Archivo de la etiqueta: Cooperación Descentralizada

¿Es inocua nuestra alimentación?

La Organización Mundial de la Salud ha elegido como tema del Día Mundial de la Salud 2015 la inocuidad de los alimentos. En la presentación del DMS se explica que los alimentos que contienen bacterias, virus, parásitos o sustancias químicas nocivas causan más de 200 enfermedades diferentes y son responsables de unos 2 millones de muertes cada año.

La inocuidad de los alimentos así entendida, en su sentido estricto, es un tema muy relevante de salud pública. Todavía tenemos en la memoria algunas crisis impactantes, como la del aceite de colza deCartel OMS_alimentos inocuossnaturalizado, la de las vacas locas o la de los pepinos en Alemania hace poco más de tres años. En cada caso se produjeron muertes y mucho sufrimiento asociado a esas situaciones de falta de inocuidad de los alimentos.

La OMS apunta a la “cada vez más evidente necesidad de reforzar los sistemas que velan por la inocuidad de los alimentos en todos los países”, por lo que el Día Mundial de la Salud 2015 se orienta a “fomentar medidas destinadas a mejorar la inocuidad de los alimentos a lo largo de toda la cadena, desde la granja hasta el plato”. Pero, ¿qué ocurre después del plato? ¿Es suficiente con garantizar que los alimentos que llegan al plato no contienen bacterias, virus, parásitos o sustancias químicas nocivas?

Sería conveniente tener una visión más amplia de la inocuidad de los alimentos. Si seguimos la definición que nos da la Real Academia de la Lengua, es inocua aquella alimentación que no hace daño. Y si miramos los daños que está produciendo nuestro sistema alimentario, difícilmente podríamos hablar de inocuidad. La obesidad está adquiriendo unas dimensiones desproporcionadas, hasta el punto de ser catalogada como uno de los grandes problemas actuales de salud pública, una pandemia con un coste asociado de más de dos billones de dólares al año, que se va incrementando año a año.

No es casual que en los últimos cuatro años The Lancet haya publicado dos series dedicadas a la obesidad, una en agosto de 2011 y otra a comienzos de 2015. Los expertos la consideran el mayor factor causal de carga de enfermedades prevenibles en muchas regiones, incluso por delante del tabaco. Los datos que aportan apuntan a unos 1.500 millones de personas con sobrepeso y más de 500 millones con obesidad. Su repercusión en la salud es muy alta, ya que está relacionada con el 80% de los casos de diabetes, con el riego de padecer hipertensión, colesterol alto, diversos tipos de cáncer, etc.

Es más fácil ganar peso que perderlo

El análisis del conjunto de factores determinantes de la obesidad es muy complejo, pero las investigaciones señalan que la creciente disponibilidad de alimentos altamente calóricos más baratos junto a las potentes fuerzas económicas que impulsan su consumo –con un marketing más generalizado y persuasivo– conducen inevitablemente hacia el sobre-consumo y la obesidad.

Las campañas de publicidad –incluso dirigidas a público infantil– relacionadas con productos que pueden ser nutricionalmente dañinos parecen no tener límites; los requerimientos a dichos productos desde un punto de vista de salud y nutrición se nos antojan muy laxos. Los poderes públicos responsables deberían analizar el coste humano, de salud e incluso económico que tiene el hecho de no regular adecuadamente la utilización de ingredientes no saludables en la producción de alimentos. No solo deberían pensar cómo estimular a los consumidores hacia dietas más saludables sino también cómo pueden incentivar a la industria alimentaria para que produzca alimentos más saludables (o como desincentivarla para que no produzca tantos alimentos no saludables).

Hace ya varios años, el entonces relator especial de Naciones Unidas sobre el derecho a la alimentación, Olivier de Schutter, señalaba que nuestros sistemas alimentarios son “obesogénicos”, generadores de obesidad y que, al ritmo que vamos, en 2030 se producirían 5 millones de muertes de personas menores de 60 años como consecuencia de enfermedades no transmisibles relacionadas con el consumo de una dieta no saludable, es decir, más del doble de las muertes que se producen por el consumo de alimentos que contienen bacterias, virus, parásitos o sustancias químicas nocivas.

En este Día Mundial de la Salud 2015 convendría que tuviéramos una mirada más amplia, más inteligente, más crítica sobre la inocuidad de los alimentos y que, a partir de ella, se generaran las respuestas políticas adecuadas. La falta de acción de los poderes públicos en este sentido se podría considerar un incumplimiento de sus obligaciones de proteger y garantizar los derechos humanos a la salud y a la alimentación.

José Mª Medina Rey, director de PROSALUS


20 años desde las acampadas del 0,7

En el otoño de 1994, una amplia movilización se extiende por toda España, solicitando que los partidos políticos asuman el compromiso de que la Ayuda Oficial al Desarrollo alcance el 0’7% del PIB.

Veinte años después, la realidad de la Ayuda Oficial al Desarrollo dista mucho de la reclamación de aquellas fechas. El deterioro de las políticas públicas sociales incluye también a la cooperación para el desarrollo, en la que se habían ido dando avances hasta los años previos a la crisis, además de la experiencia de trabajo tanto institucional como de las ONGD y otros agentes de la cooperación con entidades de los países del Sur.

Por otra parte, las muestras de apoyo de la ciudadanía adoptan formatos distintos dos décadas después. Se abren nuevas vías para la comunicación, movilización e incidencia, pero… ¿queda igual de patente el respaldo ciudadano a la cooperación internacional?

Para recuperar la memoria de aquel otoño, reflexionar sobre los logros y la evolución de la cooperación al desarrollo en Andalucía desde entonces, analizar el vínculo ciudadano con la solidaridad internacional en la actualidad o trazar conexiones con otros movimientos que han supuesto la toma de las plazas y el germen de nuevas formas de reivindicación por parte de la ciudadanía, entre otros objetivos, la CAONGD y la AACID plantean un documental y una exposición que recuperan las imágenes, noticias y protagonistas de las acampadas, y que recorrerán varias ciudades andaluzas de manera itinerante.

Tanto el documental como la exposición reflejan la diversidad de procedencias de las personas que acamparon hace dos décadas: estudiantes, integrantes de ONG y movimientos sociales, comunidades cristianas de base… Tras la huelga de hambre de Pablo Osés y Juan Luis Herrero en Madrid, y la acampada en el Paseo de la Castellana, en Andalucía (como en el resto de España) se multiplican las movilizaciones; las tiendas ocupan los Jardines de Cristina de Sevilla, el Paseo de la Victoria de Córdoba, el parque de la Victoria de Jaén, el Paseo del Salón de Granada, o la Plaza de la Marina de Málaga, entre otros espacios.

Como consecuencia de las reivindicaciones, el gobierno autonómico y la mayoría de los ayuntamientos de las capitales andaluzas se solidarizan con la campaña de cesión del 0,7%, comprometiéndose a destinar parte del presupuesto a cooperación internacional. Entre 1994 y 1995 se incrementan los presupuestos autonómicos destinados a cooperación al desarrollo en un 300%. En el ámbito local también aparecen estas partidas, aunque de manera muy heterogénea.

El proyecto ’20 años del 0’7%. Un pulso colectivo por la solidaridad internacional en Andalucía’ forma parte de la campaña Otoño solidario, organizada de forma conjunta por los firmantes del Pacto andaluz por la solidaridad y la cooperación.

EL DOCUMENTAL COMPLETO PUEDE VERSE AQUÍ


Día Mundial de la Alimentación #BAD2014

Manifiesto de Manos Unidas, Justicia y Paz, Confer, Redes, Obras Misionales Pontificias y Cáritas en el Día Mundial de la Alimentación

Hoy, Día Mundial de la Alimentación, constatamos que 805 millones de personas siguen pasando hambre en el mundo.

A pesar de la tendencia positiva en la disminución del hambre recogida en el último informe de la FAO, todavía una de cada nueve personas sufre desnutrición crónica, mientras que en el mundo se desperdicia el 30% de todos los alimentos producidos.

En esta Jornada, Manos Unidas, Justicia y Paz, Confer, Redes, Obras Misionales Pontificias y Cáritas volvemos a sumar nuestros esfuerzos en el marco de la campaña global “Una sola familia humana, Alimentos para todos” para RECLAMAR el derecho de todos los seres humanos a una nutrición suficiente, sana y adecuada, como parte esencial de una vida digna.

DESDE NUESTRA FE en Dios, Señor y dador de vida y de toda la Creación, y DESDE nuestra opción evangélica y preferencial por los más pobres y vulnerables, inspirada en una ética de la solidaridad que promueva la creación de estructuras sociales justas,

REAFIRMAMOS NUESTRA DEFENSA del destino universal de los bienes, incluidos los alimentos, así como el uso responsable de los recursos naturales.

SOMOS TESTIGOS, por nuestro trabajo de acompañamiento a las comunidades más olvidadas de todo el mundo, de las urgentes necesidades y la vulneración de los derechos humanos de quienes han sido definidas por el Papa Francisco como “víctimas de la cultura del descarte”.

Por todo ello, en esta jornada hacemos un llamamiento a la ciudadanía a COMPROMETESE con la realización efectiva del derecho a la alimentación de todas las personas.

Por eso os invitamos:

  • A mantener un estilo de vida basado en el consumo responsable y sostenible, que evite el desperdicio de los alimentos, por sus efectos ambientales y su repercusión en el alza de los precios, y que en definitiva incide en la inseguridad alimentaria de los más vulnerables.
  • A pedir a los poderes públicos y representantes políticos que:
  • Sitúen, tanto a nivel estatal como europeo, el Derecho a la Alimentación en el centro de las estrategias de Gobierno y lo protejan de los intereses del mercado cuando éste intente utilizar los recursos de la tierra, el agua, las semillas y el trabajo en beneficio de unos pocos.
  • Acometan el objetivo de Acabar con el Hambre en la nueva agenda de desarrollo “Post 2015”, dado que el hambre es la manifestación más extrema de la pobreza.
  • Respalden un modelo agrícola sostenible, destinando al menos un 10% de la Ayuda Oficial al Desarrollo a la agricultura familiar y dando prioridad a la producción de alimentos sobre el cultivo de agrocombustibles y actividades intensivas que conllevan la degradación de los ecosistemas.
  • Implementen un marco regulador que evite la inflación del precio de los alimentos y su desperdicio, en cualquiera de las etapas de producción y consumo.
  • Incluyan a agricultores, pescadores artesanales y organizaciones de la sociedad civil (OSC) como socios expertos en la lucha contra el hambre a la hora de diseñar políticas públicas, definir líneas de financiación y acometer la regulación de los mercados.
  • Apoyen la consecución de un acuerdo internacional para frenar el cambio climático, que dé pie a modelos más sostenibles de producción de energía y de alimentos, y a contar con la financiación adecuada para facilitar la adaptación de las comunidades más vulnerables a sus efectos negativos.

16 octubre de 2014, Día Mundial de la Alimentación.


¿Qué es sostenible? – @Prosalus

En el proceso de definición de la Agenda Post-2015 ‒que deberá orientar los esfuerzos de la cooperación al desarrollo después de la finalización del período de cumplimiento de los ODM‒ ha tenido mucho más peso que en el pasado la dimensión de la sostenibilidad, un término que de forma rápida e intuitiva solemos relacionar con medioambiente. El proceso surgido de la Cumbre de Río+20 que ha desembocado en la formulación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible así lo confirma.

Pero la realidad nos demuestra que el concepto de sostenibilidad es mucho más complejo y requiere una mirada mucho más profunda que alcance no solo a los aspectos medioambientales ‒que son fundamentales‒ sino también aspectos económicos y sociales. Un ejemplo concreto nos puede ayudar a descubrir estas relaciones, el ejemplo de los sistemas agroalimentarios.

¿Es sostenible la forma en que se producen, distribuyen y consumen los alimentos? 

Si abordamos la respuesta desde un punto de vista de la sostenibilidad medioambiental, descubrimos que en las últimas décadas una parte significativa del incremento de producción agrícola y ganadera se ha conseguido a través de prácticas que tienen un muy negativo impacto medioambiental: contaminación de suelos y aguas, incremento de las emisiones de CO2 asociadas a los trabajos agropecuarios, pérdida de biodiversidad, deforestación, etc. Además, la realidad de tantos alimentos que deben viajar miles de kilómetros antes de llegar a nuestra mesa, agrava este mal balance ambiental. Otras formas de explotación agropecuaria más amigables con la conservación de los recursos naturales ‒agricultura familiar y campesina con enfoque agroecológico, apoyo al comercio local de alimentos, consumo de productos de temporada y de proximidad‒ ha tenido mucho menos apoyo.

Pero también podemos abordar esta cuestión desde un punto de vista económico. Esta forma de producir va socavando las propias posibilidades de seguir produciendo, por lo que, a largo plazo, es también económicamente insostenible. Y la forma de articular el consumo de alimentos en estos sistemas alimentarios globalizados lleva a la enorme paradoja de que una tercera parte de los alimentos producidos para consumo humano se pierden; en el caso de las economías desarrolladas, la mayor parte de esas pérdidas hay que etiquetarlas de desperdicio, de despilfarro alimentario. Ese desperdicio, además de tener un terrible impacto medioambiental, tiene también un importante costo económico ‒¡aproximadamente 2 billones de euros al año!‒ y contribuye a la subida de precios de los alimentos a nivel global. La forma de comerciar con alimentos ha estado condicionada en lo que llevamos de siglo por una especulación financiera que, cada vez más despegada de la economía real y cada vez más ávida de conseguir beneficios rápidos y fáciles, ha reproducido en el ámbito alimentario los mismos desastres que produjo antes en el ámbito de las nuevas tecnologías o en el ámbito inmobiliario. Este sistema económico, subyugado por el mundo financiero, no parece que sea muy sostenible.

Y todos estos aspectos inciden en la insostenibilidad social de los sistemas alimentarios. Aunque las cifras de hambrientos se han ido reduciendo en los últimos años, todavía hay más de 800 millones de personas que viven en situación de hambre. Si a eso le sumamos que unos 2.000 millones de personas padecen hambre oculta ‒carencia de minerales y vitaminas fundamentales en su dieta‒ y otros 1.400 millones sufren sobrepeso y obesidad, nos encontramos con media humanidad malnutrida. Esto es social y humanamente insostenible.

Podríamos seguir escribiendo muchas páginas sobre las estrechas relaciones entre la insostenibilidad medioambiental, económica y social, pero no es lo adecuado para este blog. Hoy solo tocaba llamar la atención sobre la necesidad de mirar con profundidad y con diversos puntos de vista a la sostenibilidad, y descubrir esos vínculos que empobrecen al planeta y a la mayor parte de sus habitantes, mientras se enriquecen solo unos cuantos. Esto es insostenible.

 

José Mª Medina Rey, PROSALUS


ÉBOLA: Demasiada muerte para tan poca acción #SomosCooperantes

La actual epidemia de ébola está suponiendo un reto a todos los niveles. La sociedad civil de los países afectados, los ministerios de salud y las ONG estamos trabajando juntos para tratar de ponerle freno. Y no está siendo nada fácil.

Los sistemas de salud de Guinea, Liberia y Sierra Leona son muy débiles y con sus precarios medios y recursos apenas llegaban ya a cubrir las necesidades más básicas de la población. Ahora están completamente colapsados. El número de centros y profesionales sanitarios es insuficiente, sus equipamientos y servicios de transporte son casi testimoniales. Estamos hablando de centros que muchas veces no tienen ni agua ni luz, de una ratio dos médicos por cada 100.000 habitantes, de hacer frente a una epidemia sin precedentes en la historia. Muchas personas de los lugares afectados están siendo todo un ejemplo de valor y principios, de humanidad y solidaridad. Pero solos no pueden.

equipo MDM

(C) Médicos del Mundo

Para poder parar la epidemia hacen falta materiales, fondos, personal cualificado y sobre todo un verdadero compromiso de la comunidad internacional ante el enorme problema de salud pública al que estamos haciendo frente. Y no se puede esperar más.

No sólo hemos sufrido recortes drásticos en los fondos de Cooperación al Desarrollo, que son los que contribuyen a mejorar a largo plazo las condiciones de vida de las poblaciones en los países empobrecidos, si no que parece que estas personas tampoco son prioritarias ni en situaciones de vulnerabilidad extrema. Una emergencia, además, que nos concierne a todos y todas porque es un problema de salud pública de talla mundial. Blindar nuestras fronteras y proteger nuestra sociedad de bienestar no es la solución. Es necesario poner los medios necesarios aquí y ahora.

Pino González

Coordinadora del proyecto de emergencia de Médicos del Mundo en Sierra Leona


Por una reforma fiscal justa #RecortaelFraude

Respuesta de la Alianza Española contra la Pobreza al Sr. Manuel Lagares, Presidente de la Comisión de Expertos para la Reforma Tributaria.

La Alianza Española Contra la Pobreza, que reúne a más de 1.000 organizaciones sociales, sindicales, religiosas, de consumidores, ecologistas, coaliciones y ONG en la lucha contra las causas de la pobreza y desigualdad globales, se dirigió el pasado mes de diciembre a la Comisión de Expertos para la Reforma Tributaria, para solicitar una reunión con su presidente y presentar las preocupaciones y propuestas en torno a la Reforma Fiscal exigida por Bruselas para 2014.

La Secretaría de dicha Comisión señaló en su respuesta que ésta no lleva a cabo reuniones presenciales, sino que prefiere recibir sus opiniones por escrito, razón por la que nuevamente nos dirigimos a usted, así como al resto de miembros de la Comisión, con nuestra exposición de propuestas.

La Comisión de Expertos ha asumido una gran responsabilidad, ya que de sus propuestas debe salir una gran reforma que afectará a todas las personas dentro y fuera de este país, especialmente a las más vulnerables. Es una responsabilidad también personal de cada uno de sus miembros, ya que sus aportaciones han de ser coherentes con el Arto. 31.1 de la Constitución Española “Todos contribuirán al sostenimiento de los gastos públicos de acuerdo con su capacidad económica…” y  que permita vivir con dignidad a las personas que hoy viven en situación de pobreza y exclusión.

El sistema fiscal tiene un gran impacto en la lucha contra la pobreza y la desigualdad. Es, por tanto, imprescindible conseguir un aumento de la recaudación, reducir el déficit y asegurar que existan mecanismos suficientes que garanticen una redistribución con justicia y equidad. Es profundamente indignante que exista un fraude fiscal calculado en torno a los 90 mil millones de euros en España y mientras tanto se recorte en derechos económicos, sociales y culturales.

Queremos denunciar la falta de equidad del sistema tributario español donde las rentas del trabajo por cuenta ajena soportan la mayor parte del sistema, mientras que las grandes fortunas, empresas y transnacionales contribuyen de forma poco proporcionada y eludiendo, en buena medida, su obligación de tributar por medio de figuras tributarias específicas, deducciones y otros mecanismos de ingeniería fiscal.

POR UNA REFORMA FISCAL JUSTA – propuestas de la Alianza Española contra la Pobreza (PDF)


Los #derechoshumanos serán universales o no serán

Artículo de Marco Gordillo – Vocal de Incidencia de la Coordinadora de ONGD publicado el 09/12/2013 – 20:26h en Eldiario.es.

Ver artículo original aquí:  Los derechos humanos serán universales o no serán  http://bit.ly/1bsBx8z

Corren tiempos en los que declaraciones y hechos políticos tienden a avanzar por caminos opuestos. Mientras Rajoy declara que el “ Estado de bienestar es un logro irrenunciable en España”, los enormes recortes aplicados a las políticas públicas lo derriban y causan graves impactos en los derechos de las personas. La semana pasada, el propio Consejo de Europa dio la voz de alerta al denunciar que los recortes del gobierno degradan los derechos humanos.

Seguramente en un día como este martes proliferen las declaraciones sobre la pertinencia de laDeclaración Universal de Derechos Humanos y el compromiso político con su contenido. Ahora bien, ¿cuánto de real implicarán tales declaraciones?, ¿dónde queda la relación entre la teoría y la práctica?

Los hombres y mujeres que en 1948 construyeron la Declaración Universal de Derechos Humanos lo tuvieron muy claro: la garantía de los derechos humanos universales corresponde a todos y cada uno de los Estados que se unen a esa Declaración; la protección y garantía de los derechos ha de ser global y amparar a toda la “familia humana”. Cabe preguntarse si hoy en día esa universalidad está tan clara en la práctica como aparece reflejada en la Declaración.

La creciente desigualdad y empobrecimiento a los que se ven sometidas las personas son ante todo una gravísima violación de los derechos humanos a nivel mundial. De igual manera que aquí asistimos al empobrecimiento progresivo de la ciudadanía, en algunos lugares del mundo la miseria se ha instalado en las sociedades violando sistemáticamente los derechos de millones de personas. Las causas de una y otra situación son las mismas como también lo son sus consecuencias. No podemos hablar de una pobreza de aquí y de allá; por eso, no observarlo así deriva en enfoques profundamente limitados e impropios de Estados que pretenden ser actores globales responsables.

Palabras vs hechos

En su reciente visita a las Naciones Unidas, con el fin de presentar la candidatura de España a un asiento en el Consejo de Seguridad, Rajoy alardeó de su compromiso con la cooperación. De nuevo las palabras contrastan con los hechos: con recorte acumulado del 70% desde 2011, esta política pública se encuentra al borde del desmantelamiento. Ese mismo día, Rajoy aseguró que en el momento en el que se produjera una recuperación de la economía del país se retomaría la senda hacia el 0,7. Sin embargo los PGE para 2014, presentados por el Gobierno como los “Presupuestos de la recuperación”, sitúan a la cooperación en un 0,17% de la RNB, es decir en niveles de 1990.

A la contundencia de las cifras se une la orientación política. Si, tal como se recoge en el folleto de presentación de la candidatura de España al asiento en el Consejo de Seguridad de la ONU “La defensa y promoción de los Derechos Humanos es uno de los grandes pilares del acción de España en Naciones Unidas”, no se entiende que la Ley de Acción y Servicio Exterior del Estadoponga el foco en la defensa de los intereses comerciales y estratégicos dejando en un segundo plano a la cooperación al desarrollo y, con ella, a las personas y sus derechos.

Defensores de derechos humanos globales

Las violaciones de derechos humanos a las que nos enfrentamos en el S.XXI responden a múltiples y complejas causas que están globalmente interconectadas. Los altos niveles de pobreza, las limitaciones de acceso a la salud, a la educación, a la movilidad, a la igualdad de oportunidades, a la libertad de expresión… exigen enfoques globales ligados a la defensa universal de los derechos humanos, a la equidad, al desarrollo sostenible y al respeto por los bienes comunes. Exigen, además, actores responsables que cumplan con su deber humano de respetar, proteger y garantizar firmemente los derechos de las personas en cualquier lugar del mundo.

Hace ya 65 años que la comunidad internacional dejó claro que los derechos serán universales o no serán. La cooperación al desarrollo, sus valores y propuestas, son determinantes en este sentido. Recortar en cooperación significa recortar en derechos humanos universales. Esperamos que el Gobierno del Sr. Rajoy lo tenga presente no sólo en sus discursos, sino también en sus decisiones políticas.


#ElegimosSolidaridad

“Elegimos solidaridad” es la campaña audiovisual puesta en marcha por la Coordinadora Madrileña de ONG de Desarrollo (FONGDCAM) para sumarse a las actividades de la semana de lucha contra la pobreza, retomando la idea de la Coordinadora de Euskadi. Una campaña para defender las políticas públicas de cooperación en todos los ámbitos de gobierno de la Comunidad de Madrid.

“Elegimos solidaridad” se convierte en una declaración de intenciones por parte de la población de Madrid. Porque la solidaridad, el compromiso y el fin de las desigualdades son nuestra decisión y nuestra voluntad como ciudadanía activa. Esta breve frase, que busca la suma de voluntades para acabar con la pobreza, pretende ser un mensaje claro y contundente dirigido a la clase política.

La colaboración de las organizaciones asociadas a la FONGDCAM ha sido fundamental. Gracias a ellas nos pusimos en contacto con personas de reconocido prestigio, tanto en el ámbito cultural, como académico, que han prestado sus voces y su imagen para defender el valor de la cooperación descentralizada. Personas como el humorista Javier Coronas, como la actriz Aitana Sánchez-Gijón y el académico Federico Mayor Zaragoza. Además de las muchas personas anónimas a las que abordamos por la calle y se sumaron a colaborar en este proyecto.

La cooperación descentralizada aporta concienciación ciudadana y movilización social. Creemos que la sociedad debe jugar un papel destacado en la construcción y seguimiento de políticas públicas y en la defensa de los derechos humanos y las ONG de desarrollo somos uno de los instrumentos de los que se dota la sociedad para ejercer este papel.

España es el único Estado europeo donde existe cooperación descentralizada, como voluntad de la ciudadanía de involucrarse en la mejora de las condiciones de vida de los ciudadanos de aquí y de allá. Porque vivimos en un mundo global que, aunque lleno de fronteras, las borra y las desconoce; porque la pobreza no sabe de lindes y avanza a paso firme.

La cooperación descentralizada es un valor añadido y uno de los elementos diferenciadores de la cooperación española, por eso no podemos permitir que desaparezca. Como dice Federico Mayor Zaragoza “el plural de yo es nosotros, LOS OTROS”, de los que no deberíamos olvidarnos ni un segundo, porque hacerlo supondría olvidarnos de nosotros mismos, de nuestros intereses, de nuestro propio bienestar.

Algunos datos

El argumento de que no hay fondos y que los recortes se deben a la delicada situación económica no deja de ser una excusa, ya que el fuerte recorte no está siendo proporcional al recorte experimentado por el conjunto de las cuentas de la Administración. Mientras que entre 2007-2011 el total de los presupuestos de las administraciones públicas madrileñas tan solo se redujo en un 0,03%, los fondos destinados a cooperación sufrieron en el mismo intervalo de tiempo una reducción del 74,26%. En el caso concreto de la Comunidad de Madrid la disminución de la AOD en el periodo 2007-2011 ha sido del 65,61%, mientras que su presupuesto general aumentaba el 3,30%.

La tendencia decreciente no se sigue por igual en todas las administraciones madrileñas. El Ayuntamiento de Rivas aumentó el presupuesto de cooperación un 66,35% pese a que su presupuesto municipal descendió un 29,87%. Algo similar ocurre con los ayuntamientos de Fuenlabrada que aumentó la AOD el 100,75% con incremento de su presupuesto del 26,10%; San Ferrando de Henares, que la aumentó el 16%, mientras su presupuesto bajaba el 2,87%; o Alcobendas, que descendió la AOD el 1,87%, aunque su presupuesto bajó el 10,03%.

La pobreza se traduce en una grave violación de los derechos humanos que impide a millones de personas ejercer derechos tan básicos como el acceso a la alimentación, a la educación o la sanidad. Cuando hablamos de pobreza está en juego la dignidad humana, tanto de quienes viven indignamente por falta de recursos, como de quienes indignamente lo consienten.

Ver vídeos

Entrada escrita por Cristina García Cachón, de PROSALUS, vocal de la FONGDCAM


No es más pobre el que menos tiene #RiquezaqueEmpobrece

En esta semana de lucha contra la pobreza me viene a la mente el refrán ese que dice No es más rico el que más tiene sino el que menos necesita, cual lema que enmarque mi reflexión en este blog al que agradezco su invitación y en el que me siento muy honrado de participar.  Por cierto que una rápida busca en google del refrán de marras, lo primero que devuelve es que fue el slogan cantado de una campaña de la firma de muebles IKEA. Cosas veredes amigo Sancho, que dijo aquel loco caballero de la triste figura.

En fin, que no es más rico el que más tiene lo teníamos claro desde hace mucho. Y poco a poco además, nos hemos ido dado cuenta de que además de no más rico también más feliz. Mejor con menos, decrecimiento vital, simplificación voluntaria…son términos que de un tiempo a esta parte se han ido haciendo presente en nuestro imaginario cotidiano para tratar de decirnos que no, que así no, que por el camino de la acumulación, el acaparamiento y el consumo desmedido no íbamos a ninguna parte. Los economistas que hemos leído un poco más allá de Friedman y compañía sabemos desde hace ya un tiempo que hay otras teorías con fundamento que hablan de que lo pequeño es hermoso (Schumacher); de que la alternativa al decrecimiento es la barbarie (Latouche); que el crecimiento económico no lleva necesariamente a la prosperidad y/o la libertad (Taibo, Sen); que, en definitiva, hay una gran paradoja de la felicidad (Easterlin) si la asociamos al PIB progresivo. Pero es necesario que esta sociedad, que los ciudadanos y las ciudadanas de a pie, nos demos cuenta de ello y lo hagamos cotidiano. La televisión y los medios de comunicación no ayudan a ello, pues nos dicen a todas horas que somos desgraciados, infelices, desdichados…y que la mejor manera de no sentirnos así es salir al centro comercial y querernos mucho haciendo uso de nuestra tarjeta de crédito. La propia medida de la exclusión y pobreza en los países desarrollados viene a decirnos que eres marginado sino participas de este mecanismo: el recientemente creado índice AROPE (At Risk Of Poverty and/or Exclusion) nos cuenta que será persona marginada la que no pueda afrontar al menos 4 de estos 9 indicadores de consumo y estilo de vida: el pago de gastos relacionados con la vivienda principal (hipoteca o alquiler, recibos de gas, comunidad…) en los plazos establecidos en los últimos 12 meses; la que no puede mantener la vivienda con una temperatura adecuad o no pueda afrontar gastos imprevistos; la persona que no coma  proteínas al menos tres veces por semana; la que no pueda pagarse unas vacaciones de al menos una semana al año, o un automóvil  una lavadora, un televisor en color o  un teléfono (fijo o móvil).

El tema está en que hay cada vez más frecuentemente, personas que prescinden de la propiedad de una vivienda y experimentan el cohousing; personas que se mueven en bicicleta o andando; que alquilan juguetes o ropa; que practican el trueque o que disfrutan del hágalo usted mismo; colectivos que ofrecen opciones de ocio gratis, que realizan prácticas de consumo colaborativo, que comparten recursos…y son felices, muy felices. Las alternativas creativas a la sociedad del derroche y el sobreconsumo se van imponiendo día a día, conquistando espacios, ocupando terreno. Y han venido para quedarse. Quizás sean consecuencia de la crisis, si, pero han venido para quedarse, pues el hecho de saberse y sentirse feliz bajo estas premisas hace que no eches de menos la vida anterior.

No es más pobre el que menos tiene sino el que nada en su abundancia y cada vez necesita más y más. En esta semana de lucha contra la pobreza y la exclusión reflexionemos también sobre la pobreza que no es material, al contrario, que nace de la abundancia pero no me permite la plena realización como persona y por lo tanto impide que seamos felices.

Carlos Ballesteros

 


L’únic banc que no pot fer fallida / El único banco que no puede quebrar

Artículo publicado originalmente en El Punt Avui  (http://www.elpuntavui.cat/ma/article/2-societat/-/670186-lunic-banc-que-no-pot-fer-fallida.html) el 13 de agosto de 2013.

Versión en castellano.

El sueño de Míriam Acebillo Baqué, presidenta de la Federación Catalana de ONG por la Paz, el Desarrollo y los Derechos Humanos (FCONG)
El único banco que no puede quebrar

Hace cincuenta años del discurso de Luther King y hace cinco de la quiebra de Lehman Brothers, signo y símbolo del hundimiento del castillo de naipes de la opulencia occidental. La máscara del capitalismo depredador ha caído y las desigualdades aumentan rápidamente también en nuestra casa. Pero las ONG sabemos que las amenazas a la paz, los derechos humanos y el bienestar global vienen de muy lejos, así como las semillas de las estafas y retrocesos que vivimos hoy.
Releer el discurso de Luther King nos hace rememorar, como un zarandeo, que siempre hubo gente que creyó que todo ser humano, a pesar de los puntos de partida diferentes, tiene derecho a una vida digna, con igualdad de oportunidades. Reclamaba en 1963 los derechos a la ciudadanía, a la participación política ya la movilización para la búsqueda de la felicidad. Nosotros creemos firmemente. El trabajo por la paz, los derechos humanos y el desarrollo es hoy más necesario que nunca en Cataluña. A pesar de ello, sufrimos por el desmantelamiento de las políticas públicas que hemos estado construyendo durante mucho tiempo, por el apoyo a las personas más vulnerables, por la educación, la sanidad, la cultura y la cooperación internacional. El ataque a la dignidad humana viene por tierra, mar y aire.
A pesar de todo, no nos sumimos en la desesperanza, nos decía Luther King. Tenemos la responsabilidad de combatir las injusticias porque no son fatalidades. Ahora y aquí hay que soñamos, que imaginamos alternativas al presente que nos ofrecen para construir futuros que nos ilusionen. Y desde aquí, pues, las entidades que forman parte de la federación soñamos un mundo más justo y feliz. Soñamos un mundo donde hayamos redefinido colectivamente, en nuevas o renovadas instancias e instituciones globales y democráticas, el concepto de desarrollo, para que pueda ser realmente sostenible e inclusivo. Un mundo habitado por una ciudadanía que ha globalizado luchas y esperanzas, y donde el liderazgo es compartido con las regiones africanas, latinoamericanas y asiáticas. Y soñamos un país donde las indignaciones nacionales no olvidan que nuestra casa es el mundo, y que el camino a hacer debe poder hacer todo el mundo.
Soñamos un país donde la solidaridad con las personas más desfavorecidas sea principio rector para la sociedad y para las administraciones. Donde la política de cooperación y solidaridad internacional sea el eje de la acción exterior, y las iniciativas de algunos departamentos o de algunas empresas no invaliden todos los esfuerzos hechos en otro sentido. Un país respetado por el conocimiento que produce sobre paz y resolución de conflictos o por sus iniciativas en la defensa de los derechos humanos, sociales y ambientales, y donde sus representantes políticos sean especialmente combativos contra las actitudes xenófobas, las desigualdades de género, y las prácticas y discursos discriminatorios.
Soñamos un país que persigue y denuncia los paraísos fiscales, que censura la economía especulativa, y que genera bienestar con una economía productiva vinculada al conocimiento. Con una ciudadanía que lucha contra el fraude fiscal y la corrupción, pide auditar su deuda, y renuncia a pagar lo que considera ilegítimo. Un país sin ejércitos ni inversiones en armamento. Que tiene claras sus prioridades sociales e invierte esfuerzos en una sanidad, una educación y una investigación públicas de calidad. Donde las escuelas sean espacios de aprendizaje en los valores de la paz, la responsabilidad política y la radicalidad democrática. Donde se aprenda que desobedecer leyes injustas es legítimo y necesario.
¿Qué sentido tienen los estados y las instituciones públicas si no están comprometidas en la profundización y la consecución de derechos? Hoy que muchas actuaciones gubernamentales conculcan derechos individuales y colectivos, nosotros soñamos una ciudadanía dispuesta a denunciarlo, ya defender sus derechos. Y no soñamos para soñar. Queremos contribuir a hacerlo posible. Con nuevas formas de organización más transparentes, horizontales, ágiles y eficaces, y facilitando procesos de aprendizaje que nos permitan mantener nuestra sociedad civil catalana bien fuerte, y muy diversa.
Martin Luther King se negaba a creer, en agosto de 1963, que el banco de la justicia quebrara. En agosto de 2013, y después de poner en juego nuestro bienestar colectivo por culpa de tantas quiebras bancarias, quizás es más claro que nunca que justamente este banco no puede hacer, de quiebra. Este es el único que seguro que no debemos dejar caer. Y el grifo del crédito debe ser infinito.

Versión en catalán.

El somni de Míriam Acebillo Baqué, presidenta de la Federació Catalana d’ONG per la Pau, el Desenvolupament i els Drets Humans (FCONG)

L’únic banc que no pot fer fallida

Fa cinquanta anys del discurs de Luther King i en fa cinc de la fallida de Lehman Brothers, signe i símbol de l’esfondrament del castell de cartes de l’opulència occidental. La màscara del capitalisme depredador ha caigut i les desigualtats augmenten ràpidament també a casa nostra. Però a les ONG sabem que les amenaces a la pau, als drets humans i al benestar global vénen de molt lluny, així com les llavors de les estafes i retrocessos que vivim avui.

Rellegir el discurs de Luther King ens fa rememorar, com un sacseig, que sempre hi va haver gent que va creure que tot ésser humà, malgrat els punts de partida diferents, té dret a una vida digna, amb igualtat d’oportunitats. Reclamava el 1963 els drets a la ciutadania, a la participació política i a la mobilització per a la recerca de la felicitat. Nosaltres hi creiem fermament. El treball per la pau, els drets humans i el desenvolupament és avui més necessari que mai a Catalunya. Malgrat això, patim pel desmantellament de les polítiques públiques que hem estat construint durant molt de temps, pel suport a les persones més vulnerables, per l’educació, la sanitat, la cultura i la cooperació internacional. L’atac a la dignitat humana ve per terra, mar i aire.

Malgrat tot, no ens sumim en la desesperança, ens deia Luther King. Tenim la responsabilitat de combatre les injustícies perquè no són fatalitats. Ara i aquí cal que somiem, que imaginem alternatives al present que ens ofereixen per construir futurs que ens il·lusionin. I des d’aquí, doncs, les entitats que formem part de la federació somiem un món més just i feliç. Somiem un món on haguem redefinit col·lectivament, en noves o renovades instàncies i institucions globals i democràtiques, el concepte de desenvolupament, per tal que pugui ser realment sostenible i inclusiu. Un món habitat per una ciutadania que ha globalitzat lluites i esperances, i on el lideratge és compartit amb les regions africanes, llatinoamericanes i asiàtiques. I somiem un país on les indignacions nacionals no obliden que casa nostra és el món, i que el camí a fer l’ha de poder fer tothom.

Somiem un país on la solidaritat amb les persones més desfavorides sigui principi rector per a la societat i per a les administracions. On la política de cooperació i solidaritat internacional sigui l’eix de l’acció exterior, i les iniciatives d’alguns departaments o d’algunes empreses no invalidin tots els esforços fets en un altre sentit. Un país respectat pel coneixement que produeix sobre pau i resolució de conflictes o per les seves iniciatives en la defensa dels drets humans, socials i ambientals, i on els seus representants polítics siguin especialment combatius contra les actituds xenòfobes, les desigualtats de gènere, i les pràctiques i discursos discriminatoris.

Somiem un país que persegueix i denuncia els paradisos fiscals, que censura l’economia especulativa, i que genera benestar amb una economia productiva vinculada al coneixement. Amb una ciutadania que lluita contra el frau fiscal i la corrupció, demana auditar el seu deute, i renuncia a pagar allò que considera il·legítim. Un país sense exèrcits ni inversions en armament. Que té clares les seves prioritats socials i inverteix esforços en una sanitat, una educació i una recerca públiques de qualitat. On les escoles siguin espais d’aprenentatge en els valors de la pau, la responsabilitat política i la radicalitat democràtica. On s’aprengui que desobeir lleis injustes és legítim i necessari.

Quin sentit tenen els estats i les institucions públiques si no estan compromeses en l’aprofundiment i la consecució de drets? Avui que moltes actuacions governamentals conculquen drets individuals i col·lectius, nosaltres somiem una ciutadania disposada a denunciar-ho, i a defensar els seus drets. I no somiem per somiar. Volem contribuir a fer-ho possible. Amb noves formes d’organització més transparents, horitzontals, àgils i eficaces, i facilitant processos d’aprenentatge que ens permetin mantenir la nostra societat civil catalana ben forta, i ben diversa.

Martin Luther King es negava a creure, l’agost del 1963, que el banc de la justícia fes fallida. L’agost del 2013, i després de posar en joc el nostre benestar col·lectiu per culpa de tantes fallides bancàries, potser és més clar que mai que justament aquest banc no en pot fer, de fallida. Aquest és l’únic que segur que no hem de deixar caure. I l’aixeta del crèdit ha de ser infinita.