con una serie de recomendaciones a los gobiernos para que promuevan estrategias, incluyendo medidas legales y medios para implementarlas. El informe subraya que la pobreza es la mayor fuente de sufrimiento y la principal causa de estas situaciones de violencia, señalamos algunas:

  • Según la OIT, 200 millones de niños trabajan forzados en el mundo y 48 millones los hacen en África Subsahariana.
  • Las formas más corrientes de esclavitud estricta de menores en África son la explotación sexual comercial, los trabajos en minas y en explotaciones agrícolas (cacao y caña de azúcar), servicio doméstico u otros tipos de trabajo forzoso.
  • Según Oxfamcientos de miles de niños son comprados a sus padres por una miseria, e incluso robados, con el propósito de trasladarles a las plantaciones de Costa de Marfil y esclavizarles. Son niños que provienen de Mali, Togo o Burkina Faso, cuyos padres malviven en la indigencia y son engañados con la esperanza de que sus hijos puedan enviar algo de lo que ganan desde la plantación. Suele tratarse de niños de entre 11 y 16 años, que son obligados a trabajar entre 80 y 100 horas a la semana.
  • Según la Unión Africana más de 30 millones de niños en edad escolar no asisten a la escuela.
  • La desnutrición infantil sigue siendo la mayor causa de la muerte de los niños africanos. La mitad de los niños menores de cinco años mueren a causa de una alimentación deficiente según la OMS.
  • De los 25 países del mundo con tasas más altas de mortalidad infantil 12 son países africanos ricos en recursos naturales.

Infancia desplazada

Chad_InfanciaSegún el último informe de Entreculturas[5], actualmente en África se identifican 8 conflictos armados que han provocado hasta ahora el desplazamiento forzoso de más de 14 millones de personas. Tan solo en Sudán del Sur, más de un millón de niños y niñas no han conocido otra realidad que la de las zonas de desplazamiento y los campos de refugiados.

  • Según Save the Children más de 100000 niños y niñas están expuestos a sufrir abusos sexuales, a ser reclutados por grupos armados y a sufrir hambrunas y enfermedades en República Centroafricana.
  • Unos 800.000 niños se han visto obligados a huir ante la violencia de Boko Haram, según Unicef. Miles de menores han huido en las últimas semanas de Burundi.
  •  3 millones de niñas en África, están expuestas cada año a la mutilación genital..
  • Cada año, unas 15 millones de niñas alrededor de todo el mundo son obligadas a casarse sin poder opinar sobre ello. En 2011, el 42% vivía en el oeste de África.

El reconocimiento por parte de la sociedad de la existencia de tal violencia es el punto de partida indispensable. Los más vulnerables necesitan de una protección adicional para garantizar su bienestar y sus derechos.

[1] REDES es una agrupación de 54 entidades dedicadas a la Cooperación al Desarrollo. Constituye una de las agrupaciones de ONGD de España con mayor presencia y trabajo en África Subsahariana.

[2] REDES. Comprometidos con África. http://www.africacuestiondevida.org/old_spip_files/IMG/pdf/ComprometidosconAfrica.pdf

[3] https://app.box.com/s/uvjf593p2cah6s3hamug

[4] The African Report on Violence Against Children.  https://app.box.com/s/iclv9c70sigmceyl30ym

[5] Derecho a jugar y aprender sin jugarse la vida. El impacto de los conflictos en la educación de niños y niñas. https://www.entreculturas.org/es/noticias/por-los-derechos-de-los-ni-os-y-ni-refugiados#sthash.Gx7tDi3r.dpuf

 

Anuncios

Feliz Día de #África 2015 #action2015

El 25 de Mayo se celebra el Día de África, que conmemora el aniversario de la creación de la Organización para la Unión Africana (OUA) fundada el 25 de mayo de 1963 con el objetivo de promover la unidad y la solidaridad de los Estados Africanos y acabar con el colonialismo en el continente.  Para la Campaña “África cuestión de vida, cuestión debida”  es urgente que la sociedad africana tenga más capacidad de denuncia y de generación de iniciativas sociales, legislativas; y sobre todo de participar y decidir sobre los proyectos de explotación de sus recursos naturales desde el inicio. El Consentimiento Previo, Libre e Informado (CPLI) es imprescindible.

Es absolutamente necesario que estos países encuentren las oportunidades y los horizontes que ahora no encuentran, y quedando buena parte de su población condenada a una vida infrahumana sin dignidad material ni personal. Para ello, es condición necesaria que puedan disfrutar de sus propias riquezas tal y como tienen derecho y que no se expolien sus recursos no sólo los minerales e hidrocarburos, sino sus tierras, riqueza forestal o  riqueza pesquera.

Recordamos que sus materias primas son clave para nuestras políticas de seguridad energética y económica. África tiene un 20% de las reservas de uranio, un 90% de cobalto, un 40% de platino, un 65% de manganeso, entre un 6 y un 8% de las reservas de petróleo y un 50% del oro y diamantes. Es necesario cambiar nuestro modelo de consumo y producción porque sus mecanismos generan expolio.

El día de África se ha convertido en un símbolo de la lucha de todo el continente africano para generar su propio desarrollo y progreso económico y de celebración de la diversidad de las culturas africanas. Las organizaciones de REDES a través de la Campaña queremos celebrar este día por todo lo alto, por eso hemos hecho este vídeo que recoge nuestro  mensaje y lo más importante que es escuchar a los africanos y africanas.

En toda España la Campaña  y las organizaciones de REDES están celebrando el Día de África,  estamos informando de todo a través del Facebook del Campaña.

https://www.youtube.com/watch?v=dTT7zfL2ik0


Robar alimentos a quienes pasan hambre #StopAcaparamiento

Entrada por Carlota Jimenez de Andrade y Arantxa Freire

Las ONGs occidentales hemos cambiado. Luchar contra la pobreza no significa sólo atacar las consecuencias de la pobreza y repartir alimentos sino denunciar las causas que la provocan.

Una de ellas es el fenómeno del acaparamiento de tierras por parte de empresas extranjeras, también conocido en inglés como “land grabbing”. Esto es la compra de grandes extensiones de tierra para monocultivos que se destinan a la exportación o para la producción de agrocombustibles.

En la mayoría de los casos se están transfiriendo tierras destinadas al cultivo de alimentos, lo cual pone en peligro la ya debilitada capacidad de la población campesina para producir su comida.

¿Qué es el acaparamiento?

La riqueza de los países occidentales en los últimos siglos fue posible, en parte, agracia a la colonización de África. Doscientos años después, vivimos una nueva colonización de las tierras, ya no bajo regímenes políticos explotadores sino bajo el imperio de las transnacionales.

Se trata de empresas que invierten vendiendo “desarrollo” cuando en la mayor parte de los casos producen justo lo contario: desplazamiento de poblaciones campesinas forzado de sus tierras de cultivo, la imposibilidad de acceder a tierras, cambios en los precios de los alimentos de mercados locales, erosión de sus medios de vida, etc.

Desde al año 2000 la compra masiva de tierras ha supuesto la compraventa de 83,2 millones de hectáreas, lo que supone un 1,7% de la tierra cultivable sobre el planeta. En su mayor parte estas transacciones se han realizado a partir del 2008, cuando se disparó el precio de las materias primas, que no olvidemos, cotizan en bolsa.

El caso de Agrogeba

Agrogeba es una compañía agrícola española que llegó a la región de Sare Djae y Tchutcho, en Guinea Bissau en 2010 para cultivar arroz local y venderlo a precios bajos. Todo suena muy apropiado en un país donde 2/3 de la población sufren hambre crónica. El problema es que, según la población local, la llegada de la empresa española sólo ha creado más hambre, enfermedades y peores condiciones de vida para las mujeres que antes cultivaban esas tierras. 600 personas fueron expulsadas de sus tierras sin previo aviso.

Sin título

Según la empresa, todo es perfectamente legal. La tierra es propiedad del Estado y las negociaciones se realizaron en 2010 con el primer ministro de Guinea (ahora exiliado y cesado). El informe realizado por Alianza por la Solidaridad e Intermon Oxfam “Marca España: inversiones que generan pobreza” explica que la autoridad local recibe periódicos pagos por parte de la empresa para mantener la situación de ocupación.

Lo que sí está demostrado es que la empresa no ha cumplido sus promesas sociales: la construcción de una escuela, entrega de máquinas para el cultivo a los habitantes de la región o, lo que es más grave, la comercialización del arroz a un precio más bajo que el arroz importado.  Ante ello se limita a alegar falta de beneficios.

Las condiciones laborales por su parte son más que cuestionables, porque a los trabajadores no se les hace contrato y muchas veces se les sustituye el salario por arroz. Las familias han tenido que eliminar una de las 3 comidas diarias que hacían tras la llegada de Agrogeba. Vemos como mientras los inversores consideran la tierra como una forma de invertir, para los africanos es muchas veces su única fuente de alimento y de vida.

¿Cómo se para esto?

“En primer lugar es necesario  introducir la perspectiva de coherencia de políticas en las inversiones en África. Las embajadas y las Cámaras de Comercio no pueden hacer la vista gorda antes los impactos sociales y ambientales de nuestras empresas aunque esto les de beneficios”, explica Almudena Moreno, responsable de la campaña de Inversiones Responsables en Alianza por la Solidaridad.

Además es necesario seguir trabajando en los países en Leyes de Tierras que promuevan en consentimiento de las comunidades afectadas antes de ceder las tierras a manos extranjeras. Y que se cumplan. Por otro lado, los tratados internacionales que afectan a las inversiones de empresas en adquisición de tierras deben contar con medidas punitivas en caso de vulneración de derechos, porque son, hasta ahora con lo que se cuenta es con directrices voluntarias.

La rentabilidad de estas empresas la pagan los afectados. “La hipocresía de la comunidad internacional me enfurece”, comenta Lazaro Bustince, director de la Fundación Sur. “Todas estas charlas de derechos humanos, constituciones, respeto  se convierten en hipocresía. Están hablando de derechos humanos cuando los esclavizan y empobrecen. La gente no es pobre, se la empobrece. La gente no es esclava, se la esclaviza”.

Frente a la especulación sobre los precios y el acaparamiento de alimentos fomentados por las empresas transnacionales de la alimentación y los fondos de inversión, movimientos como Vía Campesina defienden que el sistema agroecológico de producción de alimentos a pequeña escala es el que da la mejor respuesta a las demandas del presente y del futuro

Desde las ONG debemos trabajar para acercar estas problemáticas a la ciudadanía, para impulsarla a ser motor de cambio y acompañarla en ese camino. Pues también las ONG necesitan de una sociedad civil activa que exija a sus representantes políticos el cumplimiento de sus compromisos internacionales, los derechos humanos a nivel global y un mundo más justo, más solidario e inclusivo.

Organizaciones como Alianza por la Solidaridad, Amigos de la tierra, Ecologistas en Acción, Veterinarios sin Fronteras o Intermon Oxfam fomentan campañas de lucha contra el acaparamiento de tierras y recogen testimonios de las atrocidades que se están cometiendo.

Ser rentable es el objetivo principal de las empresas. Lo que no podemos permitir, como sociedad, es que el enriquecimiento de unos sea a costa de la pérdida de los derechos de otros.

#Stopacaparamiento: por unas inversiones responsables que no generen hambre y pobreza


ÉBOLA: Demasiada muerte para tan poca acción #SomosCooperantes

La actual epidemia de ébola está suponiendo un reto a todos los niveles. La sociedad civil de los países afectados, los ministerios de salud y las ONG estamos trabajando juntos para tratar de ponerle freno. Y no está siendo nada fácil.

Los sistemas de salud de Guinea, Liberia y Sierra Leona son muy débiles y con sus precarios medios y recursos apenas llegaban ya a cubrir las necesidades más básicas de la población. Ahora están completamente colapsados. El número de centros y profesionales sanitarios es insuficiente, sus equipamientos y servicios de transporte son casi testimoniales. Estamos hablando de centros que muchas veces no tienen ni agua ni luz, de una ratio dos médicos por cada 100.000 habitantes, de hacer frente a una epidemia sin precedentes en la historia. Muchas personas de los lugares afectados están siendo todo un ejemplo de valor y principios, de humanidad y solidaridad. Pero solos no pueden.

equipo MDM

(C) Médicos del Mundo

Para poder parar la epidemia hacen falta materiales, fondos, personal cualificado y sobre todo un verdadero compromiso de la comunidad internacional ante el enorme problema de salud pública al que estamos haciendo frente. Y no se puede esperar más.

No sólo hemos sufrido recortes drásticos en los fondos de Cooperación al Desarrollo, que son los que contribuyen a mejorar a largo plazo las condiciones de vida de las poblaciones en los países empobrecidos, si no que parece que estas personas tampoco son prioritarias ni en situaciones de vulnerabilidad extrema. Una emergencia, además, que nos concierne a todos y todas porque es un problema de salud pública de talla mundial. Blindar nuestras fronteras y proteger nuestra sociedad de bienestar no es la solución. Es necesario poner los medios necesarios aquí y ahora.

Pino González

Coordinadora del proyecto de emergencia de Médicos del Mundo en Sierra Leona


Día de África: dependencia y compromiso

En el día de África queremos recordar la dependencia y el compromiso ineludible que tenemos con el continente africano.

Comprender la vinculación entre los lugares de consumo y los lugares de explotación,  es fundamental para tomar decisiones políticas y sociales coherentes y justas con los pueblos africanos. ¿De dónde viene tu móvil? ¿Tu ropa? ¿Tu lata de refresco?…¿Y a dónde va?¿te lo has preguntado?

Más allá de los alimentos frescos, nuestros patrones de consumo nos “conectan” diariamente con el continente africano. Desde los empastes que tapan las caries de nuestros dientes hasta la lata de conservas guardada en el armario,  pasando, por supuesto, por el ordenador, la televisión y el teléfono móvil, nuestra vida “depende” de África.

Se estima que África alberga un 30% de las reservas mundiales de minerales, en el caso del platino, el uranio, los diamantes y el oro las estimaciones superan el 50%. Unos 30 países de África subsahariana son significativamente ricos en recursos naturales (RRNN)[1], contando entre ellos a importantes productores de petróleo como Guinea Ecuatorial o Nigeria, de bauxita (con la que se fabrica el aluminio) como Guinea Conakry, o de Coltán (esencial para la mecánica de las telecomunicaciones) como República Democrática del Congo.Mientras la Unión Europea solo produce el 3% mundial de los metales minerales, su dependencia de África Subsahariana es vital importancia.

Además de los minerales estratégicos, los hidrocarburos (petróleo y gas natural) son la matriz del sistema de desarrollo, producción y consumo del sistema económico de nuestro planeta. España importa prácticamente el 100% del gas y el petróleo que consume. Las importaciones de gas y petróleo de Nigeria son muy significativas (en 2012 representaron, respectivamente, el 11 y el 14% del total. Encender la luz, abrir el grifo del agua caliente, el asfalto por el que caminamos, el barniz del mueble, las ceras con las que pintan en el colegio los niños, el detergente que lava nuestra ropa, los alimentos congelados (se utiliza una parafina derivada del petróleo para la mejor conservación)… Toda nuestra vida cotidiana está “impregnada” de un poco de África.

Pero no sólo se trata de aquello que compramos y usamos, sino que, por desgracia, países como Zimbabue o Ghana son también parte de nuestro día a día cuando lo tiramos o reciclamos. El barrio de Agbogbloshie, en Accra (Ghana), se ha convertido en un inmenso cementerio de aparatos electrónicos desechados en el Primer Mundo al que acuden a diario miles de jóvenes y niños que buscan algo vendible, como cobre y aluminio. Cada año se generan uno 50 millones de toneladas de basura electrónica (e-waste) en el mundo. Y mucha acaba en los países africanos[2].

Una riqueza natural acompañada de pobreza social

Pese a la riqueza de sus RRNN y al valor fundamental que tienen para nuestro consumo y para el mercado internacional (que se refleja en significativos aumentos de sus tasas de PIB anual), el 50% de las personas del continente africano viven por debajo del umbral de la pobreza. El PIB de Guinea Ecuatorial, por ejemplo, creció entre 2000 y 2011 una media del 16,9% y sus ingresos per cápita aumentaron, sin embargo  se sitúa en el puesto 136 del IDH del PNUD; el 75% de la población vive con menos de dos dólares diarios, la esperanza de vida apenas supera los 51 años y tiene una alta tasa de mortalidad infantil.

África subsahariana es una de las fuentes principales de materias primas en las que se basa nuestro crecimiento y estilo de vida (tecnología, petróleo, envases…), sin embargo, los empleos generados por la industria de los hidrocarburos son muy escasos, las zonas de extracción de coltán viven un permanente conflicto bélico, las explotaciones de minerales estratégicos están acompañadas de graves consecuencias medioambientales para las poblaciones colindantes. Según los datos del PNUD (Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo) de los 40 países con menor Índice de Desarrollo Humano, 34 son africanos.

Esta problemática tiene un denominador común: un sistema de explotación de los recursos en beneficio exclusivo de una minoría. ¿Y cómo funciona?  Lo hemos intentado recoger en el estudio: La Explotación de los recursos naturales en África Subsahariana: la industria extractiva, que os invitamos a leer detenidamente.

Hoy, 25 de mayo, Día de África, queremos compartir, algo que para la Campaña es fundamental,  los testimonios de personas que saben mucho de esto: los africanos y africana. En este día queremos tener un gesto con los que nos han acompañado, que nos han guiado, aconsejado, abierto los ojos, pero sobre todo nos han conmovido con sus palabras. Son ellos y ellas los que han conseguido llegar a la gente son sus frases, con sus mensajes sencillos, desde la humildad de su experiencia personal, eso es lo que toca el corazón; y por supuesto complementa al análisis, la investigación y la reflexión. Son testimonios sencillos, pero cargados de mensaje e información, que hemos recogido en este video, un símbolo para los que nos ha acompañado, y han hablado desde la libertad, por los que están allí, y quizás no pueden hacerlo. Tan sencillo como una de las frases de dice en el video Yvon Pamba: Yo soy el dueño del árbol, pero tú fabricas las ruedas de caucho, y me lo vendes más caro..¡Y yo soy el dueño !

Detrás de sus testimonios están algunas de las respuestas a esas preguntas ¿de dónde vienen muchos de los productos que consumimos? Para que nosotros vivamos así ¿allí tienen que vivir así?

Marta Burgo- Campaña África cuestión de vida.

 

[1]Se considera que un país es rico en RRNN cuando éstos representan un porcentaje significativo de sus exportaciones y de los ingresos estatales (Estudio “Explotación de los recursos naturales en África: la industria extractiva”, REDES 2013).

[2] http://www.guinguinbali.com/index.php?lang=es&mod=news&cat=2&id=1386


África: un continente rico y expoliado #RiquezaqueEmpobrece

De los 54 países de África, 23 de ellos están entre los 26 países con menor Índice de Desarrollo Humano. Entre esos 23 países están algunos de los más “ricos” del mundo en materiales primas y minerales

En una de las sesiones de reflexión sobre la nueva temática de la campaña “África cuestión de vida, cuestión debida”, unos de los participantes exclamó: lo que le faltaba a este país (refiriéndose a un país africano) es que encontraran petróleo…la “maldición de los recursos”. El argumento no puede ser tan simple, aunque la cruda realidad es que esa riqueza, su riqueza, les empobrece #RiquezaqueEmpobrece. Sin embargo, esa afirmación tan simple nos facilitó la labor y nos hizo afirmarnos en la necesidad de seguir trabajando por tres cosas:

1. Acabar con la imagen negativa de África- guerras, hambres, pobreza, en este caso “la maldición de los recursos”.

2. Contribuir a que las poblaciones africanas logren beneficiarse de sus Recursos Naturales (RRNN) para mejorar su calidad de vida. Porque una vez más es cuestión de vida, y debida; porque entendemos que el expolio de los RRNN es una de las causas y consecuencias del círculo de la pobreza, es una cuestión de justicia.

3. Aportar claves para que la explotación de los RRNN deje de ser un Expolio. Queremos hacer un análisis que demuestre que estas malas prácticas son la causa por ejemplo de la falta de acceso a los Servicios Sociales Básicos, de las migraciones forzosas, conflictos bélicos, violaciones de los derechos humanos, impactos medioambientales, crisis alimentarias..Queremos aportar herramientas para que esta situación cambie. Para empezar, asumiendo que la responsabilidad pasa por todos y todas y por distintos niveles: los gobiernos, las empresas y nosotros/as como consumidores de los productos derivados de estos recursos naturales. Todos y todas tenemos la capacidad de contribuir a garantizar una explotación de los RRNN africanos beneficiosa para ellos.

¿De qué riqueza hablamos?

África subsahariana detenta, en porcentajes mundiales, aproximados, un 20% de las reservas de uranio, un 90% de cobalto, un 40% de platino, un 65% de manganeso, entre un 6 y un 8% de las reservas de petróleo y un 50% del oro y diamantes que son objeto de comercio internacional, además de volúmenes importantes de otros minerales, materias primas y recursos hidroeléctricos.

¿En qué se traduce esta riqueza? Los retos que conlleva la gestión de los recursos naturales tienen un fiel reflejo en la actual situación de varios países de África subsahariana. En  Sierra Leona, Liberia y RDC dichos recursos han sido un factor decisivo en la prolongación de sus respectivos conflictos. En Liberia (13 millones de habitantes, 14 años de guerra, más de 250.000 muertos) y en RDC (58 millones de habitantes, dos guerras sucesivas desde 1996 y, desde 1998, alrededor de tres millones y medio de personas muertas a consecuencia del conflicto).

Los bosques del África subsahariana cubren 582 millones de hectáreas y son ricos en biodiversidad. Los bosques húmedos africanos representan el 45% de la biodiversidad mundial, eliminan 630 kilos de carbono por hectáreas y año y contienen unas 12000 especies de plantas, de las que entre 6400 y 7500 son endémicas.

¿En qué se traduce? La pérdida económica causada por la deforestación y el uso agrícola abusivo se ha calculado en unos 42000 millones de dólares anuales, siendo África el continente más afectado. En Costa de Marfil sólo sobrevive el 20% del bosque, Ghana y Madagascar han perdido el 90%; en Malaui desaparecen 80000 hectáreas al año, en la cuenta del río Congo la deforestación alcanza el 0,7% cada año.

En muchas zonas del África subsahariana y Asia meridional, el consumo de pescado por parte de esas poblaciones sigue siendo muy bajo y no se benefician de las contribuciones cada vez mayores que realizan la pesca y la acuicultura en otros lugares.

¿En qué se traduce? Mozambique ha denunciado que perdió 70 millones de dólares en 2012 debido a la pesca ilegal de atún y camarones que practican los buques extranjeros en sus costas.  Compañías pesqueras controladas principalmente por armadores gallegos capturan siete de cada 10 merluzas que se pescan en Namibia.

África también exporta cereales, cacao, algodón, maní, aceite de palma, café a todo el mundo; con enormes extensiones de tierras sin cultivar listas para producir alimentos. Los países del Norte, preocupados por su demanda interna de alimentos se han embarcado en el fenómeno de acaparamiento de tierras, comprando millones de hectáreas a lo largo y ancho del continente. ¿Y la seguridad alimentaria de África? 217 millones de personas padecen hambre crónica; no tienen acceso a sus propios alimentos; que ellos generan, y nosotros aquí consumimos.

ESTO SÍ ES MUY SENCILLO:

¿Qué es “expoliar”? “Expoliar es la acción de despojar con injusticia o con violencia”.

– Cuando los beneficios de la extracción de los recursos naturales de África van a parar a manos de unos pocos o pequeña élites que controlan el poder y usan esos beneficios para el provecho personal y no para el bienestar colectivo, es INJUSTO y, por tanto, expolio.

– Cuando se utiliza la violencia física para aprovechar los beneficios de la extracción de recursos es expolio.

– Cuando se incumplen las leyes internacionales o se falta a los derechos humanos en la extracción de los recursos, es expolio.

De todo esto estaremos hablando el próximo 16 de octubre a las 19 h de la tarde, en el marco de la Semana de la Lucha contra la pobreza, en la Universidad Pontificia de Comillas, acompañados por Jesús García Luengos, Investigador especializado en las áreas de derechos humanos, la gobernanza, los recursos naturales y las industrias extractivas, y Jean Baptiste Mighari Kambale, religioso congoleño.

 

Si no revierte, si es injusto, si media violencia… ¡ES EXPOLIO!

 Marta Burgo, Campaña  África cuestión de vida, cuestión debida-. Más información: info@africacuestiondevida.org.


La desertificación sigue intensificando las hambrunas y los conflictos #Rioplus20

Con motivo del día mundial de lucha contra la desertificación (17 de junio) y a tan sólo tres días del inicio de la Cumbre Río+20, la Secretaría de Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación ha pedido que la declaración final incluya la gestión sostenible de la tierra como elemento fundamental para poder avanzar en la lucha contra la pobreza.

Su secretario ejecutivo, Luc Gnacadja, pedía compromisos para 2030 con un tasa cero de avance de la degradación de la tierra, tasa cero de degradación de los bosques, así como políticas de prevención de las sequías y mitigación de sus efectos para 2020.

Si no hay compromisos con un uso sostenible de la tierra por y para todos y todas, estaremos abocados a las ya conocidas hambrunas, como la que se está produciendo en el Sahel, y a la proliferación de conflictos. Sin embargo, la declaración final que está encima de la mesa sigue siendo bastante decepcionante en la luchar contra desertificación y no incluye compromisos políticos fuertes en esta línea.

La pérdida de tierra fértil afecta a más de 1.500 millones de personas que viven en condiciones de pobreza y dependen directamente de los ecosistemas para satisfacer sus necesidades básicas. África con el 45% de su territorio amenazado por la desertificación es el continente más afectado y en 2025 podría perder hasta 2/3 de sus tierras de cultivo con el consecuente problema de inseguridad alimentaria.

“El suelo está muy debilitado. Ahora la producción es menor que antes y ya no llega para alimentar a toda la familia. Además, cada año está todo más seco” señala Mamadou, alcalde de Karcia (provincia de Kolda, la región más pobre de Senegal), en el documental “Tukki, la huella ambiental” que aborda la problemática de las migraciones ambientales ante el agotamiento de los recursos naturales. Las previsiones para 2020 hablan de 60 millones de desplazados en el África subsahariana y 135 millones en todo el mundo por este fenómeno.

Cada año 12 millones de hectáreas de tierra se transforman en desierto en las regiones áridas, debido a las sequías y la degradación de la tierra. Esta superficie podría llegar a producir hasta 20 millones de toneladas de cereales anuales que contribuirían a garantizar la seguridad alimentaria de las poblaciones que viven en las tierras secas.

Son necesarios compromisos políticos urgentes en el ámbito internacional para frenar la pérdida de suelo fértil y asegurar las necesidades de alimentación de millones de personas, especialmente en el continente africano.

Las soluciones deben pasar por técnicas de gestión sostenible de la tierra como la reforestación con especies autóctonas y la agroforestería, que ya han contribuido a recuperar más de seis millones de hectáreas en el continente africano. A través de la agroforestería y la agricultura a pequeña escala podrían recuperarse más de 1.500 millones de hectáreas a nivel mundial.

 Por Arantxa García, de Fundación IPADE