Archivo de la etiqueta: Manos Unidas

La cooperación demuestra que #EsPosible #CooperaSi

Asistimos a un progresivo debilitamiento del Estado de bienestar y de la protección de lo público.  Los recortes que se están realizando atentan contra los derechos humanos, debilitan la protección que el Estado le debe a la ciudadanía y dinamitan un sistema construido gracias a largas luchas sociales. Entre las políticas sociales recortadas, se encuentra la cooperación al desarrollo que no sólo ve como sus presupuestos adelgazan a pasos agigantados, sino que además, comienza sufrir un cambio en el modelo del propio desarrollo. Se apuesta por el crecimiento económico y se abren las puertas a nuevos actores de la mano de las alianzas público-privadas que delegan a las ONGD y, por tanto, a la sociedad civil, a un segundo plano

Como en el caso del recorte en cualquier otra política social, las consecuencias de estas decisiones golpean directamente a las personas. Proyectos desarrollados durante años están en peligro; algunas ONGD, de hecho, ya se han visto obligadas a cerrar algunos de ellos. A lo largo de mucho tiempo, mano a mano con las poblaciones locales, hemos conseguido importantes logros que ahora pueden verse truncados.

Está demostrado que las políticas coherentes, transparentes, inclusivas, con un enfoque social y no economicista, que parten de la base de la participación de la sociedad civil dan resultados. Logros bien encaminados que demuestran que “Es Posible”. Hay otras formas de hacer las cosas.

Aquí comenzamos una serie con las caras de esos proyectos, con las personas que les dan sentido, sus historias, sus logros, sus proyectos… esas personas, esas comunidades que se ven directamente afectadas por esos recortes.

Esto es lo que nos cuentan:


¿El futuro que queremos? #RioPlus20

“La tierra tiene suficientes recursos para satisfacer las necesidades de todos los seres humanos, pero no para saciar su codicia”. M. Ghandi

Los próximos días 20, 21 y 22 de Junio se celebrará en Río de Janeiro una cita histórica. Las Naciones Unidas han convocado a todos los Estados para dialogar sobre la sostenibilidad de nuestro modelo de desarrollo, con la consciencia clara de que no existe verdadero desarrollo si éste no supone al mismo tiempo la erradicación de la pobreza, la disminución de la desigualdad, y el cuidado sostenible de los recursos que usamos y del medio ambiente global, casa común de toda la humanidad.

El referente es la Cumbre de la Tierra, celebrada también en Río de Janeiro hace veinte años. De aquella cumbre salieron documentos y declaraciones muy importantes (sobre todo la Declaración de Principios y la Agenda 21) que plantearon la relación entre la economía, la sociedad y el planeta, en unos términos diferentes a lo que hasta entonces se había construido, que permitiesen lo que el informe “Nuestro futuro común” (1987) más conocido como Informe Bruntland, había definido unos años antes como “desarrollo sostenible”, que consiste en la capacidad de satisfacer nuestras propias necesidades sin minar el derecho de las generaciones futuras a la satisfacción de las suyas. Pero ¿hemos avanzado o hemos retrocedido con respecto a este ideal?

El Informe de Naciones Unidas que prepara Rio+20 llamado, “Gente resiliente en un planeta resiliente: un futuro que vale la pena elegir”, es contundente y claro. Cada vez somos más (7 mil millones actualmente, 9 mil en 2040) y nuestros modelos de producción y consumo hacen que el crecimiento sea insostenible a medio y largo plazo, además de la escasez de recursos que producen y del deterioro ambiental que provocan. Para 2030 el mundo necesitará al menos un 50% más de alimentos, un 45% más de energía y un 30% más de agua.

En los últimos veinte años el mundo ha caminado creyendo ciegamente que garantizar el crecimiento económico sería sinónimo de bienestar para todos. De hecho entre 1992 y 2010 el Producto Interno Bruto (PIB) mundial creció en un 75% y el PIB per cápita en un 40%. Sin embargo, casi 2 mil millones de personas viven actualmente en la pobreza más absoluta, la desigualdad creció entre los países y también dentro de cada nación, y el hambre es una lacra sin erradicar, que afecta a casi mil millones de personas. Además, nuestro modelo de crecimiento económico sigue generando grandes daños al planeta en sus procesos de producción y de consumo. Los científicos han identificado “nueve límites planetarios” (Rockström 2009) que en caso de ser sobrepasados por la actividad humana podrían provocar cambios ambientales irreversibles y abruptos. Plantean que en tres de ellos ya se han sobrepasado los límites: el cambio climático, la pérdida de biodiversidad y el ciclo global del nitrógeno.

Así pues, estamos ante un momento clave y urgente para toda la humanidad: o somos capaces de tomar las decisiones necesarias para un verdadero desarrollo sostenible para toda la humanidad y que respete los límites planetarios, o estamos abocados, más tarde o más temprano, al colapso total. Aquí no hay ricos ni pobres, buenos ni malos, norte o sur. El planeta es uno. Y es nuestra casa común. ¿Hacia dónde caminar entonces?

El borrador de la declaración final de Río+20 que se viene discutiendo desde enero, y que se llama “El futuro que queremos”, plantea caminar hacia la sostenibilidad con dos herramientas principales: una economía “verde” y unas instituciones globales que lideren y garanticen un desarrollo sostenible, capaz de llevarnos un crecimiento económico con igualdad social y preservación ambiental.

La mayoría de las organizaciones de la sociedad civil y sus redes, sin embargo, han sido duramente críticos con las propuestas. En primer lugar se afirma que si las múltiples crisis actuales (económica, energética, de seguridad alimentaria, climática, etc.) son el resultado de un modelo económico basado en el crecimiento ilimitado en un mundo con recursos finitos, y de la globalización de patrones irracionales de producción y de consumo, una alternativa que promueva entre otras cosas el uso de energías renovables, nuevas tecnologías para la producción de alimentos, y asignar valor económico a bienes y servicios de los ecosistemas que actualmente no forman parte del precio final de lo que se produce, sin cambiar la esencia del sistema, no es una verdadera alternativa y no sólo no nos llevará a la sostenibilidad, sino que profundizará nuestras crisis, expandirá la mercantilización de la naturaleza y aumentará la desigualdad social y el deterioro ambiental. Por otra parte, pretender mejorar el gobierno global para la sostenibilidad sin una reforma profunda de las instituciones internacionales, sin mayores cotas de democratización y transparencia, sin mandatos específicos con autoridad reconocida para normar y castigar los incumplimientos de los compromisos asumidos por los Estados, sin mayores accesos para la participación y el seguimiento de la sociedad civil global, etc. sin una reforma en este sentido, Rio+20 no será más que una declaración de buenas intenciones, pero sin futuro y sin capacidad transformadora.

Desgraciadamente las discusiones previas sobre el borrador cero no han generado consensos sino todo lo contrario. De hecho, el documento inicial contaba con 25 páginas, y el último borrador, de principios de junio, ya va por 80. Tal vez, siendo realistas, no haya que esperar grandes resultados de esta cumbre, y mucho menos un cambio de paradigma sobre nuestra economía y nuestra manera de relacionarnos con los demás y con la naturaleza. Pero tal vez el valor está en el proceso, en los debates, en la elaboración de alternativas, en las propuestas y las interacciones.

Hoy los utópicos son los que siguen creyendo que es posible mantener de manera indefinida un modelo de desarrollo que deteriora el planeta, hace crecer las desigualdades, y esquilma los recursos disponibles. Es tiempo de sensatez y de realismo, en clave de urgencia. Y no tenemos más alternativa que construir el futuro respetando los límites de nuestro planeta y los derechos de todos los seres humanos para cubrir sus necesidades de manera satisfactoria. No hay otro camino. Pero ¿es este el futuro que queremos?

Marco Gordillo Zamora, Responsable de Campañas de Manos Unidas y miembro del Grupo de Tabajo de Pobreza Cero


¿De qué se va a hablar en Río? #Rioplus20

Aquí está la tercera entreda de la serie de Río+20 que Margo Gordillo nos dedica para el Blog.

Dos cuestiones, íntimamente ligadas, constituyen el eje central de la cumbre:

1. La transición hacia una economía verde en el contexto del desarrollo sostenible y la  erradicación de  la pobreza.

2. El marco institucional (herramientas de gobernabilidad)  para el desarrollo sostenible.

Otros temas y áreas prioritarias de discusión y diálogo transversal en la cumbre serán: Seguridad alimentaria, agua, energía, ciudades, empleos verdes e inclusión social, océanos y mares, desastres naturales, cambio climático, bosques y biodiversidad, degradación de la tierra y desertificación, montañas, químicos y desechos, consumo y producción sostenibles, educación, igualdad de género.

En Río estarán presentes tres actores principales: los gobiernos y los jefes de Estado y las organizaciones no gubernamentales que participan de manera oficial en la Conferencia de Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible y los ciudadanos y las organizaciones de la sociedad civil (movimientos sociales) que conformarán la “Cumbre de los Pueblos”,  un espacio de debate y diálogo fundamental en el proceso.

Se propone que Rio+20 sea un punto de partida de varias nuevas iniciativas de cara al futuro:

a)       Una plataforma internacional para compartir el conocimiento con el fin de facilitar el diseño e implementación de economías verdes en los países.

b)       Una hoja de ruta para implementar y evaluar el progreso entre 2015 y 2030

c)       La reforma de la Comisión de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas o si es posible su transformación en un Consejo de Desarrollo Sostenible para mejorar la capacidad de toma de decisiones.

d)       El reforzamiento del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) o si es posible su transformación en una Agencia Especializadas para el Medio Ambiente apoyada por contribuciones estables y adecuadas operando al mismo nivel que las demás agencias especializadas de la ONU, lo que le daría una mayor autonomía y estatus.

e)       Un examen periódico del estado del planeta y de la capacidad de carga de la Tierra

f)        Consideración del nombramiento de un Defensor o Alto Comisionado de las Generaciones Futuras para promover el Desarrollo Sostenible.

g)       Negociación de un acuerdo de implementación del Convenio sobre el Derecho del Mar para la conservación y uso sostenible de la biodiversidad marina en alta mar

h)       Un marco a 10 años de programas sobre consumo y producción

i)         El lanzamiento en 2015 de una serie de Objetivos de Desarrollo Sostenible como sucesores legítimos de los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

j)         El desarrollo y reforzamiento de indicadores que completen el Producto Interior Bruto para integrar las dimensiones económicas, sociales y ambientales de manera equilibrada.

k)       Tratar los impactos del comercio internacional sobre la sostenibilidad.


¿Por qué se llama la “Cumbre de la Tierra Río+20? #RioPlus20

Nueva entrega de Marco Gordillo sobre la Río+20

La próxima Cumbre de la Tierra llamada oficialmente Conferencia de Naciones Unidas sobre Desarrollo sostenible se celebrará del 20 al 22 de junio de 2012 en Río de Janeiro, Brasil. Esta cumbre es un nuevo intento de Naciones Unidas para avanzar sobre el compromiso de los Estados y la comunidad mundial en los grandes cambios y los retos de este siglo XXI, desde una perspectiva global que incorpore los aspectos económicos, sociales y ambientales. Tendrá lugar veinte años después de la primera cumbre histórica de Río de Janeiro en 1992 y diez años después de la de Johannesburgo en 2002.

En 1992 en Río se crearon las convenciones para la biodiversidad y contra el cambio climático y la desertificación ¿Avanzamos?

Rio+20 es el nombre que se ha dado tanto a la Conferencia de Naciones Unidas, como a una serie de eventos y actividades paralelos relacionados con ella de manera oficial y no oficial y que tendrán lugar también en otros lugares y fechas. Entre estos podemos destacar  la Cumbre de los Pueblos para la Justicia Social y Ambiental, organizada por grandes redes de ONGs y movimientos sociales del mundo.

Veamos la evolución del diálogo internacional sobre medio ambiente.

El mandato de las Naciones Unidas de la Cumbre de la Tierra Rio+20  (definido en la Resolución 64/236 de la Asamblea General de la ONU adoptada en Diciembre de 2009) invita a los Estados, la sociedad civil y los ciudadanos a “sentar las bases de un mundo de prosperidad, paz y sostenibilidad”, incluyendo tres temas en el orden del día:

1. El fortalecimiento de los compromisos políticos en favor del desarrollo sostenible.

2. El balance de los avances y las dificultades vinculados a su implementación.

3. Las respuestas a los nuevos desafíos emergentes de la sociedad.

Aquí más información sobre Río+20

Documento de Preguntas Frecuentes (en Inglés)

Río +20: El reto de una economía sostenible para el siglo XXI

Río+20 es una oportunidad para redefinir la visión del desarrollo futuro


Cumbre de la Tierra Río+20 #rioplus20

A 34 días de la Cumbre de Río+20 (Conferencia de Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible) creemos que es importante conocer algunos conceptos básicos para entender lo que está en juego y la importancia de esta cumbre de cara a nuestro futuro casi inmediato.

Lo primero, se trata de una conferencia en la que líderes mundiales, miles de participantes de gobiernos, sector privado, ONG y otros grupos, se reunirán para definir estrategias para la reducción de la pobreza, avanzar en la igualdad social y asegurar la protección medioambiental en un planeta con más de 7 mil millones de habitantes para construir el futuro que queremos.

Durante unos días, Marco Gordillo nos dedicará unos posts para ayudarnos a comprender mejor lo que se cuece por aquel lado del Atlántico.

Así que para empezar, los básicos imprescindibles:

  • Desarrollo sostenible: aquel desarrollo que satisface las necesidades actuales de las personas sin comprometer la capacidad de las futuras generaciones para satisfacer las suyas.
  • Agenda 21: es uno de los resultados de la Cumbre de  Rio 1992, un plan de acción que debería permitir la transición al desarrollo sostenible, de manera global, nacional y local, en cada una de las áreas en las que el hombre impacta sobre el medio ambiente.
  • Economía verde: Una economía verde es un sistema productivo que se basa en las energías verdes y renovables. Busca mejorar el bienestar humano en el largo plazo procurando a las generaciones futuras un medio ambiente sostenible.
  • Cumbre o conferencia: mientras no confirmen asistencia un número significativo de jefes de Estado o Gobierno es  “Conferencia”, no “Cumbre”.  Es importante que haya una presencia significativa; si no acuden los mandatarios, el mensaje sería que el medio ambiente no figura en sus agendas.
  • Borrador Cero: es el texto que surge de las aportaciones de gobiernos y organizaciones, sujeto a negociación hasta convertirse en la declaración final de Rio+20.

Información general:

http://www.uncsd2012.org/rio20/index.html

http://rio20.net/

Entra en la conversación (en Twitter)


#DerechoaSoñar: El mundo que queremos

En estas fechas en las que tendemos a soñar con más ganas, la Coordinadora de ONG para el Desarrollo-España ha animado a empezar con la “ilusión” de ser agentes de cambio en un año que “va a ser complicado” por la coyuntura económica y muestra su convicción de que “el cambio es necesario y es posible” porque “todas y todos contribuimos a construir una mejor sociedad”.

Durante la producción del “Derecho a Soñar”, la Coordinadora ha afirmado que “no todo se consigue con dinero”, y que “hay muchos sueños que están ahí y que se pueden cumplir”.

“El Derecho a Soñar” es un conjunto de vídeos de la sociedad civil que recoge una parte de esos sueños y propuestas de cambio y cuyo resultado muestra el optimismo, la ilusión, el compromiso y la exigencia del mundo que queremos y por el que apostamos.

La campaña Pobreza Cero nos invita a soñar con un mundo posible: el mundo que queremos. Esta iniciativa parte del proverbio africano “mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, puede cambiar el mundo”, y se enmarca en una iniciativa global que coincide con el lanzamiento del informe del Llamado Mundial de Acción contra la Pobreza (GCAP[1] por sus siglas en inglés) sobre “El Mundo que Queremos”.

“Los sueños son más necesarios”

En un momento en el que parece que la sociedad civil no tiene nada que decir, y en el que el individualismo parece haberse apoderado de todo, el “derecho a soñar” intenta demostrar que estamos interconectados como ciudadanía y que, a través de nuestras acciones cotidianas y nuestras reivindicaciones políticas podemos contribuir a cambiar el rumbo de las cosas.

Tal y como Francisco Segarra, psicólogo clínico y coordinador general de la Clínica del Sueño Estivil, ha afirmado “todos soñamos, pero la mayoría de las veces lo hacemos dormidos, sin embargo, en estas fechas soñamos despiertos”, ha señalado, a la vez que insiste en que “es el momento de soñar con lo que cada uno quiere y desearlo con todas las fuerzas”.


[1] The Global Call to Action Against Poverty began as a movement to bring civil society together, across specific areas of thematic, geographic, or constituency focus, to unite diverse actions against poverty and inequality.


#DerechoaSoñar: Enhorabuena a l@s ganador@s del concurso de fotografía 2011

Ya tenemos ganadores del Concurso de Fotografía de Pobreza Cero 2011. Después de las rondas de votaciones, el jurado tiene el gusto de presentar a la mejor serie de 5 fotografías (primer premio):

Y a la mejor fotografía (segundo premio):

Aquí podéis ver todas las fotos que nos han enviado!

www.photobucket.com/pobrezacero