Archivo de la etiqueta: Relaciones comerciales justas

Feliz Día de #África 2015 #action2015

El 25 de Mayo se celebra el Día de África, que conmemora el aniversario de la creación de la Organización para la Unión Africana (OUA) fundada el 25 de mayo de 1963 con el objetivo de promover la unidad y la solidaridad de los Estados Africanos y acabar con el colonialismo en el continente.  Para la Campaña “África cuestión de vida, cuestión debida”  es urgente que la sociedad africana tenga más capacidad de denuncia y de generación de iniciativas sociales, legislativas; y sobre todo de participar y decidir sobre los proyectos de explotación de sus recursos naturales desde el inicio. El Consentimiento Previo, Libre e Informado (CPLI) es imprescindible.

Es absolutamente necesario que estos países encuentren las oportunidades y los horizontes que ahora no encuentran, y quedando buena parte de su población condenada a una vida infrahumana sin dignidad material ni personal. Para ello, es condición necesaria que puedan disfrutar de sus propias riquezas tal y como tienen derecho y que no se expolien sus recursos no sólo los minerales e hidrocarburos, sino sus tierras, riqueza forestal o  riqueza pesquera.

Recordamos que sus materias primas son clave para nuestras políticas de seguridad energética y económica. África tiene un 20% de las reservas de uranio, un 90% de cobalto, un 40% de platino, un 65% de manganeso, entre un 6 y un 8% de las reservas de petróleo y un 50% del oro y diamantes. Es necesario cambiar nuestro modelo de consumo y producción porque sus mecanismos generan expolio.

El día de África se ha convertido en un símbolo de la lucha de todo el continente africano para generar su propio desarrollo y progreso económico y de celebración de la diversidad de las culturas africanas. Las organizaciones de REDES a través de la Campaña queremos celebrar este día por todo lo alto, por eso hemos hecho este vídeo que recoge nuestro  mensaje y lo más importante que es escuchar a los africanos y africanas.

En toda España la Campaña  y las organizaciones de REDES están celebrando el Día de África,  estamos informando de todo a través del Facebook del Campaña.

https://www.youtube.com/watch?v=dTT7zfL2ik0

Anuncios

La desigualdad no es inevitable #Bad2014

Hablar de igualdad es hablar de las oportunidades que debe tener toda persona de vivir una vida digna, de escoger su futuro, de ser dueña de su destino, independientemente de dónde haya nacido, sin que el país, el barrio, el hogar, la raza, la religión o el sexo sean un freno a su libertad. La desigualdad restringe esas oportunidades, y hace que las personas que viven en situaciones de pobreza y vulnerabilidad necesiten ayuda para vivir. En ausencia de políticas de educación, salud y protección social que actuen como palanca para garnatizar la igualdad de oportunidades, la sociedad no sólo abandona a las personas que viven en pobreza hoy, sino que además condena a los niños y las niñas que nancen en hogares pobres a crecer en la misma situación.

Detrás de casi todas las desigualdades – de género, de etnia, etc.-, suele haber una componente de desigualdad económica que es determinante. Esta desigualdad económica, de ingresos y de riqueza, entre personas muy ricas y personas con pocos recursos, ha aumentado de manera exponencial en las útlimas décadas. Ya antes de la crisis, el grueso de los beneficios del crecimiento económico fueron a parar a manos de las personas más ricas de planeta, mientras que las personas con menos recursos se llevaban una porción cada vez menor de la riqueza generada. Hoy en día, 7 de cada 10 personas en el mundo viven en un país donde la desigualdad económica es mayor ahora que hace 30 años. La mitad de la riqueza mundial está en manos de tan sólo el 1% de la población o, dicho de otra manera, las 85 personas más ricas del planeta (según la lista Forbes) tienen tanta riqueza como la que se reparte la mitad más pobre de la población, esto es, 3.500 millones de personas. Estos niveles de desigualdad no son sólo éticamente cuestionables, sino que también suponen un lastre para el crecimiento económico, para la capacidad que tiene dicho crecimiento de servir para reducir la pobreza y para el buen funcionamiento de los sistemas democráticos. Es imposible seguir avanzando en la lucha contra la pobreza si no se aborda el problema de la desigualdad. Por su parte, es muy difícil que los sistemas democráticos sean verdaderamente representativos y defiendan los intereses de la mayoría de la población, cuando los niveles de desigualdad son tan elevados; cuando unas pocas personas acumulan tanta riqueza y poder.

La buena noticia es que la desigualdad extrema no es inevitable. Una ciudadanía activa y unos Estados eficaces, con Gobiernos que respondan a las necesidades de sus ciudadanos, pueden y deben actuar para revertir la desigualdad actual. Es posible haverlo si los Gobiernos ponen en marcha sistemas fiscales justos, donde todas las personas y empresas contribuyan en función de su capacidad y riqueza real, y que recauden de manera sostenible lo suficiente para financiar las políticas públicas que garantizan los derechos sociales y la igualdad de oportunidades: la educación y la asistencia sanitaria universales, gratuitas y de calidad para todas las personas, y la protección social para aquellas personas que no pueden valerse por sí mismas en plenitud. La ciudadanía debe implicarse en los procesos políticos, que nos afectan a todos, cumplir con sus obligaciones para hacer valer sus derechos, y exigir a las instituciones públicas y privadas una gestión y una rendición de cuentas transparente. Son necesarias políticas urgentes que equilibren la situación, a través de la aplicación de políticas que redistribuyan el dinero y el poder de manos de las élites a las de la mayoría de la población.

La extrema desigualdad actual perjudica a todos. Es hora de adoptar medidas para crear un sistema económico y político más justo. La ciudadanía debe exigir a sus Gobiernos que adopten políticas que favorezcan la redistribución de riqueza y el poder, que sienten las bases de una nueva sociedad más justa.

Teresa Cavero, Oxfam Intermón


El café que te ayuda a dormir mejor

Agnes, Precious, Martha Catalina, Vitoria…son algunas de las productoras que he podido conocer en sus pequeños campos de café en el Sur de Uganda y en el Norte de Nicaragua. Mujeres luchadoras, mujeres que trabajan mucho. En el cultivo de café, la temporada de cosecha significa un gran esfuerzo para las mujeres campesinas. Muchas veces este trabajo no les he reconocido. Muchas veces estas parcelas están muy lejos de los centros de acopio. Hay que recorrer caminos tortuosos. Las necesidades en sus casas son muchas. El precio del café está cayendo, los precios de los insumos necesarios al cultivo suben. Tal vez habrá que sacar las niñas del cole. Se necesita dinero ya. Para muchas de las familias campesinas el cultivo de café y su venta significan dinero en efectivo que se utiliza sobretodo en educación y sanidad.

Agnes, Precious, Martha Catalina, Vitoria…son afortunadas. Van a vender sus cosechas a través de las cooperativas ACPCU (Ankole Coffee Producers Cooperative Union) y Aldea Global y lo harán bajo condiciones de comercio justo.

La diferencia más evidente entre el sistema de comercio justo y el convencional es el precio que los campesinos reciben por su producción. Los agricultores que venden sus cosechas a través del comercio justo reciben un precio por su café que, como mínimo, les permite una vida digna y es fijado por la Fairtrade Labelling Organizations Internacional (FLO). Este precio mínimo intenta garantizar que los productores y las productoras puedan cubrir sus costes medios de producción sostenible. Este precio mínimo actúa como una red de seguridad en los momentos en que los precios en el mercado mundial sean inferiores a un nivel sostenible.

Estoy segura que Agnes, Precious, Martha Catalina, Vitoria, recibirán un buen precio para sus cosechas y también que su participación en la cooperativa les aporta muchos más beneficios. Siendo cooperativistas participan en las asambleas y votan. Su opinión es tenida en cuenta, las gente de la comunidad las miran en otro modo, ellas mismas se miran en otro modo.

En la asamblea decidirán como invertir la prima social, un dinero extra que la cooperativa recibe para la venta del café y que se dedicará a proyectos que beneficiarán toda la comunidad. Se construyen letrinas, se mejora la infraestructura de la escuela, se mejora el camino que lleva al puesto de salud. Cambios que mejorarán la vida de muchos.

El cultivo del café requiere mucho cuidado. Los técnicos de las cooperativas recorren los caminos con sus motos para formar los cooperativistas sobre técnicas de cultivo sostenible: aumentar la productividad, proteger las plantas de plagas y de los efectos del cambio climático. El resultado es un café de gran calidad, con un aroma único, porque sabe de justicia y dignidad, de mujeres que sueñan con un futuro mejor.

Para que más personas puedan sumarse al sueño  y beneficiarse del comercio justo es fundamental que más consumidores se sumen y elijan los productos de comercio justo. Harán que Agnes, Precious, Martha Catalina, Vitoria y muchas más personas tengan un futuro mejor.

El café significa para estas mujeres una vida mejor, para los consumidores de café el café puede ayudarnos a dormir mejor. Con un pequeño gesto podemos apoyar las familias campesinas que producen el café que compramos. Para esta razón hemos lanzado la campaña El café que te ayuda a dormir mejor. Esta campaña busca la complicidad de las redes sociales y por ello pide a los usuarios de Facebook, que entren la aplicación “Manda tu perfil a dormir” en el Facebook SoyActivista  https://www.facebook.com/SoyActivista/app_1383235191921095

y además de difundir el mensaje,  podrán participar en el sorteo de café de comercio justo gratis para todo un año y que te llevemos el desayuno a la cama, para ti y para sorprender a quien tú quieras. Para saber más os animamos a seguir #cafeparadormir y http://www.oxfamintermon.org/es/que-hacemos/campanas-educacion/noticia/cafe-que-te-ayuda-dormir-mejor

 

Simona Basile, Responsable de Sensibilización Comercio Justo de Oxfam Intermón


17 de octubre, aún tenemos memoria #RiquezaqueEmpobrece

En un mundo cada vez más asentado sobre la desmemoria, el falseamiento y el olvido sistemático, no solo del pasado más lejano, sino de todos los hechos e ideas que cuestionan el sistema político-económico dominante, uno de los objetivos fundamentales de los movimientos sociales debería ser la tarea de seguir recordando todas las injusticias, promesas incumplidas y mentiras que sostienen un mundo compuesto por una minoría privilegiada a costa de una mayoría que carece de oportunidades en los derechos humanos básicos.

Aún conservamos la memoria y no olvidamos que la falta absoluta de compromiso político y exigencia social impiden un verdadero cambio hacia un mundo más justo y habitable. Está bien recordarlo un año más el 17 de octubre, conmemorado como día mundial contra la pobreza, y en el que se debe seguir denunciando el incumplimiento de la palabra de los gobiernos, entre ellos el español, recogida por escrito en la   Declaración del Milenio de septiembre del año 2000 (http://www.un.org/spanish/milenio/ares552.pdf) de cara a la consecución de los Objetivos del Milenio para el año 2015, que si ya eran de por sí modestos, casi con toda seguridad no van a alcanzarse. Esta es la conclusión que puede extraerse del Informe sobre el estado de los Objetivos del Milenio en el año 2013, donde a menos de dos años para la caducidad del acuerdo aún puede leerse información como que:

-Todavía hay 1200 millones de personas que viven en la pobreza extrema.

-Al ritmo actual no se habrá alcanzado la meta de lograr la enseñanza primaria universal en 2015.

-Deben redoblarse los esfuerzos para reducir la mortalidad de los niños y niñas menores de 5 años.

-Falta mucho para mejorar el objetivo de mejorar la salud materna.

-Cada año hay 2,5 millones de personas más afectadas por VIH.

-Se ha reanudado el aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Volviendo a la idea de apelar a la memoria de lo incumplido para deslegitimar la actuación de los gobiernos, también se puede recurrir al pasado reciente y recordarlo para comprobar cómo desde los países del norte se olvidan determinados hechos que pondrían en evidencia su falta de compromiso actual  en la lucha contra la pobreza. Por ejemplo, podemos hablar en el caso de España de que hasta hace escasamente 30 años era un país receptor de ayuda al desarrollo, con lo que el hecho del desmantelamiento de la ayuda oficial al desarrollo por parte del gobierno español en los dos últimos años, además de ser un atentado contra los derechos humanos de mucho seres humanos, demuestra insolidaridad por parte de quien hasta hace poco  se beneficiaba de esa ayuda exterior que hoy niega a otros países.

También podemos recordar que un verdadero compromiso político en forma de inyección de recursos puede contribuir a mejorar sensiblemente la situación de un país, así lo hizo el Plan Marshall financiado por Estados Unidos tras la Segunda Guerra Mundial (que se considera el origen de la ayuda internacional al desarrollo), y que permitió la reconstrucción de muchos países de Europa occidental, que por cierto hoy adolecen de falta de valentía y deseos reales de querer luchar contra la pobreza a escala mundial. Se puede poner también el ejemplo de la deuda externa que muchos países  latinoamericanos, africanos o asiáticos tienen con países del Norte, que no perdonan una deuda que además es ilegítima e injusta. El pasado también nos revela que para un país tan admirado por su nivel de desarrollo como Alemania, la condonación en 1953 de buena parte de su deuda exterior contraída durante el periodo de entreguerras y tras la Segunda Guerra Mundial fue fundamental para su progreso posterior.

Baste esto para apelar a un interés verdadero por parte de los gobiernos, los mismos que se han olvidado de trabajar honestamente para erradicar la pobreza conforme al acuerdo de alcanzar los Objetivos del Milenio, y por supuesto a una ciudadanía realmente activa socialmente y que ponga en práctica el dicho “piensa globalmente, actúa localmente”, para que algún día tengamos que dejar de recordar la fecha del 17 de octubre como día mundial para la erradicación de la pobreza.

 Enrique Calderón, miembro de Pobreza Cero Extremadura y de AECOS, y representante de ONGAWA en Extremadura


Una vida digna para todos: informe de Ban Ki-Moon

Las discusiones sobre el “Post-2015” han iniciado una nueva fase. El esperado informe del Secretario General de Naciones Unidas ya está disponible al público. Titulado: “Una vida digna para todos: acelerar el logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio y promover la agenda de las Naciones Unidas para el desarrollo después de 2015”, el informe del Secretario General analiza el progreso en la implementación de los ODM hasta 2015 y hace recomendaciones para continuar avanzando en la agenda de Naciones Unidas para después de 2015.
Mientras se enfatiza sobre la necesidad de esfuerzos renovados para la consecución de los ODM para finales de 2015, el informe también identifica políticas y programas que han conseguido algunos logros en su cumplimiento y que podrían contribuir en acelerarlo.
Debemos hacer todo lo que esté en nuestra mano por lograr los Objetivos de Desarrollo del Milenio antes de que finalice 2015. Esa tarea está inacabada y debe continuar para asegurar el bienestar, la dignidad y los derechos de quienes siguen marginados en la actualidad, así como de las generaciones futuras.
Es importante notar que este informe destaca como importante al “crecimiento” inclusivo, el empleo decente y la protección social; destinando más recursos para los servicios esenciales/básicos y asegurando el acceso para todas las personas. También pone énfasis en el fortalecimiento de la voluntad política y la mejora del entorno normativo internacional; y en la construcción de alianzas múltiples.

El informe señala la necesidad de una nueva visión y un marco de respuesta para un desarrollo sostenible – facilitado por la integración del crecimiento económico, la justicia social y ordenación medioambiental, y considera que estos deben ser los principios rectores y el estándar en la forma de actuación internacional. El informe sugiere la continuidad en el trabajo iniciado con los ODM para asegurar que la pobreza sea erradicada dentro de una generación. También espera que el marco de desarrollo Post-2015 pueda unir a un gran abanico de aspiraciones y necesidades humanas y asegurar una vida digna para todo el mundo.

¿Qué políticas y programas han contribuido más a los progresos? (consulta el documento completo aquí)

  • Una fuerte implicación nacional y políticas bien gestionadas, respaldadas de forma coherente por asociados a todos los niveles, han impulsado los progresos en el logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Las políticas que estimulan un crecimiento económico sólido e inclusivo, acompañadas de medidas orientadas a mejorar el acceso de los pobres y los excluidos a servicios básicos de calidad, han permitido conseguir avances en muchos países.

1. Hacer hincapié en el crecimiento inclusivo, el empleo digno y la protección social

  • “el crecimiento económico inclusivo, con empleo y sueldos dignos, es un requisito previo para lograr los Objetivos de Desarrollo del
    Milenio, en particular el (…) relativo a la erradicación de la pobreza extrema y el hambre.”
  • “Las inversiones selectivas en los sistemas de salud pública, la lucha contra las enfermedades, la educación, la infraestructura y la productividad agrícola (…) crean sinergias, por lo que son muy eficaces en programas integrados de desarrollo.”
  • “Las políticas que promueven el empleo rural ofrecen resultados positivos respecto de la reducción de la pobreza, el consumo de alimentos, el gasto de los hogares en educación y salud, la reducción de la deuda y la creación de activos.”

2. Asignar más recursos para servicios esenciales y asegurar el acceso para todos

  • “A fin de acelerar los progresos en educación, algunos países han eliminado las tasas escolares y han reducido los gastos indirectos de la matriculación.”
  • “En África Occidental las inversiones complementarias en infraestructura, con campañas de alfabetización de la mujer, destinadas a vencer la resistencia a la educación de las niñas en zonas rurales, dieron lugar a un significativo aumento de la tasa de matriculación de las niñas en las escuelas primarias.”
  • “Algunos países han ampliado el acceso a la enseñanza primaria al tiempo que han abordado las disparidades entre los géneros.”
  • “Las inversiones en infraestructura material y humana para el sector de la atención de la salud pública están dando sus frutos en el Asia Meridional, donde se han prestado servicios gratuitos en instalaciones próximas a los pacientes.”
  • “Las políticas de apoyo al acceso universal gratuito a la atención primaria de la salud para mujeres y niños han reducido la mortalidad infantil en algunos países del África Subsahariana.”

3. Fortalecer la voluntad política y mejorar el entorno normativo internacional

  • “El carácter mundial de muchos problemas actuales requiere una acción global coordinada.”
  • “Se requieren más esfuerzos para asegurar el alivio oportuno de la deuda de los países (…) gravemente endeudados y mejorar así sus posibilidades de lograr los Objetivos de Desarrollo del Milenio.”
  • “Limitar el aumento de la temperatura media mundial a 2ºC por encima de los niveles preindustriales e invertir esa tendencia, de conformidad con los acuerdos internacionales, exige una acción enérgica y coordinada a nivel nacional e internacional.”
  • “Se requieren con urgencia medidas más enérgicas respecto de otras metas en materia de sostenibilidad ambiental, incluidas las relativas a la
    biodiversidad, el agua, el uso de la tierra y los bosques.”

Conclusión

Adoptar medidas en respuesta a los desafíos comunes exige un compromiso renovado con la cooperación internacional. El multilateralismo se está poniendo a prueba. Las Naciones Unidas, como un faro mundial de la solidaridad, deberán hacer lo que les corresponde para fortalecer la colaboración y mostrar que pueden ser eficaces para consolidar el mundo justo, próspero y sostenible que las personas desean y tienen derecho a esperar. Definir la agenda para el desarrollo después de 2015 es, por tanto, una tarea de enormes proporciones, si bien inspiradora e histórica, para las Naciones Unidas y los Estados Miembros.

Al hacerlo debemos seguir escuchando a los pueblos del mundo y fomentando su participación. Hemos oído sus llamamientos en favor de la paz y la justicia, la erradicación de la pobreza, el ejercicio de los derechos, la eliminación de la desigualdad, el aumento de la rendición de cuentas y la preservación de nuestro planeta. Las naciones del mundo deben unirse en un programa común para actuar con arreglo a esas aspiraciones. Nadie debe quedar  rezagado. Tenemos que construir un futuro de justicia y esperanza, una vida de dignidad para todos.

 


Juntxs por la Igualdad: ¡Que no se quede nadie atrás! #17O

Movilización por la Justicia Global – Llamado a la Acción contra la Pobreza (15 septiembre-20 octubre 2013)
Únete a nosotrxs, durante un mes durante el cual la ciudadanía de todos los rincones del mundo se unirá para exigir el cambio.
Cambio real, cambio transformador que el mundo urgentemente necesita.
INTRODUCCIÓN
Los recursos y el conocimiento existente, deben de estar en función de la sustentabilidad del planeta y la humanidad, para erradicar las desigualdades y laexclusión.
Sin embargo, todos los días en todas partes del mundo mujeres, hombres, niños y niñas no logren realizar sus derechos fundamentales como la educación, la salud, el agua, el saneamiento y la soberanía alimentaria.
Hay soluciones concretas para erradicar la pobreza, sin embargo, existe un sector privado poco regulado crea sus propias reglas y políticas, centrándose en sus intereses corporativos en vez de las personas y el medio ambiente. Acaparamientos de tierra y mega
proyectos mineros que violan el derecho de los pueblos a la tierra y el agua siguen con poca transparencia o rendición de cuentas.
Hay soluciones concretas pero, sin embargo el cambio climático está afectando a millones de personas en todo el mundo, sobre todo mujeres que están perdiendo sus medios de vida y pequeños agricultores que están luchando para adaptarse a las elevadas temperaturas, las sequías, las inundaciones y otros desastres “naturales”.
Frente a estés múltiples crisis, los gobiernos se reúnen a puertas cerradas y toman decisiones que afectan a nuestras vidas, sin tomarnos en cuenta.
A pesar de esto, las mujeres, los hombres y los niños y las niñas, jóvenes y pueblos originarios de todo el mundo se levantan en defensa de sus derechos fundamentales, del futuro de sus hijos e hijas y el bienestar de sus comunidades.
Desde Brasil, a las plazas de Tahrir y Taksim para nombrar sólo algunos ejemplos, la ciudadanía está de pie, exigiendo el cambio.
La ciudadanía es agente de cambio. Cualquier esfuerzo para erradicar la pobreza y la desigualdad debe empezar por poner a las personas en el centro del proceso. Durante un mes ciudadanas y ciudadanos se reunirán con propuestas, ideas, soluciones, energía para decir “Que nadie se quede Atrás.”
Creemos que con verdadera voluntad política, podemos cumplir y superar los Objetivos de Desarrollo del Milenio y crear una aún más ambiciosa agenda post-2015 para acabar con la pobreza. Creemos que los ODM y ODS deberían ser el mínimo y no el máximo y afirmamos que los saberes y prácticas ancestrales de las poblaciones en el cuido del planeta y el paradigma de vida deben ser el enfoque en la sustentabilidad.
Lo que el mundo necesita ahora – tanto para la tierra como para sus habitantes – es respeto por las personas y el planeta. Si reconocemos los límites planetarios, si honramos a aquellos que vinieron antes y los que vendrán, si nos aseguramos de que categoría como raza, casta, sexo, orientación sexual, clase no pueden ser utilizado para excluir y marginalizar, si promovemos la igualdad de género y defendemos un gobierno transparente y responsable, si defendemos nuestros derechos. . . . podemos lograr el cambio real, el cambio transformador que el mundo necesite tan urgentemente.
Únete a nosotros, durante el mes global de movilización contra la desigualdad.
MES DE MOVILIZACIÓN
La Movilización por la Justicia Global está organizada por un amplio grupo de organizaciones de la sociedad civil en todo el mundo. .
Durante el Mes de Movilización se reunirán personas que creen que la desigualdad es el principal obstáculo a la prosperidad sostenible para todo el mundo.
El mes de la movilización comienza el 15 de septiembre – Día Internacional de la Democracia y termina el 20 de octubre. En España, se organiza la semana de acción en torno al 17 de octubre.
Momentos clave incluyen 25 de septiembre el Cumbre de la ONU sobre los ODM y Post-2015 y el 17 de octubre Día Internacional de lucha contra la Pobreza y sus causas. Las acciones pueden centrarse en un tema en particular (porejemplo, la Justicia Fiscal, Desigualdad de ingresos o de acceso al

agua y saneamiento) o una serie de temas con un enfoque en acabar con la desigualdad y que nadie se quede atrás. También está prevista una
acción global que une personas y continentes.
ACCIONES

Las acciones pueden ser llevadas a cabo por grupos, colectivos, organizaciones, movimientos e incluso por individuos.
Se está planificando una acción global y en España una serie de acciones en torno al 17 de octubre.
Más información estará disponible en breve.
LOS PROBLEMAS
La desigualdad de ingresos
La desigualdad en ingreso está cada vez más en aumento, junto con el desempleo que se encuentra ya en niveles sorprendentes. Mientras tres mil millones de personas viven con menos de 2,50 de dólar al día, 0,5% de la población mundial posee más del 35% de la riqueza y los 10 personas más ricas del mundo aumentaron en $240 millones su riqueza en 2012.
Para erradicar la pobreza, es esencial abordar las causas de la creciente desigualdad de ingresos. Personas en todo el mundo trabajan en condiciones inhumanas e inseguras, y al mismo tiempo ganan salarios por debajo del nivel mínimo de vida. Exigimos un compromiso internacional y nacional para la implementación del Programa de Trabajo Decente – la creación de empleo, la garantía de los derechos en el trabajo, que se extiende a planes sociales de protección y la promoción del diálogo social.
La protección social es un derecho humano internacionalmente reconocido que los gobiernos nacionales tienen una obligación de cumplir. Se ha demostrado que los sistemas nacionales de protección social son económicamente viables y eficaces en la lucha contra la desigualdad.
Regulación del Sector Privado, Comercio y Justicia Fiscal
Los numerosos hilos ‘venenosos’ – prácticas corporativas destructivas como el acaparamiento de tierras, mega-minería y la privatización de los servicios sociales como la educación, la salud, el saneamiento y el agua – contribuyen a la desigualdad. Exigimos mayor regulación del sector privado, incluyendo normativas que protegen a las comunidades junto con mecanismos de reparación por daños causados.
Hace falta una reforma de las relaciones comerciales para promover la igualdad entre los socios comerciales, y mantener el trato especial y diferenciado para países en vías de desarrollo. Las grandes multinacionales evaden al año unos 160.000 millones de dólares americanos en impuestos que dejan de pagar en los países donde operan, dinero que se podría invertir en la erradicación de la pobreza. Sólo en España, se calcula que el fraude fiscal asciende a los 60.000 millones de euros, correspondientes a grandes empresas y fortunas personales. Los gobiernos deben implementar sistemas progresivos de impuestos (en la práctica y no sólo en el papel) y promover una mayor transparencia financiera para acabar con la impunidad de quienes evaden impuestos.
Reforma de la Arquitectura Financiera Internacional
Los países económicamente poderosos dominan foros y plataformas internacionales y mantienen sistemas y estructuras que aseguran que una gran porción de la riqueza fluya hacia ellos. Hace falta una reforma democrática y en pro de los países en vías de desarrollo incluyendo: una mejor regulación de los bancos, los flujos financieros y las actividades financieras, como el comercio de derivados, una mayor participación los países en desarrollo en las instituciones de Bretton Woods y el establecimiento de un mecanismo para la renegociación de la deuda soberana.
Cambio Climático y Desarrollo Sostenible
El calentamiento global aumenta las desigualdades: ahora afecta a las vidas de millones de personas en todo el mundo en particular a los pequeños productores que luchan por adaptarse a las crecientes temperaturas, la sequía y las inundaciones impredecibles.
Basado en las últimas investigaciones científicas, vamos hacia un mundo donde las temperaturas tendrán un promedio de 4-6 grados superiores a lo actual. Hay que transformar los patrones de consumo y producción para asegurar equidad y acceso sostenible a los recursos que permitirán a todo el mundo a vivir dentro de los límites del planeta. Necesitamos mecanismos para el desarrollo sostenible equitativo, participativo, responsable y transparente.
La violencia y la discriminación contra las mujeres
Las mujeres constituyen la mayoría de las personas que viven en la pobreza, y la violencia contra las mujeres crea y perpetúa la desigualdad. Además, la gran mayoría de los avances en la igualdad de género han beneficiado a las mujeres en las altas esferas de la sociedad. Debemos dirigir nuestra atención a aquellas mujeres que anteriores programas de igualdad de género no ha llegado y establecer políticas que garanticen la igualdad de acceso y oportunidades para todas las mujeres en el empleo, tenencia de la tierra, la educación, la salud, la gobernanza y sexual y servicios de salud reproductiva.
La Paz y Seguridad Humana
En lugar de invertir en las personas, los gobiernos invierten miles de millones en la defensa y la guerra. Las personas que viven en la extrema pobreza es casi siempre quien sufre la mayoría de los conflictos armados.
Para eliminar la desigualdad, el gasto militar debería ser re- canalizado al gasto social y quienes viven en la pobreza deberían tener una voz en las decisiones relacionadas con la guerra y la defensa.
Los derechos humanos son para todxs
Cada vez más gobiernos están tomando decisiones sin la participación de la ciudadanía. La falta de participación, la desigualdad y la pobreza es un círculo vicioso.
Exigimos la participación popular en la toma de decisiones, el acceso a la información, acceso a la justicia para violaciones de derechos humanos
económicos, sociales y culturales así como los civiles y políticos.

Información adicional

Para más detalles sobre los problemas, consulte
Otros datos de referencia en este documento se pueden encontrar en
•”El costo de la desigualdad: cómo la riqueza y los ingresos extremos nos duele a todos” (Oxfam, 18 de enero de 2013)
•Trace la campaña de la Tasa(ChristianAid)

Nuestra razón de ser #pobrezacero

Vamos a intentar resumir algunas de las razones que nos hacen movilizarnos, participar e invitar a la participación en Pobreza Cero. Os invitamos a que también nos digáis vuestras razones en los comentarios a este post.

Pobreza Cero: ¿Por qué?

  • La política de recortes sociales en España tendrá graves consecuencias en casi 12 millones de personas en España que están en riesgo de exclusión social y de pobreza en España.
  • Los graves y desproporcionados recortes en cooperación internacional perjudicarán la satisfacción de derechos esenciales de millones de personas: 1.300 millones viven actualmente en situación de pobreza extrema, y casi mil millones pasan hambre.
  • La cooperación al desarrollo es una política social más que debe ser defendida, promoviendo a nivel global la dignidad, la calidad de vida y el bienestar de las personas que sufren las consecuencias de la pobreza.
  • Un modelo de desarrollo basado exclusivamente en el crecimiento económico y que no tome en cuenta el aumento de las desigualdades, los derechos básicos de todas las personas, los límites de nuestros recursos y la insostenibilidad de nuestros patrones de producción y consumo, no conseguirá responder de manera justa y eficaz a las aspiraciones de bienestar de los españoles y de todos los ciudadanos del mundo.
  • Para luchar efectivamente contra la pobreza, necesitamos crear un mundo justo y sostenible, en el que todos los seres humanos puedan realizar sus derechos, y disfrutar de una vida libre de violencia y de pobreza.
  • No se puede dejar en manos de los mercados la dirección de nuestras políticas económicas y sociales.  Los gobiernos se deben a su ciudadanía y no a los mercados: es un imperativo ético, moral y de justicia cumplir con compromisos como la carta de derechos humanos o la propia constitución española.
  • La solidaridad y la justicia desde una perspectiva global son parte de la solución a la crisis. Por tanto, el respeto y la promoción de los Derechos Humanos, Económicos, Sociales, Culturales y Ambientales, es una obligación ineludible de nuestros gobernantes y un derecho de todos los ciudadanos.
  • Sí hay dinero para mantener las políticas sociales y el Estado de Bienestar: hay que atajar los problemas del fraude, la elusión y los paraísos fiscales y aplicar un impuesto a las transacciones financieras especulativas.
  • Para salir de la crisis, es urgente un cambio de nuestros hábitos de producción y de consumo. Crear una sociedad justa y solidaria, interna y externamente, implica respetar los límites de nuestros recursos y vivir ecuánimemente, permitiendo que otros puedan vivir mejor.
  • Lo que ahora está pasando en países desarrollados son situaciones que venimos denunciando desde hace mucho tiempo en otras partes del mundo.

Por eso…

  • Hacemos un llamamiento a la ciudadanía para que se movilice, acuda a las actividades convocadas y presione hasta lograr medidas concretas contra la pobreza mundial.
  • Es urgente emprender la lucha contra la pobreza y que se cumplan los compromisos políticos adoptados.
  • Transmitir la viabilidad técnica, económica y política del objetivo de lucha contra las causas de la pobreza.
  • Responsabilidad de la sociedad civil para ejercer presión y reclamar políticas más justas.
  • No podemos ser unos/as pocos/as, tenemos que ser todos/as.