Archivo de la etiqueta: Federico Mayor Zaragoza

#ElegimosSolidaridad

“Elegimos solidaridad” es la campaña audiovisual puesta en marcha por la Coordinadora Madrileña de ONG de Desarrollo (FONGDCAM) para sumarse a las actividades de la semana de lucha contra la pobreza, retomando la idea de la Coordinadora de Euskadi. Una campaña para defender las políticas públicas de cooperación en todos los ámbitos de gobierno de la Comunidad de Madrid.

“Elegimos solidaridad” se convierte en una declaración de intenciones por parte de la población de Madrid. Porque la solidaridad, el compromiso y el fin de las desigualdades son nuestra decisión y nuestra voluntad como ciudadanía activa. Esta breve frase, que busca la suma de voluntades para acabar con la pobreza, pretende ser un mensaje claro y contundente dirigido a la clase política.

La colaboración de las organizaciones asociadas a la FONGDCAM ha sido fundamental. Gracias a ellas nos pusimos en contacto con personas de reconocido prestigio, tanto en el ámbito cultural, como académico, que han prestado sus voces y su imagen para defender el valor de la cooperación descentralizada. Personas como el humorista Javier Coronas, como la actriz Aitana Sánchez-Gijón y el académico Federico Mayor Zaragoza. Además de las muchas personas anónimas a las que abordamos por la calle y se sumaron a colaborar en este proyecto.

La cooperación descentralizada aporta concienciación ciudadana y movilización social. Creemos que la sociedad debe jugar un papel destacado en la construcción y seguimiento de políticas públicas y en la defensa de los derechos humanos y las ONG de desarrollo somos uno de los instrumentos de los que se dota la sociedad para ejercer este papel.

España es el único Estado europeo donde existe cooperación descentralizada, como voluntad de la ciudadanía de involucrarse en la mejora de las condiciones de vida de los ciudadanos de aquí y de allá. Porque vivimos en un mundo global que, aunque lleno de fronteras, las borra y las desconoce; porque la pobreza no sabe de lindes y avanza a paso firme.

La cooperación descentralizada es un valor añadido y uno de los elementos diferenciadores de la cooperación española, por eso no podemos permitir que desaparezca. Como dice Federico Mayor Zaragoza “el plural de yo es nosotros, LOS OTROS”, de los que no deberíamos olvidarnos ni un segundo, porque hacerlo supondría olvidarnos de nosotros mismos, de nuestros intereses, de nuestro propio bienestar.

Algunos datos

El argumento de que no hay fondos y que los recortes se deben a la delicada situación económica no deja de ser una excusa, ya que el fuerte recorte no está siendo proporcional al recorte experimentado por el conjunto de las cuentas de la Administración. Mientras que entre 2007-2011 el total de los presupuestos de las administraciones públicas madrileñas tan solo se redujo en un 0,03%, los fondos destinados a cooperación sufrieron en el mismo intervalo de tiempo una reducción del 74,26%. En el caso concreto de la Comunidad de Madrid la disminución de la AOD en el periodo 2007-2011 ha sido del 65,61%, mientras que su presupuesto general aumentaba el 3,30%.

La tendencia decreciente no se sigue por igual en todas las administraciones madrileñas. El Ayuntamiento de Rivas aumentó el presupuesto de cooperación un 66,35% pese a que su presupuesto municipal descendió un 29,87%. Algo similar ocurre con los ayuntamientos de Fuenlabrada que aumentó la AOD el 100,75% con incremento de su presupuesto del 26,10%; San Ferrando de Henares, que la aumentó el 16%, mientras su presupuesto bajaba el 2,87%; o Alcobendas, que descendió la AOD el 1,87%, aunque su presupuesto bajó el 10,03%.

La pobreza se traduce en una grave violación de los derechos humanos que impide a millones de personas ejercer derechos tan básicos como el acceso a la alimentación, a la educación o la sanidad. Cuando hablamos de pobreza está en juego la dignidad humana, tanto de quienes viven indignamente por falta de recursos, como de quienes indignamente lo consienten.

Ver vídeos

Entrada escrita por Cristina García Cachón, de PROSALUS, vocal de la FONGDCAM


No es momento para replegarnos: el 17-O a hacer mucho ruido #recortalapobreza

Asomarnos a las cifras con las que organismos oficiales y organizaciones no gubernamentales nos hablan de la situación de la pobreza en el mundo produce escalofríos y, al mismo tiempo, esa angustiosa sensación que nos embarga ante situaciones que creemos que nos superan.

La tasa de incidencia de la pobreza sobre la base de $1,25 por día y porcentaje de población en el año 2008, en base a informes nacionales de programas de seguimiento y el grupo de investigación del Banco Mundial, arrojaba unas cifras del 47,5% para el África Subsahariana y del 36% para Asia Meridional, mientras que el porcentaje europeo se situaba en el 0,5 %. Al mismo tiempo informes del FMI auguraban una paulatina mejoría con una franca reducción de estos porcentajes en el año 2015, sobre todo a expensas de un crecimiento económico en los países asiáticos.

Sin embargo ahora nos encontramos inmersos en la actual “crisis económica” y no solo vemos que los analistas no nos hablan de mejores perspectivas sino que, de manera creciente, palpamos en nuestro entorno más cercano esta terrible situación que creíamos ajena a nuestra sociedad occidental.

Y continua siendo indispensable reaccionar ante ello de manera comprometida y firme; no podemos sustraernos al hecho de que, en palabras de Federico Mayor Zaragoza: “La pobreza que sufren tantos seres humanos en el mundo, las condiciones en las que sobreviven no son sólo una afrenta a su dignidad humana, sino una injusticia intolerable, un llamamiento permanente a la conciencia…”

Pero el contexto actual en el que vivimos puede llevarnos a un grave peligro: el de replegarnos sobre nosotros mismos. El miedo ante la situación económica y la incertidumbre sobre el futuro, la desconfianza en la actividad política, el desconcierto ante informaciones y desinformaciones, puede hacernos caer en esa actitud tan manida y tan nuestra de “la caridad comienza por uno mismo”, sin darnos cuenta de que el término latino “cháritas” (actitud solidaria con el sufrimiento ajeno) refleja un movimiento siempre hacia fuera, hacia los demás. También hay miedo y cierto desconcierto por parte de instituciones ante la escasez de recursos y los recortes previstos en materia de cooperación y esto podría suponer un segundo peligro. Ya un grupo de ONGD ha lanzado el aviso sobre la incoherencia que puede constituir el hecho de aceptar subvenciones por parte de organismos o empresas implicadas en la génesis y mantenimiento de situaciones de desigualdad y en la actual crisis.

No es momento para replegarse sobre uno mismo ni para aceptar cualquier solución, sino para comprender que la lucha contra la pobreza es una acto insoslayable de justicia que debe de realizarse desde la coherencia, la transparencia y teniendo muy en cuenta que no se trata de parcelarla por grupos sociales más o menos cercanos, por países o por situaciones sociales concretas; se trata de una lucha global que todos debemos acometer con firmeza y sin desmayos. El hecho de verla ahora más cercana a cada uno de nosotros debe constituir un acicate para que nuestra lucha se intensifique contra ella y en favor de todos, sin exclusiones de ningún tipo.

Por todo lo que digo es importante que el 17 de Octubre salgamos a la calle y unamos las fuerzas y con un grito unánime digamos BASTA, el único recorte que sea el de la POBREZA.

William-Adolphe Bouguereau pintó en 1859 su cuadro “La Caridad” en el que aparece una madre con dos niños al pecho, el propio y otro ajeno. Diecinueve años más tarde, quizás movido por las circunstancias, vuelve a pintar un nuevo cuadro con el mismo título; en este aparece la madre con cinco niños, que ya desbordan sus pechos rodeándola. Me gustaría pensar que, como esta mujer, nuestra actitud ante este problema va a ser siempre creciente en entrega e intensidad.

                                  Antonio Garrido. Voluntario de la ONGD Pueblos Hermanos